12 mayo 2009

Laclau y el psicoanálisis

Me estoy yendo y, en el ascensor, mi psicóloga me dice: "viste que viene Laclau, lo trae APdeBA".
Ajá, le contesto con un leve inclinar de mi cabeza, mientras voy juntando los pedazos de mi que temo perder en el trayecto de tres pisos.
Porque el pibe hace campaña en todos lados, entonces hizo que su psicóloga se volviera fan de Laclau, el populismo y los significantes vacíos.
"Viene a dar una charla que se titula Malestar en la cultura, Malestar en el sujeto", amplía.
Y levantando la lengua, que había quedado atrancada entre las hojas de la puerta, le largo: "la cultura ya no existe, porque no existen los sujetos".
Y me voy pensando en que toda la sesión, hablando de mi dolor de espalda, del colesterol alto, de hospitales, de enfermedades, de hijos y padres y ese tipo de cosas, -hablando incluso de mi malestar por no tener tiempo de postear!- debe haber sido muy aburrida.
Es más, creo que estuvo a punto de arrepentirse de haberme dicho "por hoy dejamos acá".
Cuando recobre el cerebro, que no recuerdo en que esquina lo había estacionado, vuelvo.

11 comentarios:

MONA dijo...

"No atinamos a comprender porqué las Instituciones que nosotros mismos hemos creado no habrían de representar más bien protección y bienestar para todos. Sin embargo, si consideramos cuán pésimo resultado hemos obtenido precisamente en este sector de la prevención contra el sufrimiento, comenzaremos a sospechar que también aquí podría ocultarse una porción de la indomable naturaleza, tratándose esta vez de nuestra propia constitución psíquica. Nuestra llamada CULTURA llevaría gran parte de la culpa por la miseria que sufrimos y podríamos ser mucho más felices si la abandonásemos para retornar a condiciones de vida más primitivas. Califico de sorprendente esta aseveración, porque -sea cual sea el sentido que se dé al concepto de cultura- es innegable que todos los recursos con los cuales intentamos defendernos contra los sufrimientos amenazantes proceden precisamente de esa cultura".
Fuente: FREUD - "El malestar en la cultura"

Anónimo dijo...

Mendieta,
Deberían ser instucionalizados los siguientes tres principios:
1) No hacer política en las sesiones de psicoanalisis
2) No hacer psicoanálisis en las clases de teatro
3) No hacer clases de teatro en la política.
Y, creame, se de que hablo.

Un abrazo,

Ignatius

Anahí dijo...

Qué bien que escribís Mendieta!

Anahí dijo...

A la inversa, los lakanocookistas dicen


" Hay que ir casa por casa, cuadra por cuadra, manzana por manzana", parafraseó Dante Gullo, meses atrás, siguiendo el discurso de Néstor Kirchner, como si aquél desagravio constituyese un acto más de la campaña ya lanzada.

Hoy, con las listas confirmadas, damos a conocer el aporte del lacanocookismo:
Para llegar a las próximas elecciones, romperemos el principio de la abstinencia y arriaremos nuestros pacientes, desde los divanes hasta las boletas K, prometiendo bajar el precio de las sesiones si votan por los KK. A esto le llamamos, una justa intervención clientelar, fundamentada en el grafo del tilingo y sustentada por el deseo-del-analista. Qué joder!

Primo Louis dijo...

Para seguir revolviendo, ¿seguro que no hay cultura porque no hay sujetos? ¿como puede haber sujetos sin cultura?

Cosas dichas dijo...

Como analista ad hoc sigo ahondando en las definiciones post sesión: Está claro que las estructuras internas de la subjetividad y las estructuras sociales externas son en definitiva dos estados de la misma realidad, lo que representa historia colectiva inscripta como disposiciones a actuar, sentir, percibir y valorar.
Ser y estar se confunden en “historia hecha cuerpo” asociadas a condiciones objetivas que se constituyen en cercanías y distancias. (…) “los agentes sociales son el producto de la historia de todo el campo social y de la experiencia acumulada” (…)

Anónimo dijo...

para cosas dichas del 13 de mayo de 2009 a las 14:15

sabes lo que no me gusta de los psicoanalistas o los psicologos?

que tienen un discurso pseudo cientificista que los convierte en gorilas de la gramatica.

el peronismo es filosofia, y transforma lo complejo en vocabulario popular. para que el veredulero entienda lo mismo que tiene que saber un doctor. Esto nos hace libertarios. cuando empezamos por las letras y derrapamos en la practica.

marcos desde rosario.

Primo Louis dijo...

Marcos,
Eso que puso Cosas Dichas es sociologia, no psicologia. De todos modos, hay gente genial que puede sintetizar y simplificar conceptos complejos, pero en general ciertas cuestiones tienen un lenguaje complejo porque lo requiere para poder abordarlo: la realidad es compleja no todo es bancar los trapos.

bahia ruge dijo...

Sí, todo es bancar los trapos y tipos como Laclau los bancan. Si quieren conceptos claros Laclau los tiene. La Rozón Populista es impecable y para todo el mundo... o casi. (Para institucionalistas huecos resulta inverosimil)

Primo Louis dijo...

Bahia,
suena lindo, pero que trapo bancar sin "entender" el mundo? efectivamente Laclau es un buen marco para un proyecto populista, pero no me digas que es lectura fácil un autor que requiere haber leido a Lacan y Derrida para entender el marco epistemológico desde donde habla...

Cosas dichas dijo...

Es así como dice Primo Louis, Laclau "aguanta los trapos" desde Essex con Hegemonía y Estrategia Socialista o la Razón Populista. Si uno busca "conceptos claros" los puede encontrar en varios lugares, tampoco se puede ser tan necio y caer en el paradigma positivista de plantear la ontología desde una verdad única. Nadie ha negado los aportes de Laclau en materia de construcción de la concertación plural, por ejemplo pero no podemos dejar de reconocer que para leer La razón Populista hay que tener ciertos manejos de Saussure, Lacan y Derrida previos.
En cuanto a lo que respecta a mi comment anterior en este post, que Anónimo Marcos de Rosario cuestiona: el contrato de lectura que se establece en este blog particular (entre Cosas Dichas y Mendieta) presenta un intertexto en el que se tejen algunos cuestionamientos a la visión epistemológica hegemónica. De hecho, ese comentario que como indica Primo Louis es la visión del estructural constructivismo propio de la sociología, es una de las características del contrato de lectura.
No voy a pedir perdón por mi condición de intelectual, tampoco por no ser un verdulero y mucho menos por no estar afiliada al PJ. Que "a los trapos se los aguanta" desde distintas posiciones (gracias Gramsci).