15 junio 2011

Contalo así nos reímos todos



Este señor de aquí arriba es mi amigo Carlos Reymundo Roberts, periodista de La Nación. El tipo, entre formar camadas de periodistas y camadas de periodistas en la Maestría de La Nación, ha decidido incursionar en un género que está de moda: el humor político hecho por gente supuestamente seria.

La verdad que no entiendo muy bien como nació esta tendencia. Será que la oposición es un cago de risa y estos tipos van detrás de ella? Será, al revés, que estos tipos marcan la agenda y los dirigentes opositores los copian como ovejitas mansas?
Notaron esto que comento? He leído, en los últimos meses, columnas de este tenor con las plumas de Pablo Sirvén, Luis Majul y hasta -aunque con un poco más de recato, que una cosa es subir al tablado del Maipo y otra escribir en chiste-  del mismísimo Jorge Lanata. (Quiero dejar aquí a salvo al profesor Mariano Grondona. Grondona te hace cagar de risa aunque no sea su intención. En eso se parece a Eliaschev).
De verdad se pensarán graciosos? Tan mediocres se han vuelto que tienen que disfrazar lo que piensan detrás de un supuesto tono humorístico? Desde cuándo se quieren parecer a la inmensa mediocridad de nosotros, los blogueros?

Bueno. Hubo un tiempo, no muy lejano, en que Carlitos Reymundo no escribía en joda. Escribía con toda la seriedad del universo. Y escribía columnas como la que pienso pegar, entera, que no tiene desperdicio en ninguna de sus líneas. las negritas, claro, son mías. Forajidos, que la disfruten tanto como yo.


Más que un lugar es una forma de vivir

Por Carlos Reymundo Roberts
De la Redacción de LA NACION

Martes 17 de octubre de 2006 | Publicado en edición impresa
 
  ¿Escribir sobre San Isidro? No puedo. Quiero decir: tengo miedo de que se enteren y se vengan todos.
Me mudé a estos pagos hace 15 años -huyendo despavorido, con mi familia, de la locura del Centro- y creía que San Isidro era verde, era espacio, era sol y era una pileta en el fondo del jardín. Creía que eran miles de liquidámbar estallando en rojos, púrpuras y dorados, y las extraordinarias hojas de un Ginkgo biloba -milenario árbol de origen chino, dicen- tiñendo de amarillo el jardín de mi primera casa.
Yo creía que estaba en la capital del rugby y en el lugar del país con mayor densidad de casas lindas, además de una estupenda catedral gótica frente a la plaza, de Villa Ocampo y de barrancas verdes que se pierden en el río.
He llegado, me dije, al dominio de buenos colegios, buenos clubes y buenos restaurantes. He llegado también -es cierto- al reino de La Cava y de muchas otras villas con menos cartel pero igual pobreza, y a la dinastía de los intendentes Posse, que no cumplen nunca, a pesar de espectaculares índices de recaudación impositiva, la promesa de llevar cloacas a La Horqueta, mi barrio, y a tantos otros. Y he llegado a uno de los distritos con mayor inseguridad, aunque no debería quejarme: en mi familia fuimos víctimas de por lo menos cinco asaltos , pero de ningún secuestro.
A pesar de esas contradicciones, yo pensaba que San Isidro era sinónimo de calidad de vida (¡a sólo 30 minutos de la jungla!), de atardeceres con rumor a jazmín y de chimeneas que exhalan el ardor de nobles quebrachos.
A la vuelta de los años comprobé que San Isidro -mi San Isidro- no era eso o, en todo caso, no era sólo eso. Con perdón, San Isidro es una cultura. No es una forma de ser: es una forma de vivir. Es familias grandes, es iglesias llenas, es amigos a toda hora, es asados y es fiestas en las casas. Es la solidaridad manifestada de mil formas. Es la exaltación del deporte, es calles con chicos, es estar bien vestidos con bermudas y alpargatas.
Los que no son de aquí dicen que tenemos un sello, y no me animo a pedir precisiones. Pero hay que entendernos: San Isidro es una enfermedad. San Isidro provoca adicción. Sabemos que allá, afuera, hay vida, pero es otra vida. Este es el lugar que elegimos para vivir y para morir, y además creemos que es el único sitio donde no hace falta morir para dormir en paz. 

Y vos te hacés el piola? Sos un Carlitos, Carlitos. Gracias por la magia, Carlitos.

24 comentarios:

Javier Ramos Mejía dijo...

No se que le criticás si es un cago de risa, lo logró y eso que fue en el 2006 hoy la debe descocer en los gettogether del norte men. El problema no es que escriba estos relatos de tilingo si no que haya gente que lo lea, asienta afirmando que "a mi me pasa lo mismo" y lo peor, que le paguen lo que debe cobrar este bobo de llavero cuentaganado

Luis Quijote dijo...

Presumo que es estrategia para ir despegándose del comportamiento usual.
"Total lagente no tiene memoria".
Tácito reconocimiento de estar arrinconados.

Francisco dijo...

Bien ahí Mendieta, recurra al archivo, resurrecte una nota y no se olvide de marcar con negrita.

6,7,8 ha hecho escuela.

Y a mi me divierte Roberts.

Anónimo dijo...

que pelotudo, por dios. Ni gracia causa.
alejandro

argentinolibre@hotmail.com dijo...

Ah. Qué seriedad.

Udi dijo...

¿Y dónde queda el taller de escritura creativa de este chabón?

fede_mandel dijo...

A este señor del Opus Dei sólo le queda la falsa ironía como recurso para esconder lo que realmente piensa y el país que quieren él y sus vecinos (según rezan los carteles municipales, "San Isidro es distinto", link: http://bit.ly/leBuja ).
La pregunta es si acaso podría pregonar sus ideas y el rumbo de país que ambiciona abiertamente, con algún recurso que no sea el de la ironía o el humor.
No estamos frente a una victoria cultural acaso?

Avallay dijo...

Si las notas "humorísticas" son malísimas. COmo bien dice Capusotto el humar se basa en la sorpresa, en el giro inepserado, este nabo y Borenztein y unos cuantos mas, son tan predecibles en lo que van a decir, que no te reis ni por obligación.

La nota de San Isidro, divina che

Patroclo dijo...

El tipo es un imbécil, pero no porque sea de derecha, sino porque es un imbécil, punto. No sé hasta que punto los lectores de "mendieta el renegau" pueden ver esta diferencia.

Quiero decir, se puede ser un imbécil desde la izquierda y la derecha. Esta utopía de clase tranquilamente la encontras en el otro extremo del espectro ideológico.

Ponerme un pulover con una llama, usar celulares baratos, no ver películas "pochocleras", reivindar lo público porque "siempre es mejor que lo privado", avergonzarse de la propia codicia, fumar marihuana todos los días como una rebeldía contra el sistema, etc, etc.

En fin...

Billii dijo...

Para mi lo Roberts está diciendo es muy claro y no tiene más sentido del humor que cualquier otro concheto del opus dei. Está diciendo quién es y desde dónde escribe. qué defiende y porqué lucha. Y cuando otro tipo como él pero que se dedica a otra cosa, lee el diario quizás le pasa lo mismo y como dijo uno en los coments, debe asentir la cabeza como por ahi alguno asiente cuando lee a Lucas Carrasco o Bucay.
Lo que se cae, es que este roberts es un guacho hijo de puta, lleno de hipocresía, que no vale por lo que dice sino por lo que sostiene y lo que es peor, por lo que defiende. Cuando un tipo se compra la nación y se la pone bajo el brazo, debe sentir lo mismo que cuando yo era pibe y me ponía unos botines. te sentis elegante, en tu medio. y eso que siempre fui malisimo jugando al futbol.
Hay que simplemente dejar de prestarles atención y construir una opción informativa alternativa, como son estos blogs, pero tratando noticias, no dedicandose simplemente a los medios, que es una batalla que se terminó, en gran parte, con las manifestaciones del año pasado por el bisentenario y que dejaron de tener sentido cuando se murió Nestor.
Ahora hay que construir las opciones que van a hacer que otro tipo de persona pueda asnetir cuando lee otro tipo de textos.
Y si no, bueno, comprate un perro.

Anónimo dijo...

no entiendo que demuestra este texto

que es un cheto? ya lo sabiamos!

Flavia dijo...

Boló, San Isidro es una enfermedad y provoca adicción. Es el paco de Carlos REÍmundo Roberts. Tremendo.

Anónimo dijo...

Mendieta, es de familia. Le dejo la columna que escribió mini roberts, la vez que la policía mató a un chico en el recital de Viejas Locas.

"En cada esquina había grupos cantando y tomando alcohol, y no sólo alcohol..."

http://www.lanacion.com.ar/1201344-en-el-recital-de-viejas-locas-vimos-corridas-represion-alcohol-y-vidrios-rotos

Politico Aficionado dijo...

Tentador lo suyo Billii, pero lamentablemente no es así.

Se han ganado algunas escaramuzas contra los medios hegemónicos y han aparecido algunos que expresan otros puntos de vista.

Algunos compatriotas ya no hacen una lectura acrítica de todo lo que los monopolios intentan instalar.

Pero la disparidad en el poder de fuego es aún enorme. La instalación de la versión mediática del affaire Madres Shoklender, regurgitadas hasta el cansancio por las mil bocas propias, aliadas y amigas es un ejemplo. Las elecciones de octubre podrían llegar a ser otro.

Tito Rosé dijo...

Si es el lugar que eligio para morir? por qué no se muere? Otra promesa mas sin cumplir y van....!!!

@tilio ® dijo...

Lo primero que me llamó la atención fueron los comentarios.
¿La mitad de los lectores que comentaron la nota de la Nación estaban apoyando al gobierno?
Claro que en la sección comentarios destacados, estaban seleccionados sólo los de la gente linda (Para la estética Mitre digo)
Lo segundo fué que si el tipo cuando escribía en serio eligió vivir y morir en San Isidro ¿Que carajo hace en España? ¿Será un Zombie?
Después, me concentré más en la nota, y realmente, la cantidad de boludeces que la derecha dice en nombre de la democracia, creo que las inventó Grondona, y estos tilingos las repiten sin pensar lo que están diciendo.¿Que tiene que ver alternancia con democracia? ¿Es democrático que si el pueblo, que se propone a sí mismo un gobierno, elige varias veces seguidas un modelo, el elegido entregue el gobierno a la oposición a ese modelo para alternar?
La misma palabra alternancia, como ación y efecto de alternar, remite (además de sus asepciones referidas a hacer vida social o prostituirse) a pasarse algo uno a otro, sucesivamente.¿Quien dice que la democracia es mejor si solo dos fuerzas se traspasan cada cierto tiempo el poder?Eso no refuerza la democracia, sino a los grupos lobbystas.
Por último me gustó el enfoque de Billii.
Abrazos

Mendieta dijo...

Patroclo: los lectores de este blog son todos absolutamente recontra piolas. INcluso vos. Y se puden dar cuenta de la diferencia. Hasta vos.

Mendieta dijo...

Billii: voy a tratar de escribir lo que usted quiere y como usted quiera. Dónde le mando la factura ya que va a ser mi patrón? O me pone en blanco?

Goliardo dijo...

Esto en otros tiempos se llamaba tilingueria. Victoria ocampo escribio maravillosos relatos sobre las masetas de su jardin, algo asi como este ñato.

Ignacio, el del pelo lacio. dijo...

Decir "San Isidro", con las muelas apretadas en signo de status.

Anónimo dijo...

mendieta.... de fontanarrosa... publicaba en Clarin no?

Anónimo dijo...

habría que secuestrarlo por boludo.

Anónimo dijo...

tipica respuesta patoteril (de internet nomas) del acutal gobierno. Decime donde y nos juntamos y me lo decis de frente

Mendieta dijo...

Ultimo anónimo, te pueod hacer varias preguntas?
a) a qué respuesta te referís? Acá me porté bien, correctamente.
b) a qué gobierno?
c) Como te puedo decir de frente donde nos juntamos si sos anónimo? POnele, yo te digo en Segurola y La Habana, a tal hora, tal día y voy. Cómo saber con quién pelearme si ni siquiera tenés nombre?
d) Te das cuenta que el de "solo internet" sos vos no?
Saludos