19 diciembre 2011

Oda al aburrimiento


En memoria de todos los asesinados en y por la democracia, desde 1983 hasta ahora..

No está mal. Nada mal.
Los que recordamos los 80.
Los que salimos a la calle en los 90.
Los que nos parece que fue hace un rato nomás 2001.

Estamos acostumbrados, genéticamente acostumbrados, al bardo.
Estamos habituados a las crisis.
A no poder hablar de política en la escuela. A escuchar la radio con la oreja pegada los levantamientos carapintadas. A mirar por la tele los discursos que anunciaban grandes paquetes de grandes medidas económicas que traían hambre y desolación. A salir a la calle. A tocar el bombo. A estar sin laburo. A llamarse por teléfono a la madrugada con los compañeros porque "parece que". A pintar paredes. A escribir consignas. A respirar gas lacrimógeno. A correr. A llorar a los muertos.
Estamos acostumbrados a esperar los diarios a la madrugada. A mirar todos los noticieros. A leer entre líneas. A intentar adivinar lo que iba a pasar, cómo se iba a resolver, cuándo se pudría todo.

Nacimos en la dictadura. Crecimos creyendo en algo. Nos hicimos adultos descreyendo de todo.

Ahora, la verdad, aceptomosló, medio que nos aburrimos bastante.

No es el paraíso. Claro que no. Pero es un gran avance para la Patria embolarse así.
Y que a nuestros hijos tengamos que explicarles tantas cosas horribles que les resultan difíciles de entender.

4 comentarios:

Flavia dijo...

Te parece que es para aburrirse?
Los seis sectores de los sindicatos estàn agrupàndose para darle guerra al gobierno.
Esas son las lealtades de las que se llenan la boca los peronistas.
Los que apoyamos este proyecto polìtico pero no somos ni peronista ni sindicalizados, sieeeeeeeempre miraremos con desconfianza a estos delincuentes. Porque lo son. Porque cada vez que moyanito habla, no le creen màs que sus seguidores. A los que hemos visto los 70, los 80 y los 90, sabemos que sieeeeeempre seràn lo mismo.
La Argentina se ve otra vez envuelta en conflictos que nadie quiere por culpa de estos tipos que no quieren perder sus negocios.
Pero porque son negocios hechos a fuerza de delitos, de prepotencias, de barbaridades mafiosas que nadie les puede sacar.
Ahora que aumentaron el nùmero de sus afiliados vuelven a gritar, no?

Mendieta dijo...

Flavia: me parece un exceso comparar un conflicto gremial o político o sindical o lo que sea (propios de la vida ddemocrática) con golpes de Estado, muertes y desolación. Dejame aburrirme así.

Anónimo dijo...

Coincido con Flavia en sus observaciones.
Estos últimos 8 años son los únicos desde 1975 en que se ha marchado en pro tanto del país como de los trabajadores, a pesar de la munición gruesa que los miserables de siempre no escatimaron.
Ahora resulta que - después del impresionante veredicto del 23 de octubre - una de las patas de la mesa quiere moverse por su cuenta?
Falta de sentido común, de oportunidad, pero especialmente de MEMORIA, COHERENCIA, LEALTAD y MILITANCIA.
Cuando se es líder de trabajadores, no sólo hay que ocupar la silla sino demostrar que se poseen los quilates para esa delicada labor que no consisten precisamente en vociferar en un estadio.

Saludos
Tilo, 70 años

Clemente Gómez G dijo...

El post del compañero Mendieta, me hizo acordar a un comentario que le hice a un amigo allá por los andurriales del 83: "esto se va a poner un poco aburrido, cuando no tengamos a quien putear" (o no parezca justo dadas las circunstancias de la naciente democracia que había que protejer) contra la dictadura era más fácil....él, mi amigo, cada tanto me lo recordaba, y me gastaba cada vez que había algún despelote: levantamientos carapintadas, la casa está en orden, golpes de mercado, pacto de olivos, hiper 1 e hiper 2, privatizaciones, convertibilidad, desindustrialización, desocupación, pobreza, traiciones por doquier y el cierre a toda orquesta de la fatídica alianza...no, no, no hubo de que aburrirse. Por eso, Tilo y Flavia, en comparación con todas esas calamidades, el acto y discurso de Moyano, se parece a la muestra de fin de año de un jardín de infantes....y ojalá así sea, por el bien de todos. Feliz Navidad, año nuevo, Reyes y por 20 años más de este modelo, proceso o como gusten llamarlo.