05 diciembre 2007

Hoy me hago el Van der Kooy

Mientras el Escriba está haciendo el mejor balance que se pueda leer acerca de los cuatro años y pico del gobierno de Néstor Kirchner, desde acá trataremos de otear un poquito lo que viene. Nos inspiramos en un hallazgo de Eduardo Van der Kooy en el Clarín de hoy: “Cristina y Kirchner, atados a la suerte política del primer año de gobierno”. La nota completa está acá.

Para empezar, me veo tentado de escribir sentencias como estas: “Las cosas les van a ir bien al gobierno si no pasa algo malo”, “van a seguir ganando elecciones mientras junten más votos” y cerrar esta columna con un contundente “si algo sucede, podrían sobrevenir vientos de cambio. O no”.

Pero evitaremos la tentación de volar tan alto en los análisis y plantearemos una hipótesis mucho más modesta del devenir político argentino en el futuro cercano. Ahí vamos.

Casi todos estarán de acuerdo en que el primer logro estructural de Néstor Kirchner a poco de asumir fue “reconstruir la autoridad presidencial”. Esta autoridad, que en sistemas democráticos presidencialistas como el nuestro es la primer “encarnación” de la política, venía por el quinto subsuelo de la patria post De La Rúa y el consiguiente estallido sociopolítico.

Mientras la política descendía a Primera D en el campeonato de “los poderes” que efectivamente gobiernan (paréntesis: ¿cuándo empezó a descender la política post recuperación democrática?: ¿Semana Santa? ¿Hiper?¿entrega del menemato?), convengamos que el resto de los que juegan este campeonato seguían en la A: grandes poderes económicos, transnacionales, organismos multilaterales de crédito y un equipo que, despacito, despacito, crecía y crecía en su ubicación en la tabla de promedios: los medios masivos de comunicación. El resto de las instituciones que hacen a un estado moderno -Justicia, Parlamento, partidos políticos, sindicatos, etc.- andaban del Nacional B para abajo. (Hay numerosísimos estudios de opinión que midieron y miden esto y lo reafirman, pero me da fiaca buscarlos para linquear. Sigo)

No voy a detenerme a analizar cuáles medidas de Kirchner posibilitaron que “el Presidente”-como institución- recobrara parte de su autoridad. Algunos verán con agrado la renovación de la Corte Suprema de Justicia, otros lo adjudicarán a su estrategia comunicacional de plantarse en el atril , otros a la marcha de la economía y hasta hay quienes vieron la semilla de este proceso en la orden dada a Bendini de descolgar el cuadro de Videla. Para el caso, no importa demasiado: de “Chirolita” de Duhalde pasó a ser la encarnación del hegemonismo (para los opositores) o la viva reencarnación del General (para los chupamedias). Ni tanto, ni tan poco, piensa Mendieta, pero que recobró autoridad, recobró.

Y a caballo de ese proceso, comenzó a recobrar “autoridad” la política como tal. Que no es lo mismo que “buena imagen”, por suerte. Pero sólo muy parcialmente: la crisis de los partidos continúa muy vigente a pesar de la contundente e indiscutible renovación de las principales figuras públicas, el prestigio y el nivel de nuestros parlamentarios sigue lejos de alcanzar estándares de cierta calidad y, quizás lo más importante para mí, los niveles de participación popular en el quehacer político siguen siendo más bien paupérrimos (Otro paréntesis: no tengo datos, pero sospecho que esta participación sólo ha crecido en los sectores más pobres de nuestra sociedad, bien por necesidad, bien por convicción o conveniencia. Quizás esto pueda dar una explicación más interesante de los buenos resultados electorales del kirchnerismo allí que las tesis del penalismo clientelar que propugna “liberar a los pobres”)

Pero, ¿y ahora que se va Néstor, qué? Tratando de ser lo suficientemente polémico como para que Mendieta mida, voy a proponer algo que sonará como un horror para demoliberales y republicanos de salón (espero que no para los republicanos serios, que los Hal): hace falta acumular mucho más poder político en Argentina. Sólo así se pueden dar condiciones que permitan avanzar con medidas populares ultranecesarias. La redistribución de ingresos, por caso.

Y acumular más poder para la política es bueno tanto para quienes son gobierno como para quienes son oposición, salvo para aquellos que –ya siendo gobierno, ya siendo oposición- expresan aquellos intereses privados que –potencialmente- pueden ser perjudicados por un avance de esta esfera pública.

Y es aquí donde la preocupación por el “doble comando” entre Néstor y Cristina se vuelve una tontera para llenar notas de diarios y que lejos está de las discusiones de fondo.

No habrá doble comando porque está claro que habrá división de tareas: Néstor en el armado de la propia fuerza política (un déficit más que evidente en estos cuatro años más allá de victorias electorales de ocasión) y Cristina en el armado de la gestión de gobierno. Esto parece estar claro. La incógnita es si hay estrategia de superación de lo conseguido en la cabeza de Néstor. Si van por transferir algo de la “autoridad presidencial” ganada a otros ámbitos. Si van por el armado consistente de una fuerza política que sustente un proyecto. Si van por transferir algo de “autoridad presidencial” ganada a la reconstrucción de “poder estatal” concreto (exagerando: a que si se decidiera un control de precios sobre “x”, hubiera agentes estatales capacitados para poder ejercer ese control, por ejemplo. Y no como ahora que dependemos de los buenos o malos tratos del patriota Moreno).

Quizás esta sea la disyuntiva de fondo: ir por más poder o administrar el existente.

Podrían sobrevenir vientos de cambio. O no.

13 comentarios:

escriba dijo...

Bien por lo del doble comando. Lo digo hasta cuando hablo con el espejo, déjense de pavadas en los diarios y pónganse a pensar un poco viejo.
El poder y la redistribución. Bien.
Saludos

Diego F. dijo...

Me gusta que arriesgue Mendieta, le hago una pregunta sobre una de sus afirmaciones: "no habrá doble comando porque habrá división de tareas: Néstor en el armado de la fuerza política..". Si hasta ahora la economía la viene manejando Néstor, o sea, él es el ministro de economía, ¿ud realmente piensa que nuestro amado líder dejará de estar encima de la gestión de gobierno por ejemplo en ese rubro?
Yo la verdad que ni creo que Néstor se "baje" del gobierno ni tampoco creo que sea algo malo, después de todo dos cabezas piensan más que una. Sé que es un horror para los que santifican las formas pero a mi no me parece tan terrible tener un ejecutivo unipersonal en las formas pero dualista en la práctica.

Con lo que dice acerca de que Néstor ha recuperado autoridad política coincido, sin embargo creo que este gobierno en términos weberiano más que racional/legal es un gobierno carismático. Con esto quiero decir que me parece que, digamos, el "respeto" es hacia él -una especie de mérito propio- más que al sistema político que en mi opinión sigue casi casi igual de deslegitimado.

Lo que creo que le falta -y debería ser una prioridad para este gobierno- es la participación ciudadana. Motivar a la gente a involucrarse en la política, ya sea con plebiscitos -que tienen la característica de disparar debates en la sociedad que de otra manera no se dan- y con otra política comunicacional. Si recordamos el 2001 y los movimientos de asamblea por ejemplo, notaremos que había mucha participación. Este gobierno indudablemente manipuló los medios a su antojo y uno de sus objetivos -a mi entender es intencional, también respeto a quien lo supone una consecuencia- fue desmovilizar a la sociedad.

Este gobierno -no voy a dar datos por este medio- hizo fuerza por ejemplo para sacar a Lanata de la televisión. Canal PyE fue dado a Clarín, la pauta oficial se utiliza como control remoto de los conglomerados mediáticos, se renovó por decreto y por 10 años las licencias para operar a los mismos grupos que siguen teniendo las licencias para operar, ni siquiera habla este gobierno de la necesidad de reformar la ley de radiodifusión firmada por Videla y Harguindeguy entre otros. Con todo esto abono mi hipótesis acerca de que el hecho de que no exista espacio ni para la política ni para el periodismo de investigación al aire y en su lugar haya sólo distracciones masivas, se debe a la voluntad del gobierno y no a una mera cuestión comercial (léase la excusa berreta de "no hay porque a la gente no le interesa").

Abrazo

Lucas Carrasco dijo...

Hay que tener en cuenta que al inicio del gobierno las movilizaciones eran encabezadas por los piqueteros (partidos de izquierda opositores) que se dividieron fuertemente en apoyar o no al gobierno. Hubo una fuerte deslegitimación y disputa interna en el gobierno hacia los movimientos que se volcaron la kirchnerismo, y habrá que ver cuánta responsabilidad de éstos.
Tambien se llamó al boicot a Esso, estuvo la plaza del 25 de mayo, las movilizaciones por DDHH. Como señaló el escriba: no se reprimió, eso es un nindicador fuerte para fomentar la participación.
No sé si es responsabilidad del gobierno el grado (que no vería tan bajo) de desmovilización.
¿No fueron -exceptuemos los temas de DDHH- fuertemente cuestionados todos los intentos por movilizar por parte del kirchnerismo? ¿No estuvo entre esos cuestionamientos el pensamiento progresista cercano al gobierno, con fuerte incidencia en los medios, sumado al aparato del PJ?
No estoy muy seguro de esto. Lo pregunto, me lo pregunto.
Igual, es un análisis muy bueno, Mendieta- Y lo qe me habré reído con la parte vandercoyana.

elguri dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Muy buen análisis, Mendieta
Esperemos que la realidad rectifique o aclare el panorama
Abrazo
Erik

manolo dijo...

Mendieta
Bien Mendieta, bien.
La división de tareas del Moustro de dos cabezas data de la Intendencia de Río Gallegos.
Recuerdo una nota de Página cuando asumía Néstor.
Cristina comentaba socarrona entre los periodistas conocidos “No lo conocen.
Los que se quejan de mi carácter no saben que soy Teresa de Calcuta comparada con él”
Tenía razón.
Si quiere mas poder personal, tiene que soltarle la correa a la jauría.
Olvidarse de los sectores medios y el respeto internacional.
Pero eso lo llevaría a enfrentarse con los poderes facticos.
El Hugo daría la mitad de su esperanza de vida, por las herramientas políticas de las que dispone Néstor, y no se anima a usar.
Un abrazo

Lic. Baleno dijo...

Todo en su medida y armoniosamente.

Musgrave dijo...

Me gustó, Mendieta, me gustó.

Pero no entiendo porque usted piensa que ambas alternativas acumular o administrar son opciones.

Creo que si no acumula más poder dejará de medir muy rápido, por lo tanto no veo que sea una opción.

Mi duda es como acumular, voy a hacer politicamente incorrecto, no veo como la participación popular permitiría una rápida acumulación

Recuerden que soy economista, jeje

Faco dijo...

Van Der Kooy - Español: si al gobierno le va bien, tal vez le vaya bien. O no. Y viceversa.

Sí, a mí también me ofende que a ellos les paguen y a ud, Escriba, Artemio y compañía no...

Mendieta dijo...

Escriba: se lo debo a Usted.
DiegoF: Está seguro que las asambleas eran espacios de participación? Por cuánto tiempo? Era gracioso para mí: recuperación de lo público tras un reclamo de índole privadísimo como son los ahorros. No jodamos.
Así que el Gobierno sacó a Lanata de la tele? Otra buena medida de Néstor.Je. Ud. le da demasiada importancia a los medios.
Lucas: yo también me pregunto eso.
Erik, Manolo: gracias.
Baleno: Y, sí.
Musgrave: acumular y administrar no son contradictorias. Acumular más y administrar lo que ya tenés, si.
Faco: Quién le dijo que no nos pagan? A mi Artemio me prometió algo.

Diego F. dijo...

Mendieta: no es que le de demasiada importancia a los medios, vea Wag the dog para entender mi punto. Desde Hitler en su momento (pasando por el general) hasta Bush y Chávez en la actualidad, se dieron cuenta de este fenómento que es la comunicación en una sociedad de masas. No subestime a los medios de comunicación estimado, son mucho más influyentes de lo que uno creería a simple vista. Igual el punto de los medios iba a que el gobierno desalienta la participación ciudadana..

Abrazo.

Andrés dijo...

Bien, Mendieta, aunque yo creo, como Manolo, que el "dualismo en la práctica" viene de larga data y que no va a ser una novedad, puesto que funcionó en el Gobierno durante cuatro años y medio.
No veo que eso sea incompatible con la división de tareas, muy por el contrario.
Saludos
Andrés el Viejo

flics dijo...

La macro en Argentina está más (más, más)bien que mal. Lo que dicen viento de cola, lo tiene para un bon rato. Índia com 200 millones en la clase média, China que no para de incorporar gente a la sopa, Russia acomodando-se para saltar con Putin, Brasil que começa a crescer un poquito más con el PAC de Lula ... enfin ... vento va haber.
El trabajo ahora es passar lo bueno para la micro. O sea, crescer com más calidad. Me hago compreender? Investimento, ciência y tecnologia, valor agregado a las commodities... Y para eso necessita insertar-se - soberanamente claro - en la comunidad internacional.

Tenia que cambiar de cabeça. Cara nueva. El cuerpo continua, pero sale el "peão" y entra la "dama" que tiene mas cancha en esto de relacionar-se con el mundo. El eixo B.Aires-Brasilia va funcionar a full. O la primera viaje de la reina, digo,dama, no fue allá?

Bueno, eso penso yo un brasileño. Si me permiten claro y si desculpan el portunhol.