23 marzo 2011

Ladrando en otro lado


Un día de agosto de 2007 volvía a mi casa en el subte y decidí que iba a abrir un blog. En un hoja de cuaderno espiralado, lo primero que escribí, aún antes de decidir cómo se iba a llamar, fue el perfil, la biografía. Es esta que está al lado y que por defectos de diseño nadie lee, así que la cito: “De chicos odiábamos que nos dijeran "es así, porque sí". Y se ve que no crecimos. Somos protestones, molestos. En las reuniones sociales nos miran mal. Nos gusta polemizar, aunque sin demasiadas esperanzas de que sirva para algo. Nos apasiona, y a veces nos aburre, la política. Nos aburren, y a veces nos apasionan, los medios. Para colmo de males, somos de Racing”. En aquel momento trabajaba –miento, era funcionario- en la Legislatura porteña y me aburría mucho. Y, como siempre cuento, es por ese aburrimiento que comencé a escribir a Mendieta el Renegau.

En octubre de 2007 armé, a instancias del Escriba, mi cuenta de tuiter. Pensé esto no sirve para nada y tardé meses en encontrarle la vuelta. Fue cuando puse como bio, con menos espacio para definirme, “Una perseverante constancia para nunca terminar de hacer algo en serio”.

Meses después, el 31 de marzo de 2008 junto a otros amigos blogueros, lanzamos Artepolítica al publicar un Manifiesto fundacional. Y esta fue la descripción que elegí para poner en mis posts: “De chiquito, Mendieta no quería ser bombero ni policía. Soñaba con ser basurero. Ir colgado, como un superhéroe, del camión. Despúes se las ingenió para ser y hacer muchas cosas, todas más interesantes que lo que terminó siendo: un Licenciado en Comunicación, algunas veces como periodista, otras como funcionario público. Sus únicas certezas son su sufrimiento racinguista, la pasión por el mar y cierta terquedad militante. Todo el resto puede cambiar mañana. O pasado”. En esos momentos ya no estaba en la Legislatura, e intentaba de manera casi enteramente vana, poner un grano de arena trabajando en el Ministerio de Salud de la Nación. Duré poco.

Es claro que para ese momento ya muchos sabían quién estaba atrás de Mendieta, pero fue Mario Wainfeld quien me convenció de que debía ganar en compromiso dando a conocer mi identidad real. Así fue que en abril de 2009 publiqué esto y argumenté allí mi intención de que el personaje siguiera al mando de la nave. También asumí, ese día, que mi único miedo era a la autocensura al hacer público mi verdadero nombre. Para ese entonces ya llevaba casi un año en un nuevo trabajo: coordinar la prensa, la publicidad y la comunicación del PAMI. 

En todo este tiempo, en todos estos cientos de posts, nunca, nadie, me obligó a escribir una sola línea y todo –algunos aciertos, miles de errores- son de mi autoría exclusiva. Obviamente que fui influenciado por muchos: otros blogueros, los medios, ciertos políticos, mis ideas, mis dudas. Ese intercambio me enriqueció como persona y como militante.

Fui, quizás, el funcionario “menos oficialista” a la hora de escribir en los blogs al no esquivar críticas a mi fuerza política y a mi gobierno. Y creo haberlo defendido de ese modo. Donde no tengo dudas de mi defensa es en donde era mi obligación: en mi puesto. Trabajando de manera honesta y tratando de poner lo mejor de mí cada día. Siendo compañero de mis compañeros de trabajo y compañero de mis compañeros de militancia.

Me llena de orgullo y de responsabilidad el haber podido, algunas veces, expresar el sentir político y humano de personas a las que no les conozco la cara y que me lo hacían saber en los comentarios. Ese orgullo, estimados periodistas denunciadores falaces de los “blogueros rentados”, para mí no tiene precio. 

Dentro de una semana ya será efectiva la renuncia que presenté hace unos días a mi cargo e iniciaré una nueva etapa profesional. Lejos del empleo estatal, igual de cerca de lo público y de lo político. Como dice arriba una de mis “bios”, la tensión entre la política y el periodismo no me abandona desde la adolescencia. Y hoy le toca ganar, después de muchos años, otra vez al periodismo.

Creo que el periodismo argentino vive un momento sumamente apasionante y conflictivo. Y no quiero seguir opinando desde fuera. Me gusta, como siempre, meterme en quilombos. Poner el cuerpo. Y dejo la política partidaria -¿por un rato?- en buenas manos: la de cientos de miles de pibes y pibas que se acercan a ella con alegría y confianza en su capacidad transformadora.

Mentiría si dijese hoy, aquí, cómo será el futuro de este blog. Sueño con tener más tiempo para escribir y poder volcar eso aquí, en Artepolítica y en otros lugares. Sueño con mantener –lejos de un prejuicio lamentablemente muy extendido- la misma libertad de expresión que tuve todos estos años, y ojalá no me equivoque.

Misteriosamente, todo está en esas autobiografías. Sólo que no lo sabía al momento de escribirlas.

Acá estamos y ya contaré donde estaré.
Ladrando en otro lado, como siempre, al viento.

25 comentarios:

Daniel dijo...

Exitos en este nuevo emprendimiento !!!

Flavia dijo...

Me asusté un poco con el futuro del blog. Menos mal que al final aclara que esto, de alguna manera, sigue. Bueno, que le toque un lindo escritorio y todo lo demás.

Saludos

natanael amenábar dijo...

¡Te va a ir bárbaro!

Te quiero, Puto.

Cané dijo...

Las banderas no se bajan, nunca se bajan, se enrrollan.

guille dijo...

Mendieta, nos veremos donde vayas, sabés que es así.
Saludos.

Fede M dijo...

Buena suerte Mendieta. Pegá el grito cuando esté listo el proyecto.

Lic. Baleno dijo...

eh donde? conta bien chabon.

MOO dijo...

Abe, lo mejor para esta nueva etapa, pero eso si, ni se le ocurra cerrarme el bló, me cahe en die.
Un abrazo

El Canilla dijo...

bueno, capo...donde , cuando como y porque ? el quien ya lo tenemos.
Abrazo

Gerardo Fernández dijo...

Abe, Cuando laburamos juntos comprobé en carne propia lo que cuentas en el post, por eso me alegra leerte: Sos importante y el espacio te reclama entero, por eso creo que este paso que das será beneficioso antes que nada para vos y luego para este colectivo enquilombado que venimos construyendo
Un abrazo, compañero!!

Musgrave dijo...

como soy passarelliano te deseo Exitos, porque se que la vas a descoser y te lo digo sabiendo que no te va a gustar q te lo diga

polycarpo dijo...

...y yo que pensaba uno de estos dias preguntarte si conocias alguien en el PAMI de Santiago como para 'hacer el entre' y laburar en esos lares

Exitos!

PPP dijo...

Suerte en tu nuevo proyecto man!

Muy buen blog.

Mariano F dijo...

Exitos Mendieta, que usted lo merece y mucho!!!

Nicolás Tereschuk (Escriba) dijo...

Vamo'

Ricardo dijo...

Éxitos, Mendieta.

Anónimo dijo...

Solo le digo que es muy fuerte, eh, al menos conmueve.
La matancera

Juan Pablo dijo...

Bienvenido, compañero. La vamos a romper toda.

JPV dijo...

Bienvenido al viaje, compañero. Ajústese el cinturón, que la vamos a pasar muy bien. Y la vamos a romper toda.

Juan Leotta dijo...

Éxitos, Mendieta. Esperemos seguir leyéndote por acá, en cualquier momento.

Anónimo dijo...

Lo felicito Mendieta.

No se si le interesa pero se ha ganado Ud. mi respeto, jeje.

No lo conocia, tiene cara de buen tipo, no me equivoque.

Suerte en esta nueva etapa, le va a ir muy bien, yo se lo q le digo.

Abrazo, espero q siga asi, por la buena senda.

Anónimo dijo...

estoy doblemente contenta. usté sabe. lo kiero, muchio. normis.

juanchi dijo...

No seas cagón...
Usted tire que yo empujo!
Te suena? Lucy la tiraba justo cuando hacia falta y me la guardo en el corazón para el quiero vale cuatro, o para la falta envido con 26.
Te quiero mucho hermanito mayor.

PD: Aguante Racing!

Gustavo Arballo dijo...

Mendieta, usted está llamado a hacer grandes cosas.

Resentido común dijo...

Exitos! y que se yo, hasta la victoria...siempre! O sea, siempre, quiere decir que esperamos que ese sueño del tiempo, en su cantidad necesaria, se le cumpla, así lo seguimos leyendo acá!
Abrazo grande