11 marzo 2011

La verdad y la mentira


Dedicado a @cotorrablanca

Nunca importa la verdad para las cosas importantes.
Lo que cambia el mundo es la mentira. La mentira que nos creemos, esa que nos hace mejores y entonces nos hace cambiar la cuadra, el barrio, el mundo,
La mentira que nos mentimos que nos dice que nos vemos lindos en el espejo, cuando nos ponemos perfume y salimos  a la calle y llegamos al bar y después de un par de birras somos valientes para mentirnos y creer que ella nos va a dar bola. Y entonces vamos, hablamos, decimos nuestras mejores mentiras que nos creemos y después le creemos a ella sus mejores verdades que son mentiras y nos damos besos de verdad que arman una mentira gigante y transformadora.
Al otro día somos mejores tipos y mejores minas. Y cambiamos la cuadra, el barrio, el mundo.
Yo amo la mentira que hace de mi vida las verdades que elijo creer.

19 comentarios:

Anónimo dijo...

Hermoso!
Berisso

Anónimo dijo...

sos un forro mendieta, estas grande para tanta pelotudez, para vivir de la mentira

no vas a subir el comentario, no tenes huevos ni para bancarte esto.. pero no importa, vos sabes q es asi , q lo q digo es la pura verdad.. ante vos mismo no te podes mentir

chau sorete mal kagado

Mendieta dijo...

Hola Anónimo. Yo también te quiero mucho. Y a ver si tenés, profe, la misma valentía para hacerte cargo de lo que decís.
PD: me da pena la gente que se supone instruida e inteligente y es idiota. Y no entiende el juego de palabras, el modo de poner ne cuestión las "verdades" y las mentiras. O sea: vos, anónimo, me das pena.

Anónimo dijo...

clap clap..

Jo-Tsé dijo...

la única mentira nociva es la automentira

Anónimo dijo...

yo no me supongo nada, el q se supone sos vos q te crees superior a los demas y sos un pobre pelotudo...

te escondes detras de tu ambigua "poesia" berreta, tu juego de palabras pelotudo, haciendote el profundo porq no sabes como justificar tu apoyo a los k, ladrones y corruptos q han vivido de la mentira y de nosotros toda su vida

yo no te quiero, pero lo peor es q el q no se quiere sos vos, si te autoengañas y te dejas caer tan bajo siendo complice de estos ladrones, es porq debes s er lo mismo

Mendieta dijo...

Ah, si. Ahora entendí. Hablaba de los KK yo y vos.
Está bien, teneés razón.
Pensé que eras un pobre tipo. Pero me equivoqué: sos mi psicologo. Gracias.

Flavia dijo...

jajajajaja, y este anónimo de dónde salió???? La verdad que hace más mérito que otros iluminados...
No lo borre Mendieta que así vamos a esperar sus vómitos diarios para poder divertirnos con tanta huevada

Rafa Cuadrado dijo...

Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio. Por eso algunos se desesperan y sólo saben opinar desde el insulto. Son los que creen que datos es el plural de anécdota. Son los que creen que no es necesario basar sus opiniones en los números de la realidad.
Como dijo alguien que sabe lo que dice: ‎Los traidores defienden intereses, los necios se enfrentan a los propios.
Eso, sólo son necios, no les da ni para hijos de puta...

Rafa Cuadrado dijo...

Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio. Por eso algunos se desesperan y sólo saben opinar desde el insulto. Son los que creen que datos es el plural de anécdota. Son los que creen que no es necesario basar sus opiniones en los números de la realidad.
Como dijo alguien que sabe lo que dice: ‎Los traidores defienden intereses, los necios se enfrentan a los propios.
Eso, sólo son necios, no les da ni para hijos de puta...

Tommy Barban dijo...

Tal cual. Creérsela todos los días, creérsela siempre.

Udi dijo...

Sabe, Mendieta, que hay una sutil diferencia entre "mentir" y "fabular".
Creo que - parafraseando a Pressman, que parafrasea a Mark Twain - esa diferencia consiste en la intención. En una leve vacilación entre una palabra y otra, en una mirada que acompaña la impresión que nuestras palabras causan, en un minúsculo entreabrir de labios después de un asertivo categórico. Es decir, "fabulo para vos, que sabés que fabulo, y apreciás la fábula, sabiendo que lo es, pero sin revelarla expresamente. No me creo del todo la fábula, ni te la creés, pero vos y yo apreciamos al caballero no tanto por los torneos ganados sino por cómo los relata, y yo y vos apreciamos a la dama no tanto por las alabanzas que los caballeros le prodigaron, sino por cómo las contás, con palabras y gestualidad acordes".
Uff, Quizás sea ésta, mi querido Mendieta, la mejor de las formas de la sinceridad.
Un abrazo

Ariel dijo...

Mendieta, ayer justo estuve en eso, contando mis mejores mentidas (casi) creídas para robarme besos de ella, soñados... y hoy no necesito contar que me miento que soy Superman eh?
Te pido un favor: moderá al anónimo salame ese, no te dejes correr con eso de "seguro no tenés huevos para publicar este comentario". El comentario no aporta nada, quiebra una discusión agradable, y anónimo, campeón, esto te lo digo a vos pero es en homenaje a Mendieta, los lectores respetuosos de este y otros blogs, los blogeros amigos y no tanto, los que piensan igual o distinto pero hacen el esfeurzo: se puede ser o no valiente exponiéndote en un blog, pero no se puede ser valiente escondiéndote en un comentario insultante de donde no sale media idea ni que lo prenses con una compactadora de chatarra.

Abrazo Mendieta!

Néstor Borri dijo...

Nada mas que la mentira es verdadera y vital. La "verdad" mata. Y, en general, esta muerta.

María Inés dijo...

A mi me parece que este "anónimo" está caliente porque Mendieta debe haberle sacado una mina... así de simple, como los hombres hacen todo para tener mujeres se deshacen todos en insultos cuando se las sacan. Impropio,, desagradable y molesto, pero peor todo, un anónimo cornudo. Salud Mendieta

Mendieta dijo...

María Inés: te juro que no. O creo que no. Bah, mejor pregunto.

Laura dijo...

Hermoso lo que escribió Mendieta

Ricardo Armando dijo...

Excelente! Una vez escribí un post sobre amor que se llamaba "La danza de los mentirosos".

Anónimo dijo...

digo "yo miento" y acuso inocentemente al otro de ser la verdad. por eso es medio pavo esto. eh. arrepentite del mal que causás y salvá al mundo.