11 agosto 2015

¿En qué estanque tiene que pescar Scioli?


Pasadas 48 horas de las elecciones, se van configurando dos hipótesis acerca de qué tipo de discurso debiera realizar Daniel Scioli para crecer en cantidad de votos en la próxima elección de octubre.

Hipótesis 1: "Llegó la hora de deskirchnerizarse".

Pagni es uno de los analistas que tributa en ella y quien más directamente la expresa: "Scioli se alejará de Cristina Kirchner. Lo tenía previsto antes de conocer los resultados. "A partir de las primarias, Daniel sale del clóset", vaticinaban sus intérpretes. Querían señalar que, consolidado el frente interno, se dirigiría al electorado independiente, más centrista. La matemática de ayer acelerará ese desplazamiento".

Digamos que, brutalmente, el pensamiento detrás de esta hipótesis es el siguiente: el 38% de Scioli en las PASO es el "techo" que tiene hoy el kirchnerismo en la sociedad, y si querés crecer tenés que ampliar tu oferta hacia otros sectores sociales que se han mostrado refractarios al gobierno nacional.

Debilidad de esta hipótesis: el pensar que todo el que no votó a Scioli es "opositor" al gobierno y que para interpelarlo hay que girar el discurso hacia posiciones antikirchneristas.

Hipótesis 2: "Scioli tiene que reforzar su kirchnerismo".

No la vi escrita, pero se conversa por ahí. Y esta hipótesis sostiene que el candidato del FpV no logró captar la totalidad del voto simpatizante del gobierno (dicen que hay estudios que hablan que hay un 2% de votantes kás que no votaron a DOS). También la sustentan con datos sobre imagen positiva del gobierno y de la Presidenta (según Poliarquía actualmente el 51% aprueba la gestión gubernamental y un 45% tiene buena imagen de CFK). Y se puede justificar así: "hay que hacerse fuerte en lo propio, sin titubear".

Debilidades de esta hipótesis: la más obvia es confundir "imagen positiva" con "intención de voto". La otra, si se quiere más sutil, es no contemplar que una parte de la imagen positiva de la Presidenta tiene que ver, sencillamente, conque termina su mandato. Porque, no está de más reiterar, hay siempre un componente "emotivo" en nuestras percepciones y evaluaciones, y el hecho de que CFK se acerque al fin de su mandato sin grandes crisis a la vista, y entendiendo que "puso todo" por 8 años, genera una suerte de mirada  benevolente . Porque "imagen" es como darle un "like" a un político, algo hasta superficial. Pero votar a alguien es entregarle un cheque en blanco por cuatro años.

¿Y entonces? Porque las hipótesis son, estrictamente, contrapuestas ¿Qué tiene que hacer Scioli si quiere más votos?

Fácil: no darle bola a ninguna de las dos y, al mismo tiempo, hacer las dos. Porque la trampa, en los dos casos, es tener como premisa que los votantes, o el pueblo, o la gente (llenar como le apetezca querido saltamontes) tienen pre-configurado de fábrica su "escucha". Y no. Eso les pasa a los hiperpolitizados como nosotros (incluyendo en el "nosotros" los que están en el borde de la grieta). Y qué porcentaje de nuestra sociedad está "hiperpolitizada"? Una minoría intensa, pero minoría al fin. Y las elecciones se ganan construyendo mayorías. Y para construir mayorías, como diría Obi Wan Escriba, hay que salir a hablarles a todos. A todos. 

Entonces aquí se abre otra pregunta: ¿hay un modo de hablarles a todos sin espantar a algunos de esos todos? Por supuesto que la hay, me atrevo a enfatizar con una modestia que dejé colgada en el tender a ver si se seca. Pero para eso me van a tener que contactar a través de mi representante o esperar a que tenga ganas de escribir otro post.

Ta luego.