05 mayo 2009

Campaña, D´Elia y el amor

- Te lo digo de una, sin vueltas: Luis D´Elia es el olor a chivo de una fuerza política.
-         Uy dio. Gallego, otra ronda. Así que hoy te querés hacer el polémico onda Majul? Mirá que acá no hay cámaras, eh.
-         No te creas, hay cámaras por todos lados. Pero lo digo en serio. El gordo D´Elia, y hablo por todos los D´Elias que hay por ahí, son la transpiración de cualquier fuerza política. Y ojo, todas tienen uno de esos. Algunas más de uno, claro.
-         Ajá. ¿Y eso es un elogio o una crítica?
-         Depende, como todo.
-         Carajo, majulista y posmoderno es como mucho. Te aguanto porque hoy te toca garpar a vos.
-         Exacto, me vas a aguantar por eso. Así que ahora me dejás desarrollar el concepto, que para algo venimos al bar. Me voy a explicar, y voy a usar una analogía de esas que después las chicas usan para catalogarme livianamente como un machista. Aunque no lo es y vale para los dos sexos y para todos lo géneros.
-         Estás abriendo el paraguas.
-         Puede ser, pero no me interrumpas más. Digamos que una fuerza política, cualquiera sea, tiene como objetivo primario seducir a la sociedad. Algunas se ponen como meta seducir a la mayoría, otras a una parte de ella y otras a una ínfima minoría, pero una minoría que esté compuesta por toda gente que está recontrabuena. En el último caso me refiero a los troskistas, claro: poquitísimos, pero esclarecidos. El objetivo de esta estrategia de seducción creo que está claro: consumar. Que en el caso de la política es ganar elecciones para ser gobierno. ¿Hasta acá me seguís?
-         Masomenos. Me quedé pensando en si las troskistas siguen estando buenas. Pero sí, dale.
-         Ves. El machista sos vos. Sigo. Como cualquiera, en esta primera etapa seductora, tratamos de dar la mejor imagen de nosotros mismos: nos vestimos lindo, somos atentos, galantes, nos bañamos antes de ir a su encuentro y, a punto de salir, justo antes de apagar la luz rumbo a la cita…dos pffff  pffff de perfume cerca del cuello. Con este tipo de estrategias pensamos que vamos a tener más éxito. Y en general es así, sólo que no es lo mismo tener una estrategia para salir de levante que el amor.
- No veo el punto.
- Calma radicales, ya voy llegando. Yo creo que, para el amor, no hay táctica ni estrategia válida. No se planea. No se piensa. Con suerte, si tenés suerte, te pasa. Y cuando te pasa, todo te parece maravilloso, sublime. Pero hay un momento en que ella va a conocer tu olor a chivo, que no levantás siempre la tapa en el baño y que dejás tiradas las medias en el living. Esos aspectos, como decirlo, tan humanos, son tan intrínsecamente constitutivos del amor como nefastos a la hora de salir de conquista.
- O sea que, a ver si entendí, ¿que a muchos les guste D´Elia quiere decir que están enamorados del kirchnerismo, incluso con su olor a patas?
- Exacto.
- Y eso es bueno!
- Ya te dije que depende. Porque en política, cada vez que hay una elección, el objeto a seducir, o sea la sociedad, se pone en exigente. Te mira si te afeitaste, si te limpiaste las orejas y si llevás lustrados los zapatos. Para colmo de males, y pensando en las elecciones que se acercan, salir a levantarte a la sociedad es como tratar de seducir de nuevo a tu esposa después de seis años de casado.

13 comentarios:

MOO dijo...

consumar, vendría a ser que te metan el voto en "el" urna?. Me encanto, esta bueno. Luis es el olor a chivo que viene a posterior del enamoramiento. Un abrazo

El tío Cámpora dijo...

Yo creo que a luis hay que bancarlo y reconocerle su militancia, y acordarse de que fue el y no otros el que fue a hacer el aguante a la plaza, por eso me parece muy bajo que ahora se lo ningunee y se lo quiera correr a un costado solo para ver si la maldita clase media burguesa alguna vez acompaña a un proyecto nac y pop. Abrazo Fraterno

wal dijo...

Es verdad, Delia convence a los convencidos y espanta a los dudosos; pero de ahi a ningunearlo es muy desagradecido por parte de Nestor. Creo que ese ninguneo con los leales y los aliados es el principal problema de construccion politica del kichnerismo.

jj dijo...

Me pregunto, será tan así esto del ninguneo?
No vaya a ser cosa que Luisito esté jugando de sparrin y Nestor le haya dicho tirate en el segundo round y vamo y vamo con el premio.

Gal- dijo...

Entiendo que en la militancia se hable de un militante en tanto ese rol (más si lo asume con compromiso); pero eso es solo una interpretación. Interpretación que surge de esa pertenencia; de pertenencia a un grupo.

Por eso creo que hay que captar que un individuo en tanto sujeto social no se termina, ni se agota en esa expresión en esa interpretación; en su rol de militante.

Los militantes, opinan desde su bandera ideológica; defendiendo sus códigos y trayectorias.

Y la sociedad, los individuos de una sociedad generalmente lo hacen desde sus valores, desde sus prejuicios, desde sus tradiciones o creencias, desde su ideologia.... conformando su opinión desde varios puntos de mira o tambie se podria decir: desde los puntos de mira con los que ven la vida.

Y eso no se puede desconocer; las opiniones estan atravesadas por varios puntos de anclaje; como tampoco se puede desconocer que cada persona y más las figuras políticas tienen una historia de vida y una trayectoria. Trayectoria se que se va construyendo con: lo que dicen y hacen.

Me parece que decir que tal persona es como el sudor y/o el olor a chivo, de alguna manera es estigmatizarla y también encuadrarla ( y también agrego sub-estimarla) ... de ella no se puede esperar otra cosa. Es decir se la piensa y se la convoca a un solo lugar. Y se le hace fama de tal o cual cosa.
Si es sudor es fuerza (o pura transpiración) ahora si es olor a chivo: huele mal...
Y si es las dos cosas es una fuerza, es algo que transpira por algun motivo y que huele mal...


A mi me gusta pensar que a una persona se la conoce por sus actos y dichos. or lo que dice y hace y por lo que deja.

Actos y dichos con los que se puede estar de acuerdo o no... mas allá de la militancia

Gal

PatricioG dijo...

Todo un dialogo socratico el tuyo companero Mendieta.

Mauri K dijo...

A mi la analogia DElia-sobaco me partio la cabezay me dejo pensando todo el dia.
Pensaba decirle algo Mendieta, pero la verdad es que no se cual de las miles.

Comandante Cansado dijo...

Gran texto, Mendieta. Gran. Y bien fontanarrosesco.

Tomás dijo...

Ovación.

osvaldo tangir dijo...

Me gustó. Está original la analogía, bien planteada. Claro que depende (como todo) del lugar donde uno se pare que el análisis pueda partirte la cabeza o dejarte una sombra de duda titilando sobre el ojo izquierdo, dicho esto con respeto y admiración por el inteligente Mendieta. Es que pareciera, a veces, que los compañeros de los movimientos sociales, D'Elía en este caso, o sea la fuerza política que le aporta ese agrio y expulsivo olor a chivo al relato, no fueran parte de ese sujeto a enamorar, conocido también como "la sociedad". Imagino que desde el punto de vista de un militante o allegado a los movimientos sociales, algún que otro nombre que integrará las listas del Frente, podría ser homologado más al olor a podrido que a una sobaquina. Pero eso es nota color. Me preocupa un poco nomás que la sociedad sea caracterizada solo como alguien -una muchacha en este caso- que rechaza a esos negros malolientes y caches encabezados por un patotero (todo eso va por mi cuenta pero me gustan los toques truculentos). Tal vez me equivoque, pero se deprende de esto, o infiero, que la sociedad es considerada un producto monógeno, de piel blanca (caucásico nos ponían en el colegio primario a los blanquitos), informado, perfumado, esquivo y harto difícil de conquistar. A alguien así me imagino cuando Lapegüe o Biasatti o Morales Solá -y disculpen ustedes mentar a estos berretas- dicen "la gente"; también imagino así a los llamados formadores de opinión, aunque nunca vi uno de cerca. La sociedad argentina no está formada solo por un grupete ideal, casi suizo. Esa es una caracterización que no nos pertenece, es de una lógica ajena, y debemos salir de ella. Jauretche nos avisaba que no hay que comprar con el manual del almacenero; Scalabrini, que debíamos pensar todo de nuevo desde nuestros propios argumentos, liberados de las herramientas del pensamiento liberal. Me vienen sus voces cuando escribo esto (después les paso el númerop de cel de la medium, es fenómena). Pues bien, digo que la sociedad argentina es un concepto más amplio que el que nos impusieron. E incluye a esos incómodos parientes que viven en las afueras de la ciudad y tienen el mal gusto de no ser rubios y ser excluidos del mundo del laburo, la educación, el bienestar... en fin
¡Ah, aviso!: los movimientos sociales marcharán el 7 de mayo a partir de las 11, desde Liniers a Plaza de Mayo por la avenida Rivadavia en apoyo al Proyecto Nacional, Popular y Revolucionario.
Abrazo fraternal
El Turco Turquestán

Alexs dijo...

Uds. son todos exelentes comentaristas de TN, C5N, Clarín, La Nación, etc, etc etc, pero de militancia no tienen la más puta idea. Dejen el blogcito y bajen al llano (no el de Joaquin) y van a entender lo que es militar y luchar contra los dirigentes. Lo que Uds hacen es lo más facil, lo dificil es estar en el campo de batalla.
Yo banco a D'Elia.
Lo que busca todo militante con sentido común es un espaciio de poder sino te tenes que meter la militancia en el orto. Entendes.

Mendieta dijo...

Alexis: creo que no fui claro si entendiste eso. Pero acepto que de militancia no entiendo nada.asi que mañana te busco en la marcha y me enseñas. Pero te pido que vuelvas a leer. Despacio

Primo Louis dijo...

Pa mi lo de D'elia es una excusa para reflexionar sobre como volver a la conquista femenina...