29 mayo 2009

27 mayo 2009

A 30 dias, algunas hipótesis de lo que viene

Lo digo de una: en principio ésta es la campaña más aburrida que recuerde en terminos publicitarios. De hecho es más aburrida que la última presidencial, lo cual ya es mucho.
Incluso puede ser aburrida en relación al futuro resultado electoral, que puntito más, puntito menos, ya todos sabemos cómo va a salir (Sí, cuando digo todos es todos, desde Kirchner hasta Pitrola, todos sabemos cómo van a salir los comicios).
Y a tal punto llega esa sensación que, si miramos un poco más allá de las declaraciones altisonantes de cada día, lo que estamos presenciando es el posicionamiento relativo de cada contendiente para el día después.
Y es en este punto en donde toma sentido gran parte del dispositivo mediático y político que veremos en este último mes hacia el 28 de junio. Por un lado, como sucede en toda elección, a medida que se acerca el día D, todas las campañas se van volviendo "conservadoras" por una sencilla razón: toda acción debe mensurar la posibilidad de ganar más votos y el riesgo de perder los ya obtenidos. Y cuanto más cerca del domingo, más riesgo. Por ende, todo se limita a cometer la menor cantidad de errores posibles.
Si a eso le sumamos que el escenario aparece medianamente consolidado (como ya dije: puntito más o menos) la verdadera batalla, en la cabeza de los estrategas de campaña de todos los partidos (o frentes, para hablar con mayor propiedad), pasa a ser el lunes 29 de Junio. Es decir, cuál va a ser la lectura que se imponga en la opinión pública de los resultados del domingo.
Y es aquí en donde el oficialismo lleva las de perder. Y es por eso que florecerán, en estas próximas cuatro semanas, los rumores de fraude, los análisis de "legitimidad segmentada" alla Carrió, y etcéteras de este tenor.
El punto es que el kirchnerismo tiene un solo argumento para contraponer a este escenario que habilmente están trazando las oposiciones políticas y la oposición mediática: juntar más votos que los hasta aquí supuestos por los analistas y por las encuestas.
Todo esto nos lleva a una paradoja: la campaña que debería tomar más riesgos (puesto su necesidad de estirar la diferencia hasta aquí lograda según las encuestas) es la del oficialismo que, además, puntea en las encuestas.
Y esto sí que no se ve muchas veces. Y esto sí que no es aburrido.

PD: Si yo estuviera en la campaña K, estaría evaluando los pro y los contra de planchar un poco mis números. Y digo un poco, porque nunca hay que olvidar ese porcentaje de votantes que aman "votar a ganador".
PD 2: Volví a full, no?

26 mayo 2009

Bonasso

Bueno. Este blog se cae a pedazos. Como su autor, que pide a gritos que la Presidenta adelante para Junio, o julio a más tardar, el fin de año. Eso sí, pasando por el Congreso su aprobación. También podría pedir, ya que estamos en campaña, que me hagan un clon, como le pasó al Colo De Narvaez. O mejor, si de pedir se trata, necesitaría tres: uno para que vaya a laburar, otro que se ocupe de todos mis múltiples quilombos y otro que se dedique a ir a La Bloguera y a escribir acá. Así yo, piola piola, me dedico a lo que más me gusta y es mi verdadera vocación: boludear por los bares y despintar muebles viejos.
Entonces, a falta de tiempo (por cierto, vamos sembrando algunas verdades: sólo puedo ser un poquito creativo con determinado mínimo de ocio diario. Cuando eso no está, patapúfete, no anda el marulo) tengo que recurrir a algunos artilugios para que alguien pase por acá a chusmear.
Así que inauguramos solemnemente, directo del autor al lector, la sección “Post a pedido de los amigos”.En esta oportunidad le damos el gusto al Javi. Ahí va.

-Toy indignado Mendieta, te reenvío lo que me llegó al correo. Haceme la caridad, escribite algo con esto.
“CENSURA.

El diario “Crítica de la Argentina” censura al periodista Miguel Bonasso, a quien se le comunicó de manera inconsulta y abrupta que cesaban las contratapas que venía publicando desde el primer número de ese diario.

No hace falta ser Sherlock Holmes ni trabajar en la SIDE para conocer las causas de la insólita decisión. El día 26 de abril ppdo. El periodista y diputado comprometido con la lucha ambiental, publicó una nota titulada “La Barrick avanza”, donde denunció que el presidente de la trasnacional minera que determinó el veto presidencial a la ley de glaciares, había sido recibido oficialmente por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Bonasso recordó que Peter Munk, el capo de la Barrick, era socio de un célebre delincuente internacional, Adnan Kassoghi.

Premonitoriamente, el 17 de mayo ppdo., Bonasso volvió sobre el tema en una nota titulada “Censura y persecución”, donde recordó que a raíz de sus denuncias en el programa DDT de Jorge Lanata, este había sido censurado por el canal 4 de San Juan, que controla el gobernador José Luis Gioja, amigo y protector de la Barrick. El resto es silencio”.

Tremendo lo del jefe de campaña de Aníbal Ibarra. Eso de que te despidan de manera inconsulta y abrupta es tremendo. Ni hablar que te censuren. Sobre todo que te censure un medio un cachito, como decirlo, sesgado en contra del gobierno nacional. Ah, claro, parece que lo compraron ellos. Ah, no. Lo desmintieron. Ah, claro, mirá si les vamos a creer a esos. Ah, bue, pero son los mismos que me decían que son un medio independiente. Ah, si, pero ahora transaron. Ah, bue, como Lanata con De Santibañez. Uy, se me escapó.

No se puede confiar en nadie. Y nadie hace nada.

Subete a mi moto

Hay un dato que hace rato anda dando vueltas por mi cabeza.
Alcanza con ir, aunque sea de pasada, a algún pueblo o ciudad un poco alejada de la Capital. Un poco nomás, alcanza: ponele Capilla del Señor.
Y el dato es éste: el símbolo por excelencia de la mejora económica relativa de los sectores populares durante los últimos años es la moto. Sí, la moto. No las Harley Davison o las BM que se ven en Panamericana. No, esas no. Las Motomel, las Honda Bizz. Las motitos. Cientos de motitos por las calles. Entrando a las fábricas temprano, en las puertas de las escuelas, dando la vuelta al perro por la plaza.
El signo bueno es que las motos están. El signo preocupante es que antes eran autitos.
Falta mucho por hacer aún.

21 mayo 2009

Viva el pluralismo

Hoy, a eso de las siete y media de la mañana. Horario desagradable si los hay.
Breve zapping radial.
En Continental, Magdalena entrevista a Gil Lavedra.
En Rivadavia anuncian una nota en unos minutos con Stolbizer.
En Mitre, Tenembaum saca al aire a Elisa Carrió.

El jefe de prensa de la Coalición Cívica-Acuerdo Cívico y Social es un grosso. Pedí aumento ya, Matías.
Te lo merecés. (Anque suplemento por trabajo insalubre).

20 mayo 2009

¿Quieren laburar en una campaña?

Soy un firme defensor de la militancia política, cualquiera sea el partido donde se ejerza esa militancia. Un tipo que milita, así sea en la UPAU, merece mi respeto. Por supuesto, eso no quiere decir que lo considere un compañero o un tipo que me caiga simpático. Eso sí, me parece alguien con quien discutir, de quien aprender y a quien convencer. Sí: cuando uno es partidario de una idea, de un proyecto o de un partido, todos, absolutamente todos los que nos rodean, son un objetivo a trabajar.

Por otra parte, y quizá como deformación profesional, pero también como militante político, soy un firme defensor de la utilización de todas las herramientas que permitan mejorar las chances de éxito de mi elección política. Para citar un ejemplo: me parecen equivocados aquellos compañeros que, por un infantil prejuicio ideológico, abominan de las herramientas del marketing electoral. Eso es dejar en manos de tus adversarios demasiados elementos a su favor. No es a poncho, y nunca lo fue, como se gana una elección.

Se gana con militancia, claro. Pero también con organización, con una clara conducción táctica y, también, claro, también, con análisis de encuestas, con focus groups, con avisos publicitarios, con un buen equipo de prensa, con comunicación. (No me olvido, tranquilos: también con laburo en internet, ¿por qué no? Pero ojo: el fenómeno Obama está muy superficialmente tratado desde estas pampas y, concretamente, sobrevalorado. Pero esto es motivo de otro post, no me voy a extender. Tampoco me voy a extender en justipreciar la importancia relativa de cada cosa: ni seguidores de encuestas y endiosadores del marketing, ni desconocer la necesidad de estas cosas).

Una de las claves de cualquier campaña, y quizás lo más difícil de lograr para quienes son los encargados de llevarla adelante, es que cada uno tenga bien en claro su misión y su función en el marco de la estrategia general. Que el candidato sea candidato, que el jefe de campaña sea jefe de campaña, que el encargado de la comunicación sea el encargado de comunicación, el equipo de discurso sea el responsable del discurso, el encargado de la agenda sea el encargado de la agenda y el responsable de los recursos de los recursos. Esto, que parece muy sencillo, no lo es. En general siempre es un quilombo, los roles se cruzan, se pisan y se entreveran.

Ahora bien. Hay una función que les cabe a todos y a cada uno. Empezando por el candidato y llegando hasta el último de los militantes: convencer a todos los conciudadanos posibles de las ventajas de votar a ese candidato. Este es el primer ladrillo de la pared. Y para eso, en términos ideales, claro, la campaña te tiene que dar los elementos (discurso, argumentos, materiales de propaganda, etc.)

Eso sí. Hay dos cosas que nadie te va a dar: convicción e inteligencia. Eso depende de cada uno y de las relaciones políticas y sociales que te enriquezcan y te nutran a la hora de salir a hacer lo que hay que hacer: convencer.

Y aquí quería llegar. Debemos partir de la base, siempre, que convencer a alguien de algo nunca es fácil. Lo más probable es que desconfíen, que te ataquen, que te contesten mal. Muchas veces fracasaremos en nuestro intento y nos frustraremos. Ahí es cuando hay que recurrir a la convicción y al aprendizaje. Cuando esto pasa, lo peor que podemos hacer es enojarnos, calentarnos, acusarlos de necios o cosas por el estilo (lo podemos pensar, claro, pero nunca decírselo. Recuerden: estamos en campaña, queremos su voto). El fanatismo está muy bien entre los propios. Para afuera no mide.

Otro secreto. Demoslé la razón en algo. No hay nada más convincente que darle la razón en algo a tu oponente. El “Sí, en eso tenés razón, pero…” es un buen comienzo. Funciona. Predispone al otro a escucharte con mayor apertura.

Recuerden: por cuarenta días, los militantes de todos los partidos, estamos de levante. Compitiendo con otros militantes.

Salgamos a enamorar.

Ya lo hicimos. Vamos a hacerlo.

19 mayo 2009

Cosas de la calle

“Son las multitudes argentinas las que deciden en última instancia superando lo individual con una agudeza e intuición estupenda. Casi siempre han aventajado a sus gobernantes y quienes no las interroguen a diario, en vano intentarán ganar ascendiente en ella”
Raúl Scalabrini Ortiz


Ayer vi un tipo, por Callao, que caminaba para atrás. De verdad. El chabón iba caminando para atrás, obvio que sin dar vuelta la cabeza. A ciegas. Testarudo.
Lo miré como media cuadra.
Nada.
Me vino a la mente una angustiosa sensación: que no fuera una metáfora social.

17 mayo 2009

Mesa Redonda, redonda, redonda.

¿Cuál es el lugar de la izquierda democrática?
¿Pensar?
¿Debatir?
¿Editar la mejor revista de análisis político de la actualidad?
¿Boludear?
¿Votar?
Vamos muChachos, que faltan pocos días para las elecciones.

14 mayo 2009

Viva el consenso

Yo juro que lo intento. Lo juro.

Cada mañana me levanto y repito tres veces mientras prendo la pava: hay que generar consenso, hay que generar consenso, hay que generar consenso.

Juro que no soy, ni me gustan, los fanáticos. Tengo ese maldito estigma de la crítica a flor de piel, pero el de la autocrítica en la sangre.

Juro que, de verdad, me parece un error vivir mirando al pasado. Con todas las cosas que hay que ver hoy en día, más las que tenemos que hacer en el futuro, estar todo el tiempo mirando para atrás me parece de mediocres.

Juro que me cuesta, de verdad me cuesta, odiar a alguien. Y no es que lo haga de bueno, que va. Lo hago de soberbio: a mi me gusta odiar cosas de verdad pulentas, poderosas y gigantes. Como la injusticia, ponele. Y los tipos y las minas que generan, alientan o viven de esas injusticias me parecen pobres tipos, o pobres minas (ya les dije que a veces me pongo en soberbio, no?).

Juro que me cae mal la utilización que se hace, a veces abusiva, de la iconografía de la historia. Y peor me cae cuando se hace con aquellas figuras que a uno, de algún u otro modo, lo interpelan o lo constituyen. Qué se yo, San Martín en boca de un intendente de facto, Mariano Moreno mentado por un periodista coimero, el Che Guevara en esa campaña de un jean fashion.

Juro, por último juro, que me subleva cuando alguno, haciéndose el piola, insulta a alguien que no puede defenderse. Ya sea porque no tiene las herramientas para hacerlo, ya sea porque es más débil, ya sea porque está muerto. Encima, cuando se hace eso, no se insulta al insultado: se insulta a lo que es su memoria viva, es decir a los que estamos vivos.

¿Es para tanto lo de Biolcatti?

No. No es para tanto. Sólo que no creo que él merezca ni siquiera un insulto dentro de 57 años.

Cuando vos seas olvido, Biolcatti, Evita seguirá siendo presente en nuestros hijos y nuestros nietos. Calenchu.

13 mayo 2009

Psicología barata de una nota berreta

Cuando nos peleábamos en la infancia, mi abuela recurría al siguiente dicho: “tócame Tuño…Má, Tuño me toca!”. Era su elegante manera de decir que, cuando uno se pone en chiquilín, no hay cosa que le venga bien.

Esto pensaba luego de leer la nota de hoy de Joaquín, acá.

Sin embargo, este tipo de acercamientos psicologistas acerca de la figura de Néstor Kirchner, lejos están de tratarse de juegos de niños. No.

Es otra cosa, diferente. Es un modo de pensar la política.

Veamos. Lo que pone en juego Morales Solá es una teorización(¿?) acerca de la “verdadera personalidad” del flamante candidato a diputado bonaerense: es tal como apareció estos últimos días, “Besuqueador, generoso con los abrazos, medio exaltado y con dosis escasas de agresividad” o, en realidad, se trata de “maquillajes edulcorados de un hombre duro y pasional, muchas veces vengativo, siempre exasperado”.

Y se me ocurren, entonces, algunas preguntas: ¿Qué tal si en realidad es todo eso junto? Un tipo que, cómodo en medio de los barrios conurbanos, besuquea, abraza, saluda y, también, cuando cuadra -y con quienes el estima que cuadra- es duro, pasional, vengativo?

¿No somos todos así? De un modo con algunos, de otro con otros. Yo me hago cargo: con mis amigos, con los que quiero, puedo ser afectuoso, querendón, hasta un poquito –no mucho, claro- simpático. Con los que no me banco, con los que pienso que son mis enemigos, bue, esos poquísimos millones de tipos que pienso que hacen el mundo un lugar de lo más choto para vivir, soy hasta un poquito vengativo. Aunque me olvido rápido. Eso sí, a Solá también se le escapa el inconsciente –como a todos nosotros-: pasional y duro son dos tremendos elogios que le dedica al Néstor sin acabar de darse cuenta.

Hablando un poco en serio: cuánto hay de vaciamiento de la política con este tipo de discursos que –indirectamente- siguen planteando la necesidad de dirigentes “neutros”, “buenos con todos”, amables, afables y –por qué no decirlo- en el fondo hipócritas. Cuánta oculta necesidad ya no de políticos que sean de su agrado o de su línea ideológica. No, buscan “seres superiores”, diferentes a cualquiera de nosotros, que tenemos nuestras virtudes y nuestras miserias. Buscan “príncipes azules” de cuentos infantiles.

A mí dejenmé con tipos y minas normales. Dejenmé con aquellos que se calientan y te lo dicen de frente.

Vamos. Que las pocas cosas buenas que hice en la vida, las hice gracias a una buena calentura.

Ah: y todo el resto de la nota no es ni más ni menos que una expresión de deseos del señor periodista.Por ende, vale como tal.

12 mayo 2009

Laclau y el psicoanálisis

Me estoy yendo y, en el ascensor, mi psicóloga me dice: "viste que viene Laclau, lo trae APdeBA".
Ajá, le contesto con un leve inclinar de mi cabeza, mientras voy juntando los pedazos de mi que temo perder en el trayecto de tres pisos.
Porque el pibe hace campaña en todos lados, entonces hizo que su psicóloga se volviera fan de Laclau, el populismo y los significantes vacíos.
"Viene a dar una charla que se titula Malestar en la cultura, Malestar en el sujeto", amplía.
Y levantando la lengua, que había quedado atrancada entre las hojas de la puerta, le largo: "la cultura ya no existe, porque no existen los sujetos".
Y me voy pensando en que toda la sesión, hablando de mi dolor de espalda, del colesterol alto, de hospitales, de enfermedades, de hijos y padres y ese tipo de cosas, -hablando incluso de mi malestar por no tener tiempo de postear!- debe haber sido muy aburrida.
Es más, creo que estuvo a punto de arrepentirse de haberme dicho "por hoy dejamos acá".
Cuando recobre el cerebro, que no recuerdo en que esquina lo había estacionado, vuelvo.

09 mayo 2009

Habemus candidato bloguero!

Señores de la prensa tradicional: ya que están tan pero tan pero tan interesados en las campañas 2.0, las redes sociales y toda esa sarta de huevadas, no se pierdan entrevistar al primer candidato 100% bloguero.
Es fácil, manden un mail que el Escriba habla con Nicolás Tereschuk y tienen la primicia: Vicente López hace punta en esto.
O bien me mandan uno a mí, que voto a otro partido y en otro distrito pero hago campaña por él.
El Frente Nacional y Popular es así.

05 mayo 2009

Campaña, D´Elia y el amor

- Te lo digo de una, sin vueltas: Luis D´Elia es el olor a chivo de una fuerza política.
-         Uy dio. Gallego, otra ronda. Así que hoy te querés hacer el polémico onda Majul? Mirá que acá no hay cámaras, eh.
-         No te creas, hay cámaras por todos lados. Pero lo digo en serio. El gordo D´Elia, y hablo por todos los D´Elias que hay por ahí, son la transpiración de cualquier fuerza política. Y ojo, todas tienen uno de esos. Algunas más de uno, claro.
-         Ajá. ¿Y eso es un elogio o una crítica?
-         Depende, como todo.
-         Carajo, majulista y posmoderno es como mucho. Te aguanto porque hoy te toca garpar a vos.
-         Exacto, me vas a aguantar por eso. Así que ahora me dejás desarrollar el concepto, que para algo venimos al bar. Me voy a explicar, y voy a usar una analogía de esas que después las chicas usan para catalogarme livianamente como un machista. Aunque no lo es y vale para los dos sexos y para todos lo géneros.
-         Estás abriendo el paraguas.
-         Puede ser, pero no me interrumpas más. Digamos que una fuerza política, cualquiera sea, tiene como objetivo primario seducir a la sociedad. Algunas se ponen como meta seducir a la mayoría, otras a una parte de ella y otras a una ínfima minoría, pero una minoría que esté compuesta por toda gente que está recontrabuena. En el último caso me refiero a los troskistas, claro: poquitísimos, pero esclarecidos. El objetivo de esta estrategia de seducción creo que está claro: consumar. Que en el caso de la política es ganar elecciones para ser gobierno. ¿Hasta acá me seguís?
-         Masomenos. Me quedé pensando en si las troskistas siguen estando buenas. Pero sí, dale.
-         Ves. El machista sos vos. Sigo. Como cualquiera, en esta primera etapa seductora, tratamos de dar la mejor imagen de nosotros mismos: nos vestimos lindo, somos atentos, galantes, nos bañamos antes de ir a su encuentro y, a punto de salir, justo antes de apagar la luz rumbo a la cita…dos pffff  pffff de perfume cerca del cuello. Con este tipo de estrategias pensamos que vamos a tener más éxito. Y en general es así, sólo que no es lo mismo tener una estrategia para salir de levante que el amor.
- No veo el punto.
- Calma radicales, ya voy llegando. Yo creo que, para el amor, no hay táctica ni estrategia válida. No se planea. No se piensa. Con suerte, si tenés suerte, te pasa. Y cuando te pasa, todo te parece maravilloso, sublime. Pero hay un momento en que ella va a conocer tu olor a chivo, que no levantás siempre la tapa en el baño y que dejás tiradas las medias en el living. Esos aspectos, como decirlo, tan humanos, son tan intrínsecamente constitutivos del amor como nefastos a la hora de salir de conquista.
- O sea que, a ver si entendí, ¿que a muchos les guste D´Elia quiere decir que están enamorados del kirchnerismo, incluso con su olor a patas?
- Exacto.
- Y eso es bueno!
- Ya te dije que depende. Porque en política, cada vez que hay una elección, el objeto a seducir, o sea la sociedad, se pone en exigente. Te mira si te afeitaste, si te limpiaste las orejas y si llevás lustrados los zapatos. Para colmo de males, y pensando en las elecciones que se acercan, salir a levantarte a la sociedad es como tratar de seducir de nuevo a tu esposa después de seis años de casado.

04 mayo 2009

Racing es pueblo





Por si no queda claro, clik en las imágenes para agrandar.
O sea: más allá del ocasional triunfo frente al equipo de Grondona, más allá de lo maravilloso de gritar los goles en el estadio Juan Domingo Perón, más allá de lo rico que estaba el pati, más allá de ir a la cancha con la mejor compañia. Más alla de todo eso.
Que orgullo que la tapa de la revista partidaria traiga eso.
Somos trabajadores de la esperanza y la resistencia.
¿O no Mauri?

01 mayo 2009

El acto de la CGT desde el borde

Gran parte, insisto, gran parte de lo que pensaba postear con respecto al acto de la CGT de ayer, ya lo dijo acá Tomás.
a) un acto muy numeroso, pero con muy poca "gente". En ocasión de otros actos multitudinarios, por ejemplo aquellos en pleno conflicto con la patronal agraria, y a pesar del discurso mediático, la concurrencia era más diversa: sindicatos, si. Pero también muchos sueltos, movimientos sociales, partidos políticos. Ayer no. Ayer se sentía de verdad lo que es la organización.
b) A tal punto esto era así, que me pasó lo mismo que a Tomás. Como Mendieta se escapó del laburo para darse una vuelta, y estaba de traje, era mirado con apetencia por los movileros. Como varios me conocen, me preguntaban si había ido a laburar. Cuando les contestaba que estaba ahí como un trabajador más que iba a manifestarse, me sonreían con cara de "andáaaa".
c) Notable y notoria participación de jóvenes trabajadores. Lo que muestra dos cosas: la incorporación de estos jóvenes al mercado de trabajo formal y su encuadramiento sindical. Como bien dijo Rollo, hay "burocracia" sindical para rato y, para colmo, renovada! (creo que hay dando vueltas por algún lado un estudio que habla del crecimiento y la renovación de los delegados de base en los sindicatos, pero claro, es más fácil limitarse a denostar la foto del palco, con caras conocidas).
d) Cuando los muchachos mueven, mueven. Por otras razones, que postearé en breve, había estado los dos días anteriores en una provincia. Allí fui testigo de cómo se organizaba la movilización de ayer a 1000 kilómetros de distancia. Sí, había tipos que venían en bondi 1000 kilómetros para estar y, por qué no, aprovechar y pasear un rato por Buenos Aires. Alguna vez estaría lindo que algun periodista se tomara el laburo de venir con los trabajadores a una marcha desde lejos. Ver como se vive la movida con espíritu festivo y participativo. Las jodas en el micro, la coordinación, las amistades y los amores que allí se forjan, al calor de kilómetros de ruta compartidos. Que lindo programa de tele: en vez de "Trip" con un famoso en una camioneta de Buenos Aires a Mar del Plata, "Marcha", la vida de un laburante yendo en bondi a una movilización.
e) El discurso de Moyano casi no pude escucharlo. Estaba lejos y estoy sordo. Pero me llamó la atención una cosa: los muchachos que estaban cerca mío paraban la oreja con atención y comentaban su contenido. Debatían, ahí, en la calle, "on live".
f) Por último, me fui pensando, mientras volvía a mi trabajo, que el acto de ayer tiene un antecedente cercano. Que en parte es su contraparte, en parte su opuesto y en parte amerita algunas reflexiones políticas que dejaré para otro post.

El acto de la CGT de ayer me hizo acordar mucho al acto que el año pasado organizó la Mesa de Enlace del campo en Avenida Libertador: compacto socialmente, clasista y orgulloso de su clasismo. Y con algunos infiltrados. En aquel, las Vilma Ripoll y los Castells. En el de ayer, algunos blogueros populistas sueltos por ahí.

Y una última cosa, para el amigo Puri, que en un comentario a mi post de ayer decía: "No exagere Mendieta. Está bien que quiera escandalizar tilingos. Pero no exagere...". Mire Puri, lo que buscaba no era escandalizar tilingos, sino progresistas del palo como usted. No me vaya a decir que lo logré con tan poco esfuerzo.