19 mayo 2009

Cosas de la calle

“Son las multitudes argentinas las que deciden en última instancia superando lo individual con una agudeza e intuición estupenda. Casi siempre han aventajado a sus gobernantes y quienes no las interroguen a diario, en vano intentarán ganar ascendiente en ella”
Raúl Scalabrini Ortiz


Ayer vi un tipo, por Callao, que caminaba para atrás. De verdad. El chabón iba caminando para atrás, obvio que sin dar vuelta la cabeza. A ciegas. Testarudo.
Lo miré como media cuadra.
Nada.
Me vino a la mente una angustiosa sensación: que no fuera una metáfora social.

2 comentarios:

Cecilia dijo...

El martes pasado, yendo al encuentro con Rossi, vimos a un señor caminando para atrás por Callao. Nuestra alegría por la situación a la que nos dirigíamos no nos permitió llegar a sensaciones mas allá de lo gracioso. Pero ahora que lo pienso... bueh, un placer haber compartido la experiencia, nosotros lo hicimos comentario todo el resto de la semana...
Saludos

Tomás dijo...

El problema no es caminar para atrás.

El problema es que estamos en chancletas.

:P

Abrazo.