19 octubre 2010

La mentira del progresismo



¿El mundo de verdad progresa?
Si es así, digamos, ¿alguien me puede explicar como se siguen construyendo edificios, casas, mansiones y cientos de miles de viviendas del Plan Federal con los caños de luz, gas y agua por dentro de las paredes?
No se rían.O sí. Riansé.
Pero seguro que todos y cada uno de ustedes han sufrido alguna vez la rotura de "una transferencia" de la ducha, la pérdida de gas "entre la entrada y el pico del escabe", ese cortocircuito que hizo saltar la térmica "vaya a saber en qué lugar" entre la caja y esa dicroica que quedaba tan monona.
O sea, y no lo pregunto en chiste: ¿no inventaron nada para arreglar esto amigos ingenieros, arquitectos, maestros mayores de obra, conductores de telescuela técnica?

Hay robots que operan del corazón a teledistancia. Hay nanotecnología para desarrollar nuevos materiales. Hay viajes al espacio y una cámara en Marte que ahora vemos "en vivo". Hay biotecnología y genética.
Pero los caños siguen yendo por adentro de las paredes y cada vez que se rompe algo, y siempre se rompe algo, hay que agarrar un formón y una masa y darle duro a la pared.

Algo está mal en el mundo. El progresismo es una mentira y no está al servicio de las mayorías.
 
El post antedicho se enmarca en la serie que inauguramos hoy: "Haciendo prueba de sciolismos". La sección también podría llegar a ser conocida como "Las cosas que le importan a la gente". Muchas gracias por su atención.

13 comentarios:

Afon dijo...

Aguante el Caño Canal!!!!

rinconete dijo...

Cuando todavía era estudiante de arquitectura, le pregunté a un profesor por qué los caños no iban por fuera, lo que facilitaría la vida de unos cuantos. Me contestó que por fuera se verían, lo que obligaría al contratista a hacer prolijamente su trabajo.

Años más tarde, un capataz a quien le recriminaba que no lograra reparar una gotera persistente, me contestó que ¨el problema es que el agua es muy finita, arquitecto¨.

El mundo no está calibrado como quisiéramos.

Chofer fantasma dijo...

Mi padre era arquitecto. Los caños de la casa en la que vivía iban por fuera, mononos, pintados de negro. Sigo pensando que es una mejor solución técnica, aunque a la mayor parte de la gente no les gusta. Una función importante de las casa es la simbólica y los caños empotrados "dan" más estándar.
Pero no es un sciolismo. El líder de la linea aire y sol acaba de poner en la ruta 6 una simpáticas camaritas que te sacan fotos por exceso de velocidad a metros luego de un absurdo cartel de reducción de velocidad máxima.
Un sciolismo sería que te cobren un impuesto al caño embutido.

Anónimo dijo...

El formón es para la madera, el cortafierro para la mapostería!

Sos de los que compran "cositos" en la ferretería?

guaio

Nieves dijo...

ahhh, por fin alguien q piensa como yo, los caños x afuera de colores, gas, luz, agua, c/u c su color, que paciencia q hay q tener cdo uno piensa q tiene la verdad

Yaya dijo...

Progreso tecnológico hay, caro y no a disposición de las mayorías, pero lo hay (mirar las discusiones sobre para qué sirve la tecnología de la gente que labura en Ciencia Tecnología y Sociedad). Lo que no hya es progreso político. Damos vuelta sobre las mismas viejas ideas; péguese una vuelta por el 18 Brumario y me dirá a qué época de la Argentina o Europa se parecen esos hechos, y solo por mencionar un libro. Cuando leo a una economista, desde Bruselas, protestar porque Moyano hace lo que hace y pone de ejemplo a Suecia y agrega que los camioneros son privilegiados -sin darse cuenta que Moyano está de un lado porque Bunge&Born está del otro- y un coro de supuestos interpretadores de la realidad terminan dandole la razón de que "lo de Moyano está mal, pero...", ahí es donde veo que el progresismo es una mentira. Acuerdo.

Pablo dijo...

Eterno reclamo: el abre fácil de las galletitas. No pueden inventar un paquete que se pueda abrir sin hacer un enchastre?

Ladislao dijo...

La respuesta es sí, hay inventos al respecto. El ser o no ser de la cuestión es funcionalidad Vs. estética. Filosóficamente podemos, y deberíamos, relacionar la estética con la ética. Pero de Agustín de Hipona para acá, pero sobre todo desde el Renacimiento y el comienzo de la Modernidad, ética y política tienen una disociación a analizar. Así que siguiendo con su línea, opto por el carril técnico: o están por dentro los caños embutidos y cuando algo falla hay que romper, o están expuestos, con más trabajo, costo, prolijidad y detalles de terminación, con lo cual pueden quedar mejor o peor pero no siempre estéticamente se pueden integrar, sumado a que juntan mugre, de esa mugre que a la clase media no le gusta que exista ni en el conurbano ni en los caños de sus paredes ni en la mesa de Mirta.
Los yanquis lo solucionaron haciendo mayoritariamente sus casas de paredes que no sean de mampostería, huecas digamos, como cierta mentalidad que nos disgusta.
Pero a los argentos las paredes 'prefabricadas' nos dan cosita, como cierta falta psicoanalítica.
Por lo cual mi solución son canales embutidos en la pared de mampostería que fueran accesibles mediante el retiro de prolijas tapas. Algo así como los canales comunicacionales del peronismo bonaerense, pero no siempre funciona eh.
POr otra parte no ladre tanto, que resulta que los caños se oxidaban y las uniones perdían porque no existía la termofusión: hoy hacer una instalación 'buena' ya no requiere usar inoxidable sino que con caños plásticos de termofusión es más rápido y seguro, incluso para instalaciones de gas. Ahora, si usted opta por abaratar en la mezcladora de la ducha es su problema hombre!. En cuanto a los desagües le recomiendo los que vienen con sello de goma, garantizados por 30 años.
Se ha demostrado, todo fluye, no importa la consistencia de lo que va por dentro, ni intencionalidades.
Saludos

PD: muy bueno lo del 'agua muy finita' de ronconete, me estoy riendo todavía.

Mendieta dijo...

rinconete: me mataste con "el agua finita".
Chofer fantasma: es verdad que "dan" más "pro" por adentro. Por eso no planteé la solución "por afuera". Imagino una, je, "Colectora".
Guaio: imperdonable lo mío. Ahora me clavo el cortafierro en el ojo por nabo. Y me encanta comprar "cositos", herramientas y, cuando pueda, tengo un "banco" para trabajar.
Nieves: por afuera no. Por adentro, pero bien controladitos.
Yaya: vio?
Pablo: se anota el reclamo. Dice daniel que con optimismo se puede abrir igual eh.
ladislao: impecable lo suyo. Muero por la falta psicoanalítica de las paredes huecas. Y si: usted tiene la solución, porque lo que hace falta es decisión y soluciones, y basta de peleas estériles que no conducen a nada, Mirtha, Susana.
Por eso, todos juntos, vamos a poner en marcha el Programa Federal de Embutición de Caños y Cañerías y Construcción de Canales con Tapas en todas las paredes de nuestra querida Patria. Porque no se trata de romper por romper. Se trata de emprolijar. (ay dio, me sale bárbaro, tengo miedo de mi mismo nene)

Anónimo dijo...

muy soviético de su parte.
Hace unos años ante una escalada de pérdidas y afines (el plomero destrozando del baño en busca de la pérdida perdida) se me ocurrió: por qué no existe un aparatito tipo rayos x que vea dónde está el problema, el tipo va rompe ahi y santo remedio.

Primo Louis dijo...

Mendieta, hay que romper las paredes con fe, con otimismo de que en el primer azulejo levantado vamos a encontrar la pinchadura del caño...

Billii dijo...

es un pico y una masa, porque el formón se usa sólo en madera (?)

Udi dijo...

Típica preocupación de clase_media_progre_porteña: las cañerías. ¡Una hora y media hablando de las cañerías! ¡Y en el país hay chicos que se mueren de hambre!
¡me tienen harto con las cañerías!
Mendieta, de onda se lo digo: así no vamos a construir el país que nos merecemos los argentinos.
Desde la C-O-N-C-H-A- abogamos por la eliminación lisa y llana de las cañerías, lujo pequeño burgués, mientras en la patria subsista un solo necesitado.