16 septiembre 2012

Un poco de antipopulismo por el amor de Lacló


¿Cuántas veces escribimos sobre esto? Un montón. Pero de vez en cuando hay que volver a poner las patas en la fuente.
En este blog –y en su hermano mayor, Artepolítica- hay una profunda lectura del concepto de populismo que hiciera “famoso” Ernesto Laclau. Y decimos profunda lectura por dos razones: primero porque forma parte de nuestras lecturas y reflexiones políticas desde hace por lo menos unos siete u ocho años; y segundo porque cuando decimos “populismo” no estamos queriendo decir un concepto descalificativo (tal como debés entenderlo si lo escuchás en la CNN) pero tampoco con una lectura apresurada y superficial, donde pareciera que ser “populista” es simplemente buscar el conflicto que marca un parteaguas en la sociedad.

Los populistas entendemos que sin conflicto no hay política. Y que sin política no hay democracia. Y que sin democracia no hay posibilidad efectiva de poder popular. Pero, sobre todas las cosas, los populistas saben que la primera condición de existencia es la construcción de mayorías.
Por eso, y tal como lo expresa la teoría –que, como toda teoría no es más que una conceptualización de fenómenos existentes o potencialmente existentes- el “saber populista” consiste en la articulación de demandas sociales diferentes y hasta contradictorias bajo un paraguas que las contiene y las expresa como totalidad: la mentada “cadena de significantes vacíos” viene a construir un zurcido que une lo que no está unido socialmente.
Bien. Dicho esto pasemos a la actualidad política.

Las demandas que expresan los sectores de la oposición que protagonizaron el cacerolazo de la semana pasada tienen estas características: son diversas, múltiples y –a veces- hasta contradictorias. Algunos protestan por el dólar, otros por la inseguridad, otros por “los modos”, otros porque creen ver el germen del autoritarismo en sectores del oficialismo, otros porque añoran un modelo liberal, otros por la inflación, etc ¿Qué los une? En principio, una sola cosa: su oposición al gobierno nacional y al proyecto político ideológico que este encarna. Nada más. Ni siquiera los une una pertenencia clasista. Porque, no jodamos, seamos serios entre nosotros, mi vecina que caceroleaba tiene mucho más en común socialmente conmigo que con un cacerolero de La Horqueta, en San Isidro. Y conozco gente de La Horqueta kirchnerista, por cierto. Así que, si bien podemos agruparlos a todos dentro de esa entelequia denominada “clase media”, es de una pereza importante postular que son “todos iguales”. Y nosotros no somos perezosos.

Acá también decimos que esos sectores que protestaron en la semana no tienen quién los represente políticamente y eso es un riesgo para el sistema. Porque la legitimidad del sistema democrático –donde algunos ganan elecciones y otros las pierden- está dada por aquellos que, perdiendo, reconocen su derrota y aceptan que la misma se produce en términos limpios. Si estos sectores de las cacerolas no encuentran su representación en los comicios, vacían el sistema. Lo desconocen. Lo anulan. Y no por, otra vez no seamos perezosos, por “golpistas” (que los hay, claro, como los hubo siempre).

Entonces, lo que no se entiende, es por qué desde el campo del oficialismo se hace todo lo posible por hacer el trabajo que debieran hacer los políticos opositores: unir a los que salieron a protestar. Tratarlos como un todo, no reconocer y operar sobre sus diferencias –atendiendo algunas de sus demandas e ignorando otras-, convocar a supuestas “contramarchas”, no es más que unir lo que no está unido. Y, aquí el problema, es unir en el campo contrario antes que en el propio. Y eso no es populismo. Eso es un error.  

Porque, además, hay quienes creemos que la operación "populista" no es siempre conveniente. Una cosa es en elecciones, otra sin ellas. Una cosa es en situaciones de coyuntural minoría, otra expresando mayorías. De hecho, acá sospechamos que el populismo alla Argentina es conveniente a la hora de construir poder siendo oposición, pero hay que prescribirlo con dosis homeopáticas siendo gobierno. 

El kirchnerismo, o al menos un sector importante y hasta conductor de él, parece estar preso de su propia ventaja: la inexistencia de otros actores políticos opositores consistentes y organizados. Entonces tiende a hacer el trabajo propio y el ajeno.

Lo que es por mí, que soy vago, dejaría que se arreglen solos sin ayudarlos. Ni acá ni en Miami. 

20 comentarios:

Ariel dijo...

Mendieta, siempre lúcido. Buen post, viejo! Un abrazo!

Aldo Ulises Jarma dijo...

Totalmente de acuerdo. Abrazo!

Alejandro Turner dijo...

24 horas después de que Rossi perdiera en Santa Fe y el PRO casi casi ganara, Abal Medina, a quien considero una persona inteligente, estuvo en 678 y habló solamente de cómo había titulado Clarin esa noticia. Una y otra vez. Mientras uno quería saber qué había pasado, por ejemplo, con esos votos del PJ que se habían ido con Del Sel. ¡Del Sel!
A veces, hacen falta otras cosas. Si arriba de todo se tira un reflejo tan simplificador, ¿qué se espera que ocurra más abajo? La tentación de la chicana déjenla para nosotros, los simples tuiteros, humoristas, o lo que fuere. No podemos mostrar eso desde tan alto. No se puede dar la enorme ventaja de ser boludo.
Gracias, Mendieta. Una vez más.
Abrazo.

Alex Garelli dijo...

Después de dos días de leer veo con sorpresa que se pude para la pelota
Totalmente de acuerdo con lo escrito. Lo interesante es saber con que herramientas se cuenta no.

Victoria Moreno dijo...

Claro Mendieta!!! gran argumentación, releyendo el 2008 de paso.
Alejandro, Abal Medina yo no se si es o se hace, pero como a muchos se ve que "la academia" le ha quitado posiblidad de analisis político.

ruben dijo...

Solo efectuare una sola pregunta: A que tipo de demanda efectuada en la plaza habria que dar respuesta?
Si usted escucho alguna que pueda concederse por favor expliquelo, pues yo escuche solo diatribas , injurias graves y deseos de muerte.

Mendieta dijo...

Dar respuesta no significa dar la razón. Ni siquiera hacer como que se les da la razón. Se puede dar respuesta, por ejemplo, mejorando el modo en que se postulan determinadas medidas. Por ejemplo: por qué es conveniente para el país un mayor control de cambios. Por citar uno solo.
Saludos.

ruben dijo...

Y usted no le parece que Cristina y el resto del gobierno no empleo todos los medios para explicar la poltica cambiaria?
Su analisis tiene una seria falencia, toma un solo punto de inquietud de la marcha, pero como Ud mismo lo reconoce hizo esta nota vagueando. Los compañeros de la otra se preocuparon de ir a la marcha y hacer reportajes breves. Le sugiero los lea, las respuestas a la preguntas son exclarecedoras.
Hay diferencias que son insalvables y no tienen que ver con la politica, solo se las puede explicar desde el analisis psicologico.
Dos chicas de servicios domesticos en la Plaza de Moron comentaban el dia posterior que una de ellas se compro un vestido que le parecio muy lindo y que usaba la hija de su empleadora. Cuando llego al trabajo con el vestido nuevo su empleadora la miro con mala cara y tiro luego a la basura el vestido de su hija, dado que la mucama emparejaba la diferencia imaginariamente.
Tambien le recomiendo la nota de Brienza en Tiempo Argentino.
No se preocupe tanto por esta gente pues son los irreductibles. que si llegan al poder cerraran todos los blogs Nac & Pop`. Son los mismos que decian en su momento: "Algo habran echo"
Saludos.

Lic. Baleno dijo...

Dar respuesta es hacer las cosas bien, dos o tres gestos que estan de mas guardarselos y alguna politica que evidentemente no resulta (trenes por ej.) modificarla para bien y chau. Si no se necesita mucho tampoco.

Voces dijo...

Muy lúcido su post.

Anónimo dijo...

Las caceroleadas empezaron en Chile antes que el bombardeo y creo que junto al gran paro de transportistas, suena? Por eso creo, contrariando, al respetado por mi, jefe de gabinete, hay que prestarle muchícima atención a estas espontaneidades, leer y releer la realidad. Las explicaciones coincido, repetirlas hasta el cansancio como los medios repiten sus recreaciones y planteos machacando, por ejemplo el spot de E.Pais, repite los dichos de la presidente, hagan una charla con la gente para ver qué entendió porque hay puntos que así nomás no se entienden, igual con el tema de la evasión, muchísima gente no entiende que si alguien no declaró sus ingresos no puede pedir dólares sin declararlos, es evasión fiscal y es un delito. Por último despejar el tema de la reelección.

Anónimo dijo...

Me van a disculpar el análisis simplista, pero me parece que esta gente que sale a la calle a amenazar (porque no salen a otra cosa, no jodamos, las esvásticas me impresionaron un poco), genera un poco de miedito en todo el campo oficialista. Supongamos que esta gente junta la masa crítica y los apoyos necesarios e intenta un golpe de estado. Ya sabemos que no hacen falta militares para llevarlo adelante: Miren a Zelaya y a Lugo. Ahí están, derrocados. Todo el Mercosur y al Unasur repudian, pero siguen derrocados.
Cuál es la posibilidad de que eso pase aquí? Cómo vamos a evitarlo? No deberíamos, dado que somos mayoría dejar de tratar de seducirlos (sabiendo desde ya que eso es imposible) y pasar a la amenaza nosotros también?
Ya sé que los contrafácticos no ayudan de mucho, pero que hubiera pasado si Perón hubiera dado la batalla que eligió no dar? No puedo dejar de pensar que ese acto postergado no deja de repetirse en la historia posterior, que cada vez que se sienten incómodos salen a amenazar y cuando las amenazas no alcanzan pasan a la acción. La democracia bien, gracias: No hay que olvidar que ellos no son como nosotros.
Creo que hay que provocar que los idiotas que apoyan causas ajenas sientan que a causa de ese apoyo pueden sufrir pérdidas, porque su conducta es antidemocrática e ilegal. Como la evasión de impuestos o comprar moneda extrajera en las cuevas, que de tan usual que es todo el mundo cree es legal y debería formar parte de sus derechos. Pero es ilegal (hay que ver cómo se ponen cuando se los hago notar). Exigir a un gobierno legal y democráticamente elegido que se vaya o que se muera debería ser ilegal, porque no solo se falta el respeto a ese gobierno, sino que también se le falta a todos los que votaron por él y se atenta contra el desarrollo normal de la democracia. Al que venga a retrucarme con la gesta del 2001 le digo que se calle, porque es una cagada que eso nos haya pasado, y no debería volver a pasarnos jamás.
Creo que deberíamos dejar de tratar a esta gente con guantes de seda y empezar a maltratarlos un poco. Pero maltratarlos no es obligarlos a que cumplan sus obligaciones: Eso nos cabe a todos. Maltratarlos implica la condena social, como la que sufren los dictadores de los 70. No sirve tratar de seducirlos porque no sólo no les gustamos sino que además nos desprecian. Si nos callamos y les concedemos el derecho de actuar de cualquier forma, más tarde las medidas a adoptar deberán ser mas graves o deberemos jodernos, como siempre.
Puf, ya dejé salir un poco de vapor. Disculpas a todos, pero esto me tiene preocupado, preocupado e indignado.

Carlos G. dijo...

Me parece que el problema no son los que fueron a la marcha, sino los que no fueron y pueden tener algunas, o muchas, dudas sobre el porqué de la necesidad de determinadas medidas que afectan la vida cotidiana.
Efectivamente creo que el gobierno, en éste como en otros casos, comunica mal.
E intuyo que no son pocos los votantes de CFK, que no entran a leer los blogs "nac & pop", a quienes les gustaría tener alguna idea más o menos precisa, más o menos simple, del porque del "cepo cambiario", de las restricciones de ciertas importaciones, de porqué el INDEC informa un incremento de precios imaginario, etc. etc.
Muy bueno el post.

Dormidano dijo...

Acuerdo con el post.
Agrego algunas cosas que no sé si vienen al caso, pero en una de esas sí.
En primer lugar, hay que dejarle a los marchantes el monopolio de la violencia, en tanto tal y en tanto argumento epidérmico. De nosotros (y no estoy seguro si ese "nosotros" es tan unánime como se supone) deberían provenir los argumentos, la mesura, la respuesta meditada y contundente.
Segundo, desestimar la lógica maniquea del nosotros buenos, ellos malos. Tal esquema primitivo nos reduce el campo de análisis y lo distorsiona hasta el paroxismo.
Tercero y último, pensar que los que protestaban no tenían razón en nada de lo que decían también es cerrar portones y cortar puentes.
Cierto es que muchas posturas son inconmensurables, que no se pueden compartir y mucho menos respetar (aunque sí tolerar, como corresponde), pero otras al menos merecen una mirada desapasionada. Quizás para atenderlas, quizás para rebatirlas con argumentos y hechos.
Humildemente digo.

Hogar del Ocio dijo...

Su blog es muy bueno! me gustaria ver sus publicaciones en mi pagina.
Acese la pagina Hogar del Ocio, menu "Enviar Link" para enviar sus publicaciones.

Saludos.

Gustavo Atilio Rui dijo...

Muy bueno su análisis.

wal dijo...

El problema de llenar ese significante vacio lo tiene la oposicion. Y sera por derecha que se constituira un populismo en espejo con el actual gobierno. Es la unica posibilidad que tienen para construir mayorias; por suerte siguen despreciando el populismo y siguen sus preceptos republicanos e institucionalista como principal interpelador y de ahi su debilidad.

Wal

Anónimo dijo...

veo algunos problemas en la argumentación.
el primero es que asume que los que salieron a cacerolear solamente lo hicieron porque hay cosas que a ellos no les gustan: la inflación, la inseguridad o el gobierno tout court. eso implica, en el fondo, que todo funciona como un violín, que esa gente está mal de la cabeza porque no le gusta lo que pasa y que el gobierno no tiene absolutamente ninguna cosa que revisar. y un par de problemas tenemos, algunos incluso autogenerados.
segundo, se sotiene que "el error" de un sector del oficialismo es "unir lo que no está unido", y que el "riesgo" es que los que salieron con cacerolas no tengan quién los represente, por lo que podrían vaciar el sistema. eso desconoce que la intención de expulsarlos del sistema está presente en una porción central y sonora del oficialismo: Abal, Aliverti, el propio Rubén en su comentario en este blog.
lo que me lleva a un tercer problema, respecto del populismo. mendieta parece sostener que se trata de una buena forma de llegar al poder, pero no es tan buena para mantenerlo. puedo aceptar eso, tanto como la idea de que como las instituciones eran incapaces de satisfacer ciertas demandas, la "solución populista" tuvo éxito. el asunto es que la consolidación de un proyecto de cambio socialmente inclusivo difícilmente pueda basarse en los significantes vacíos, porque hay que llenarlos con algo más que decisiones de coyuntura. los problemas que se vienen con la sucesión se vinculan con ese lío, que es integral al populismo, y no con otra cosa...

lucas dijo...

ruben q dificil es defender un gobierno de millonarios donde la gran gran mayoria no puede justificar su patrimonio.

Predicad0r ∞(...)∞ dijo...

La discusion sobre la composicion de la plaza tiene similitudes con la discusion del sexo de los angeles.

Coincido poco con la caracterizacion de la "diversidad" y mucho con la tendencia a la "uniformidad". La clase puede ser una cuestion de mentalidad y me parece que es lo que define la pertenencia de la movilizacion.

Y podemos acceder a datos duros que lo avalen. En la discucion "uniformidad" /"hetereogeneidad" de la plaza se escapa el hecho de que podemos acceder a datos duros sobre los cuales opinar.

La clase tambien es una cuestion de mentalidades. Siempre me gusta proponer el concepto de "clase mierda" para el pensamiento facho-racista-individualista.

En lo que todos mas o menos coincidimos es en el tema de la convocatorio: se hizo a traves de las redes sociales. Basta entonces hacer el trabajo de campo de leer de recopilar comentarios, ver post, imagenes etc de las paginas de facebook y twitter. Racismo, apelaciones al miedo a las perdida de la propiedad privada, humor agresivo,desprecio a los planes sociales, desprecio a la democracia, etc, etc. Internet es un archivo sin igual para obtener los datos duros sobre la plaza: ideologiamente agrupados en la clase mierda

Estaremos ante la recreacion del grupo "A"? El grupo "46%" marcha bajo homogeneas banderas : horripilantes (metiendo la lupa en sus lugares de convocatoria).

Ahora las expresiones antik progresistas, que son parte del 46% pelean fervorosamente por "progresismo" o "izquierda" para despegarse del kirchnerismo. Ahora los meten en la bolsa del horripilante"46%" y no dicen ni mu? Quien representa a quien es entonces la pregunta.

Saludos.