10 abril 2010

Y seguimos tirando títulos

"Cristina es golpista por clausurar el Congreso", dice Elisa Carrió, con su habitual habilidad para decir pavadas de modo tal que parezcan graves. Para aquellos que están bien formados e informados, tal afirmación no merece demasiadas aclaraciones: ni el oficialismo ni las distintas oposiciones están logrando juntar una mayoría que les permita sentarse a sesionar para tratar algún tema. La salida es obvia: alguno de todos los actores debiera sentarse a negociar  con otros la constitución de una mayoría ad-hoc para destrabar la situación. Punto.

Yo quiero hablar de otra cosa. Los partidos políticos son instituciones que tienen una cosa que se llama Carta Orgánica. Viene a ser su Constitución. Allí se establece los órganos de gobierno, las autoridades, la forma de elegirlas, etc. Los partidos deben cumplir ciertas normas para su conformación (dadas por la Ley Electoral o de Partidos Políticos) y, en principio se reconocen en el "orden provincial". Cuando más de cinco distritos están conformados, podés pedir la inscripción de un partido en el "Orden Nacional". ¿Se entiende? O sea: la UCR, ponele, es un partido de orden nacional porque está constituido formalmente en, al menos, cinco provincias.
Bien. Seguimos. El órgano máximo de un partido nacional es su Congreso o Asamblea (asegún les guste llamarlo), conformado por congresales electos en cada una de las provincias donde está reconocido. Este órgano, con perdón, debe aprobar la plataforma electoral, la conformación de alianzas, etc.
Se están aburriendo? Aguanten.

Después está la Mesa de Conducción o Junta Ejecutiva o nombre similar. Puede ser que se vote en forma directa o surgir del congreso, depende de lo que diga, precisamente, la Carta Orgánica. Acá es donde está el presidente de un partido, los vices y los distintos secretarios. Vamos: el Ejecutivo de un partido.
También hay otros estamentos: Comité de Ética, Junta Electoral, etc.
El partido nacional puede, si está debidamente fundado, claro, intervenir un distrito. La intervención puede ser decidida por la Junta Ejecutiva, pero siempre ad referendum del Congreso partidario que, repetimos, es el órgano máximo.
Ya llego. Aguanten. Voy por Carrió.
Debido a que la diputada nacional y máxima expresión de la constitucionalidad, las instituciones y la República nunca tuvo, repito, nunca tuvo, ningún cargo Ejecutivo en toda su vida, la única forma de constatar su coherencia en la temática es recurrir a su trayectoria política-partidaria. Bien: la creadora del ARI nunca fue presidenta de aquel partido ni de ningún otro. Sin embargo ordenó (sí, ordenó) la intervención partidaria de todo distrito que osara discutirle sus decisiones políticas, electorales y de alianzas. Y también cuando esos distritos no aceptaban el candidato que ella había decidido poner a dedo. Sí, a dedo. Las listas del ARI cuando nació y era una alianza electoral con el Partido Socialista y distintos distritos del  Frente Grande primero, las de ARI cuando ya era un partido y las de la Coalición Cívica luego (el mismo proceso: primero una alianza electoral, luego un partido).
Carrió hizo intervenir, en distintos momentos, los distritos de: Córdoba, Chaco, Provincia de Buenos Aires, Capital Federal, Mendoza, Chubut, Santa Fe, Tierra del Fuego y Tucumán. Y estos son los que recuerdo nomás. Seguro que son más.
No me creen? Preguntenlé a Tata Quiroz. O a los compañeros de esas provincias.
Intervenir un distrito es suspender, mientras dure la intervención, todos los órganos de gobierno de un partido. Por empezar, el Congreso partidario.
Eso es cerrar el Congreso, Carrió. Vos lo sabés muy bien.

4 comentarios:

MOO dijo...

LAPIDARIO. Quiero agregar que además, invento el ari y se hizo presidenta ella misma, si mal no recuerdo

Leonardo F. dijo...

Carrió siempre proyectó (no es el término psicológico correcto pero sirva para ilustrar), proyecta digo, sus cualidades en los demás.

Siempre usó el término "hegemónico" para referirse a Nestor Kirchener, lo que podrá ser cierto o no, pero no es por la percepción de ella que vamos a corroborarlo.

Costaría mucho encontrar un ejemplar de hegemonía, tiranía, o absolutismo idelógico más claro que Eliza Carrió. Probablemente la mera existencia del ARI es la prueba de ello, de como erigió un partido político alrrededor de su figura, probablemente porque dentro de la UCR le hubiera sido imposible.

No quiero pensar como le saldría espuma por la boca si llegara a ser Presidenta y tuviera que defender su gestión ante los embates de un peronismo opositor.

Leonardo F. dijo...

Que gracioso, puse "kirchEner" que es como ella suele pronunciarlo. O es Majul?

bahia ruge dijo...

A la señora Carrió se le salió la cadena, hay que llevarla urgenteal bicicletero. (Todavía existen los bicicleteros)
www.bahiaruge2010.blogspot.com
Volvimos con un nuevo blog, al anterior se lo levó el viejo de la bolsa o alguien...