09 junio 2010

Alfonsín


Era el año 97 y ese día se presentaba “en sociedad” la Alianza por el Trabajo, la Justicia y la Educación, la unión de la UCR y el Frepaso ¿o era la presentación del IPA? Como sea, yo laburaba en los equipos de campaña del Frente Grande y ya había puteado en más grande –y perdido la discusión política junto a muchos otros compañeros- al enterarme de la flamante coalición cuando llegué al subte y lo leí en la tapa del Clarín.
Pero la anécdota es otra. El acto se hacía en el primer piso del Hotel Castelar (una nueva comprobación científica de que el tiempo es circular: en ese hotel empezó, en ese hotel Chacho dio la conferencia de prensa de su renuncia) y la mayoría de los dirigentes optaban por llegar en auto directo a la cochera y esperar el comienzo del acto en unas habitaciones convenientemente reservadas para tal fin: esperar.
Raúl Alfonsín no. Alfonsín subió por la escalera despacito y entró al salón, donde se mezclaban militantes y decenas de cámaras de televisión. Iba saludando. Encaró por un pasillo que quedaba entre las sillas y los “corralitos” de la prensa y, en un momento, lo tuve frente a frente. El tipo, quizá mecánicamente, estiró su mano derecha, yo dudé un instante e hice lo mismo mientras largaba un respetuoso e institucional ¿cómo le va, Presidente? Alfonsín sonrió, satisfecho, y me abrazó diciendo: ¡querido, que alegría volver a verte, tanto tiempo! Y siguió caminando y saludando.
Lo primero que pensé fue “que chanta, no me pudo conocer en mi puta vida”. Luego, más tarde, lo volví a pensar y me dije: “que groso. Es un animal político ¿Te imaginás cómo me hubiera puesto de orgulloso si yo hubiese sido un militante radical? ¡Alfonsín se acuerda de mí! De esa vez en que lo vi un segundo en el comité de Nazca al 900 hace seis años, y se acuerda de mí, un militante!

Bueno. Anoche, cuando terminaba el bloque que amablemente compartimos con @gabicerru,  @psirven  y Gerardo, en el programa de @monigps -diciendo parábolas sobre twitter y redes sociales-, entraba Ricardo Alfonsín al aire. Yo salía caminando y le sonreí a modo de saludo. Ricardo estiró la mano derecha y me dijo: “hola, que gusto de verte”. Yo le contesté un felicitaciones y recordé todo lo que escribí arriba.
Ojo. Ricardo, el ex Ricardito, no sólo usa los trajes del viejo. Se nota que prestó mucha atención a las lecciones de su viejo.
Y yo no puedo evitar que me caigan bien las personas que aman la política y le ponen el cuerpo.

 

15 comentarios:

Matías dijo...

Definitivamente hay una diferencia entre el alfonsinismo y el resto del radicalismo. Valen la pena.

Che alguien los grabó? Muchos no los pudimos ver y nos encantaría poder hacerlo. Si te enterás chiflá.

Aldo Ulises Jarma dijo...

¿Sabés cual es el problema Mendieta? En todo el interior tucumano, por ejemplo, varios militantes peronistas tienen anecdotas parecidas sobre Menem, otro gran saludador y animal político. ¿Y? ¿Qué garantiza eso si tan sólo lo acompañamos de retórica política?
De todas formas, entiendo lo que querés decir. Sólo que creo que esa calidez humana (bienvenida sea) es una parte de la política. Y no la más importante.
Abrazo.

Mauri K dijo...

Jajaja
que detalle Mendieta!

Anónimo dijo...

te digo que tengo miedo para el 2011, estos que solo critican y critican y que nunca hicieron nada cuando fueron gobierno son capaces de volver y ahi si que me voy del pais, si vuelven los radicales me rajo a la mierda, otra vez ver caer al pais en el 2001 , noooooooooo

Claudio dijo...

No creo que mendieta se refiera a "seguirlo" Sino que ante la impresentable oposición, ante los denarvaez del marketing, está bien enfrentarse a un POLÏTICO.
Es algo que recupera en cierta medida el radicalismo...
Y después si, podemos discutir todo lo que sigue y como siguen haciendo agua. Quien rodea a Alfonsín, y que son todos los mismos del 2001 y los mismos que apenas hace unos meses intentaron llevarse por encima el gobierno, con Morales a la cabeza.

Esos mismos tipos van a agachar la cabeza, otra vez, como ya lo hicieron, ante el priimer intento del poder económico y de mercado.

Gustavo Arballo dijo...

Yo los vi. Estuvieron muy bien ambos. Cerrutti también. Sirvén penoso. No le da la cabeza para meterse en lo que se metió, es un elefante en un bazar. La anécdota de Alfonsín padre/hijo es gloriosa.

Il Capo dijo...

Me asustó un poco la idea de que la diferencia entre un chanta y un "animal político" sólo depende del punto de vista...

El post es excelente, aunque no comparto su postura.

José Barrita de Bandoneón dijo...

Cada vez que paso por el Castelar me dan escalofríos....
Para todos los que fuimos parte de esa historia-catátrofe es un lugar casi religioso.

Compañero Mendieta, más allá del miedo que me genera la fórmula Alfonsín-Binner por su potencia electoral (sobre todo en el ballotage) que cree que va a hacer la Gorda en el 2011? Donde se mete?

Mis temores porteños no me dejan dormir.

Recuerde que con 18 puntos en la Ciudad te metés en la 2º vuelta.

Como la vez?

Saludos

Norberto dijo...

Estoy de acuerdo en la visión de un buen aprendido y con pasta para el menester político, que no es lo mismo que aún dentro de se esquema de guante de terciopelo, tener la mano de hierro y saber usarla.
Creo que hoy tiene un buen presente y un gran futuro y el deberá decidir sobre que y quienes se recuesta para concretar eso.
Por ahora sus apoyos son de barro, y del que te hace patinar, pero va a encarnar la esperanza radical, como así tambien un amplio replanteo dentro de todo el arco político, como ya podemos ver en el escalofrio que corrio por el neom...nismo federal, que se encontrarón sin posibilidades de ser la pata supuestamente peronista de Bobos, con capacidad de marcarle agenda, y forzados a competir con los K y los panradicales.
Y yo sigo sosteniendo que hoy hay tres tercios, pero no los que creen ellos, sino uno K, uno antiK y uno no tan político que va a votar según sus intereses económicos, y alli es donde se define la elección.
Abrazos

Unfor dijo...

Se te enojó la Mónica.
Mirá que fue la novia del Coti, imaginate lo brava que debe ser; ja, ja.

Notan dijo...

Y yo no puedo evitar que me caigan bien las personas que le ponen el cuerpo a lo que sea que hagan, siempre que sea lícito, je.

MB dijo...

Gracias por la anécdota. Y por entender el concepto de 'post', je. Saludos

Flavia dijo...

Una vez, cuando ya todos le echaban flit, vino a Santa Fe. Mi viejo (alfonsinista romántico) lo fue ver, dice que no eran más de 10 personas esperándolo en la puerta. Y el viejo se bajó del auto y lo primero que hizo fue eso, saludar a todos con un apretón de manos. Pura emoción para los que lo vivieron.

Y aunque es muy cierto lo que dice Aldo, también son actitudes que llegan al militante, al que reivindica la política.

leo dijo...

Chicos tengo 49 pirulos empece a militar con el fin de la dictadura c on mucha fe en el proceso democratico y alfonso se encargo de pulverizar esta fe,tribunales militares,economia de guerra a los laburantes obviamente,desagio,punto final,obediencia debida,felices pascuas,les hablo con el corazon a el establishment que lo volteo y a los que no tenian para morfar la hiper fue inimaginable para quien no la vivio,16 muertos 80 heridos, la cana practico tiro al negro en esos dias,600 presos,en la pag de canal 7 hay un documental del89 en huellas de un siglo,la verdad jamas podria reivindicar a un tipo asi abrazo.

Musgrave dijo...

Para mi hay dos tipos de políticos, los animales políticos y los que podrían ser doctores, profesores, intelectuales, gerentes, periodistas, milicos, etc.

Antes de ver que ideas tienen yo me quedo con los animales. Los demás casi siempre sólo se quedan en buenas intenciones y retorica.