05 septiembre 2012

Estatalismo Sensible


El que ama al Estado se ama a sí mismo.
 El que ama al Estado ama a cada uno de los gusanos que componen al magnánimo Estado.
El que ama al Estado se odia a sí mismo.
 El que ama al Estado odia a cada uno de los gusanos que componen al magnánimo Estado.


"Ministerio de Desarrollo Social", de Martín Rodríguez.
Bajalo de acá.

Subía los cuatro pisos por las escaleras haciendo tintinear un anillo sobre los pasamanos que eran de bronce. Escaleras que hacen un cuadrado, donde uno de los lados es cada piso. Dejaba el escritorio y las planillas excel y mientras subía, repetía de memoria los pueblos con los peores índices combinados de mortalidad infantil y carencia de núcleos húmedos. Seco, subía, a tomar unos mates en la única oficina de ese elefante gigante en que encontraba compañeros.
Siempre a destiempo, habíamos llegado a la mística temprano, cuando ni siquiera están los ascensoristas.