27 abril 2010

Ataque corporativo.



Todo blog es político

Por Fabián Rodríguez, Martín Rodríguez, Santiago Alvarez y Franco Vitali *


En las últimas semanas, la palabra “blog” apareció de manera desproporcionada en diarios y diversos medios de comunicación. Y eso, a quienes escribimos blogs, nos llenó de sorpresa: es como ver a un vecino del barrio en la tele. “¡Ahí está, ahí está! ¡Saludá a los pibes!” 
Pero no, se trata de un nuevo fantasma que reina en algunos miedos ajenos (los blogueros K), y la suposición de que están puestos y rentados al servicio de la demolición lenta y pública de alguna figura “opositora”, de algún partido centenario, o del monopolio más grande de la historia argentina. Lejos de sentirnos como el hombrecito de la “Primavera de Praga” que con su sola humanidad quiere frenar el avance de un tanque soviético, nos sentimos como una manada de nerds con un inesperado y efímero éxito. Que así sea. 

¿Acaso los blogs están siendo tomados más en serio que lo que lo hacen sus propios autores? Escribir un blog no es un trabajo, es un placer. Escribir un blog son un montón de horas improductivas al servicio de los que te leen, de los anónimos que te insultan, de los amigos que te celebran, de lectores silenciosos que sólo Dios sabe qué piensan, pero el círculo se fue agrandando día a día, hasta un límite más o menos esperable en un contexto tan amplio de disputa política. Punto. Es ocioso decir que nadie nos paga por decir lo que decimos, tal como se afirmó de un modo tajante, pero esa sospecha hace gala de un clima que también desde la intensa blogosfera se ayudó a construir. Y es en torno de esa irrupción pública que preferimos decir algo. No somos víctimas de nada, no somos vengadores anónimos, no tenemos que rendir cuentas de ética pública, pero partimos de este incipiente principio: todo lo que ayude aunque sea un poquito a hacer mierda la política... está mal. Seremos capaces de revisar nuestras acciones en virtud de ello, amigos. 

Participamos de un proceso político que terminó de torcer el concepto de “periodismo independiente” hasta convertirlo casi en un oxímoron, porque ese concepto dejó de contener aquello que constituía su aura: se era independiente en torno del Estado. La “nueva independencia” o “una nueva independencia” marca su territorio en torno de poderes fácticos que ya no se identifican automáticamente al poder del Estado. El apego de determinados periodistas a la línea editorial de la empresa a la que pertenecen en un contexto de cruda discusión como el de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual ha invertido el orden: de repente un canal público aparece como espacio de resistencia en una correlación de fuerzas bastante desproporcionada frente a aquellos medios hegemónicos. ¿Qué hacen, qué tienen que ver los blogs en el medio de esto? Hacemos lo que podemos. Y probablemente la verdadera razón por la que existen muchos “blogs oficialistas”, que funcionan de manera individual, que forman sus propias comunidades primitivas, es el modo en que mucha gente resuelve una necesidad: la de decir de qué lado está, la de hacer pública una conciencia crítica y tratar de ser parte en un debate donde se debate casi todo. El hecho de que los blogs políticos que reciben la mayor cantidad de visitas diarias, comentarios y repercusión en los medios tradicionales de comunicación se definan como “nacionales y populares” pareciera ser una blasfemia digital. Pareciera que eso molesta, y mucho. Si para los analistas políticos tomados en serio por la gente que no es peronista, las personas que votan al peronismo son clientes rehenes de las dádivas que ofrecen los dirigentes del justicialismo, por carácter transitivo, aquellos ciudadanos politizados que más o menos defienden el trazo grueso del Gobierno a través de los blogs, necesariamente deben estar siendo pagados por alguien. De ahí a que algún diputado de la oposición repita la acusación, hay apenas una tapa de Clarín. 

Por otra parte, sin ánimo de pisarle la pollera a nadie, llama la atención que al hablar de “los blogs” se omita deliberadamente la fugaz existencia de aquellos espacios en la web 2.0 que se identificaban con la Coalición Cívica y el PRO. Fueron un fracaso, dicho esto con el mayor de los respetos. Duraron lo que una campaña electoral, y pasaron al olvido. Pocas visitas, cero debate. La única blogósfera política en crecimiento constante fue la que hoy es etiquetada con la letra K, donde hay un conjunto de blogs (entre veinte y treinta, digamos), cuyo tráfico diario no baja de las mil visitas reales, además de una cantidad indeterminada de otros blogs, que está dando sus primeros pasos y suman otros miles más. En estos blogs se discuten y debaten algunos de los temas que en el Comité Central de la calle Tacuarí decidieron que no se hablaran más. O que se hablaran de manera diferente. 

No hay secreto. Si dejás un territorio huérfano de comunicación, es de cajón que va a venir una runfla de desharrapados y te va a hacer un asentamiento gramatical justo ahí, en el descampado que provocaste. Y no hay tutía, porque una vez que tomaron la palabra, lotearon el lugar y le dieron a cada uno su lugarcito, no se van más. 
Los blogs son el modo que mucha gente eligió para decir que no es inocente, que no está ajena a un proceso político intenso y de insospechado final, y donde ofrece lo único que puede ofrecer al servicio de la Nación: su tiempo y su banda ancha. Vamos a pérdida. No romperemos el cerco del anonimato ni agrandaremos nuestras cuentas bancarias. Y en esto, por ahora, somos como el cuento del japonesito preso que cocina en el barco de los aliados: estamos meando la sopa. Ni más. Ni menos.

Responsables de los blogs Conurbanos, Revolución Tinta Limón y Un Día Peronista, respectivamente. Este texto es acompañado, además, por otros blogs nacionales y populares, entre ellos: Un Emo Peronista, Deshonestidad Intelectual, Mide no Mide, Mendieta el Renegau, República Unida de La Soja, El Viejo Vizcacha, Mundo Perverso, Arte Política, Tirando al Medio, La Barbarie, Finanzas Públicas, Desierto de Ideas, Burbujas con Detergente, Derek Dice, Lomas Nuevo Lomas Viejo, Verbo América, Movimiento Peronista Bloguero, Ideas Peronistas, Acquaforte, El Blog del Ingeniero, Nada es Casual, Noticias del Sur.
.
ACTUALIZACIÓN: Defensa corporativa, acá.

14 comentarios:

valeria dijo...

Leer blogs abre la cabeza, y ademas es terapeutico.

sin dioses dijo...

Mendieta el goripolio atacó nuevamente
http://www.clarin.com/diario/2010/04/27/opinion/o-02188246.htm

Ricardo Moura dijo...

Excelente post, Mendieta. Me hizo sentir identificado, y es reconfortante saber que uno no está solo aunque lo parezca.

Anónimo dijo...

es raro no? tanto bardo por mil entradas diarias promedio. porque ademas por el tema de los blogrolls somos mas o menos los mismos mil en todos los blogs. digo considerando que clarin digital acusa minimo 700000 visitas diarias.

Ariel dijo...

Suscribo! Abrazo.

santix dijo...

Eso que tiene titulo "EDITORIAL" en el polemico diario Clarin.
Salio impreso asi?
Son cuatro parrafos, tres de los cuales dicen lo mismo.
Y ninguno de los cuatro explica en que informacion estan fundamentados.

El Canilla dijo...

Ja !!! La próxima vez que los vea voy a decir " uy,mirá un bloguero" !

Moebius dijo...

Que buena nota! yo también suscribo!

margaritas dijo...

me adhiero y les hago el aguante

José Barrita dijo...

Mendieta, por suerte a nosotros no nos financia ni controla este gobierno reformista conciliador de clases.

Lo nuestro es línea directa con los hermanos Castro y el amigo Putín.

abrazo bandoneónico y buena movida, che.

Gonzalo Castro dijo...

"Ladran, Sancho, señal que cabalgamos"

Quiero agregar que me parece una muy buena medida que hayan hecho su defensa en un medio de comunicación tradicional, sino siento que a veces nos manejamos muy selectivamente.

De paso te invito a mi blog:
http://laexcepciondelmedio.blogspot.com/
a ver un dato bastante curioso sobre Clarín y la Feria del Libro.

Abrazo,
Gonzalo.

Florencio F. Boglione dijo...

Estoy casi convencido que hay un auto sobredimensionamiento de la importancia de la llamada blogosfera nacional y popular, a la que soy tan afecto. No me caben dudas que en la web, los contenidos digamos no políticos tienen abrumadora preponderancia, que la incidencia en los debates y argumentaciones políticas solo son "consumidas" por iniciados y los sectores desde siempre politizados, que son una ínfima minoría de la sociedad argentina.

Son las corporaciones mediáticas y sus aprendices de brujo en cada pueblo, pese a todo lo que se diga en contrario, las que siguen y seguirán por mucho tiempo mediatizando entre los ciudadanos de a pie y la realidad cotidiana.

Hablar de guerrilla virtual financiada por el Gobierno o de operaciones clandestinas del grupo de tareas del grupo Clarín es de una desmesura tal que debería llamar a la reflexión urgente, retroalimentarse en la lógica binaria que desde marzo del 2008 parece no tener retorno, no puede ser el camino, la polarización extrema solo es funcional a todos aquellos que pretenden justificar con pretextos de trinchera para uniformar los amplios matices que existen en la sociedad posterior a la crisis del 2001.

Las supuestas "guerras de aparatos" ya sabemos a donde nos llevaron y repetir fraseologías del pasado no solo me parecen una desmesura sino una falta de respeto por la historia que todavía nos duele.

Saludos Cordiales.

infernales dijo...

Me parece que el monopolio está apuntando más que al hoy, al mañana. Las conexiones a internet hogareñas crecen vertiginosamente, y el plan conectar igualdad lo va a potenciar.

Hoy no representa gran cosa la blogósfera nakypop, pero tiene espacio objetivo para crecer mientras la participación gorila decayó tras la 125, porque las redes son eso: lugares para encontrarse con intereses comunes.

El monopolio se está quedando atrás con su propuesta digital a pesar de haber arrancado muy bien con el sitio de clorín hace unos años. Ahora está achanchado y se encuentra con que una parte de los sectores medios y laburantes tienen más tiempo para webear, y la red social es una invitación a agruparse por intereses afines, permite que los muchos que se sienten ninguneados por el discurso "grupo a" de los medios encuentren otra mirada sin necesidad de exponerse. Sumale a eso la falta de contención política de un sector que estaba desilusionado de la política, el repunte del gobierno, la natural decadencia en internet de los massmedia, la crisis que puso la LSCA sobre la "verdad objetiva", y tenés un caldo de cultivo interesante de acá a 2 años.

Tal vez les preocupa el mañana, no el hoy. Acá algunas ideas más http://infernales.wordpress.com/2010/04/27/monopolios-y-batalla-cultural/

Anónimo dijo...

Creo que la batalla que se esta librando en contra de Clarin tiene en parte una buena justificacion. Sin embargo, tamien me pregunto... y cuando los tengamos de rodillas, a quien mas le vamos a cortar la cabeza? Quiero decir: se esta librando una gran guerra contra uno de los medio mas poderosos por el hecho de que lo que le dice a su publico es contrario a lo que pensamos muchos, pero especialmente lo que piensa nuestro gobierno nacional. Clarin es el emblema de una oposicion fuerte y dura, y puede ser desequilibrante. Pero una vez que logremos quitarlo del medio, como va a seguir la cosa? vamos a hacer lo que nosotros no queremos que ellos hagan? vamos a acallar los pensamientos no compatibles con nuestros intereses? No creemos que todos son iguales? no creemos que todos quieren una Argentina portentosa y prospera, donde nadie padezca el hambre y la pobreza, o en todo caso donde la pobreza sea una eleccion? 1100 Millones de pesos en gasto publicitario durante el ultimo ano... no creemos que al menos la mitad de eso pudo haber sido la solucion para que algunos cientos de familias pobres hayan podido cenar durante todas las noches el ultimo ano? Cual es el pais que realmente queremos?