27 agosto 2011

El boludismo, etapa superior del derrotismo

1) "Es necesario que se regule el contenido de la publicidad oficial porque, sin intentar captar expresamente el sufragio, a veces hacen autoelogio de la gestión", Eleonora Rabinovich (Directora del área de Libre Expresión de la ADC)

Ajá. Sí, claro Rabinovich. Es algo tremendo. A veces la publicidad oficial hace autolegios. No como otro tipo de publicidad, en donde vos ponés guita para hablar mal de vos mismo. Este gobierno debiera aprender de las pastas dentales, que te dicen "es todo verso, cualquiera es igual. E incluso no uses pasta dental que es un curro". O, sin ir más lejos, otros candidatos, que hacen propagandas donde dicen: "Hola, soy Ricardo Alfonsín", transparentando la sospecha de que muchos no tienen la más puta idea de quién es.

2) "Cobos se sumó al pedido opositor [de Lista Única Para Todos y Todas] y solicitó, a través de un comunicado, que se modifique el sistema electoral. “El actual sistema promueve las famosas listas sábana, donde se cobijan una infinidad de postulantes que la ciudadanía desconoce, aprovechando el poder de arrastre de algún candidato

Ajá. Sí, claro Cobos. Porque precisamente la lista única termina con la lísta sábana, reemplazándolo por un sistema más claro y transparente, donde vos tenés la cabeza de lista solamente, sin cobijar debajo una infinidad de postulantes que la ciudadanía desconoce, aprovechando el poder de arrastre de algún candidato. 

Che. Y si piensan un segundo antes de parabolear? Así, con este tipo de boludeces, estamos al horno con papas noisette. Ponganlé mostaza.

6 comentarios:

Desocupado mental en la era del blog dijo...

Está bueno lo que dijo Rabinovich (¿es algo del lelutié?). Yo si fuera un reconocido director de cine iría a promocionar mi película:

"La entrada al cine está re cara y la película es una garcha. El protagónico está a cargo de un actor que es de madera terciada. Si están al pedo vayan a verla, me harían un gran favor".

Román Gorojovsky Sánchez dijo...

Qué necesidad de terminar con esa frase, por favor expliquemé. Ahora quiero pollo al horno con papas. Y no tengo mostaza.

Lucas Carrasco dijo...

Uno no sabe si Cobos es ignorante o es demasiado cínico: en la boleta única de Santa Fe, sólo aparece el primer postulante a legislador, con foto, el nombre del segundo y el tercero y el resto, directamente, NO FIGURAN.
Pelotudo.

Lucas Carrasco dijo...

yo también quiero pollo al horno, y con mostaza. Me calenté.

HUINCA dijo...

che qué raro, yo vivo en la CABA, esa ciudad que está toda pintada de amarillo -hasta los árboles- con publicidad oficial hasta cuando cambien un fusible y lo bien que ese fusible le está Haciendo (a) Buenos Aires, y no escuhé a la rabinovich decir nada...

Anónimo dijo...

Comparar publicidad oficial con publicidad privada, no es pertinente. Ambas responden a principios distintos y no deberían ser gestionadas con la misma lógica. Suponer que no hay nada problemático en que el Estado elogie su gestión a través de espacios de publicidad oficial, también me parece equivocado. Nadie pide, ni espera, que el gobierno hable mal de sí mismo. Pero sí que aporte algo o le brinde información útil a la gente.

A mí no me molesta ver un spot de ANSES con jubilados sonrientes, explicándome que por la medida X están mucho mejor. Hasta me arranca una sonrisa, aunque no muestre una página de internet,un número de teléfono ni me explique mínimamente como acceder a esos beneficios. Pero me parece que la pifias, si pensas que eso es una buena manera (o una forma lícita) de gastar plata de todos o una buena política de Estado.

Haría falta una ley de publicidad oficial, pero, bueno, también podemos seguir pensando que la cuestión se maneja en forma impecable y diciendo que los demás son unos boludos. Abrazo,

Agustín