05 octubre 2009

Insistencia

No viene a cuento de nada. No es de coyuntura. No tiene nada que ver con la "ley de medios".
Digamos que es un recordatorio. O, si prefieren, un auto-recordatorio.
Queremos que haya un Seguro Ciudadano Infantil. Y que se mande el proyecto al Congreso. Y que se recojan las propuestas de los partidos opositores al respecto (que las hay). Y las de la Iglesia Católica, la de los curas de las villas y la de la jerarquía, tan preocupada ella.
Y que el Congreso entero tenga que votar cómo financiarlo. Porque la clave es esta: que cada diputado y diputada de la Nación tenga que poner el gancho diciendo cómo financiar un programa así. Y ahí se van a caer varios chantas que abogan por combatir la pobreza generando un seguro ciudadano de 800$ (?) y en paralelo bajar las retenciones y al mismo tiempo coparticipar más recursos y al mismo tiempo quitar "impuestos distorsivos" y endemientras bajar el gasto público.

Listo. Era eso nomás.

17 comentarios:

Anónimo dijo...

No sólo debería discutirse de donde sale la plata, sino también cual sería el impacto inflacionario de la medida (y como atenuarla).

Alejandro D

Ana C. dijo...

¡Vaya que están ortodoxos los muchachos! El proyecto del ACyS viene con financiación incluida. Y es genial, pero dudo que le guste a Moyano.

Un ingreso universal infantil no tiene ningún impacto inflacionario, che. Nomás reparte de los ricos a los pobres y el impacto en el consumo total del aumento en el consumo de los nenes pobres debe ser mínimo.

Mauri K dijo...

Mendieta, el plan de la Oposicion es unificar todos los planes sociales para ajustarlos con la bandera del "Seguro Universal".
¡Minga que van a sugerir aumentar las retenciones!

Mendieta dijo...

Está bien Alejandro. Que se vea eso también. Que se vea todo lo que hay que ver. Pero que se haga.
AnaC: No estoy seguro que no tenga un probable impacto. Pero se deberán tomar las medidas para que no lo sea.

Andrés el Viejo dijo...

No tiene por qué tener impacto inflacionario si el aumento de la demanda de hogares pobres se compensa con cargas que disminuyan la demanda de los hogares ricos.
Impacto inflacionario al margen, lo importante es lo que se señala en la entrada: no se puede aumentar el gasto público y simultáneamente disminuir los ingresos fiscales.
Muy bueno y, aunque no sea coyuntural, muy oportuno el recordatorio.
Saludos

Luis Quijote dijo...

Adhiero al texto original, sin cuestionamientos.

"Mi voto es SÍ positivo".

Mendieta: ¡No me los deje afuera a Jorge Bergoglio y al rabino Bergman!

Anónimo dijo...

no importa q tenga impacto inflacionario. tampoco q haya déficit y se aumente el gasto público (los fantasmas que detienen acciones progresistas). q se haga.
normis

Anónimo dijo...

No entendí lo de Moyano.

Martín (Latino) dijo...

¡Están hablando de profundizzzzzarrr!

No está mal, no está mal.

Anónimo dijo...

Andrés, Ana C,

Los hogares hogares pobres demandan cosas diferentes que los hogares ricos (ustedes saben de esto mucho mas que yo, un humilde químico).

Por ejemplo, el aumento de demanda de leche, carne, ropa comprada en La Salada etc. no se compensa con ninguna reducción de ahorro ó consumo bienes/servicios suntuarios de los que debieran pagar mas impuestos para financiar este asunto.

Alejandro D

Andrés el Viejo dijo...

Alejandro:
Usted tiene toda la razón, pero lo que planteó Mendieta fue inflación. Inflación no es que suba el precio de algo que yo compro (Particulares 30, por ejemplo). Inflación es que suban todos los precios y, por lo tanto, se reduzca el valor de la moneda. Desde luego que un aumento en la demanda de leche, carne o fideos seguramente aumentará los precios de esos productos, pero eso no significa necesariamente inflación.
Saludos

Chiclana dijo...

si puede aumentar el presupuesto que se va en: subsidios al transporte, publicidad oficial, protocolo y viaticos, futbol para todos/as, ONCCA y muchas más etceteras ¿porque no podría gastarse más en eso?

Dormidano dijo...

Me gusta la propuesta de ese Seguro.
Así como primera medida mandaría al diablo un par de privilegios del sistema financiero, le metería en dirección a un sistema impositivo progresivo, le quebraría el espinazo a los chantapufis que la amarrocan acá y se la llevan allá y medio como al pasar, enduerecería las leyes contra la evasión grosa.
Y sí, se trata de poner en caja a los declamadores.

Eva Row dijo...

Mendieta, Carrió tiene la solución y la dijo hace rato, financiación con el Fondo Monetario, así nomás.

Martín (Latino) dijo...

Epa Chiclana, ¿ud. eliminaría los subsidios al transporte?
Mire lo que pasó por eliminar los subsidios en los servicios...

Luis Quijote dijo...

Los precios no aumentan porque haya más demanda; eso es especulación.

Cualquiera que fabrica un producto tiene un costo de materia prima + mano de obra + otros gastos + ganancia, y ese es el precio de venta.

Ahora bien: Si se tiene el monopolio de ese producto (o se puede pactar entre unos pocos fabricantes), el único que puede impedir los abusos es el Estado.

En nuestro país, la Ley de Entidades Financieras constituyó la base jurídica de la Reforma Financiera de 1977, de la última dictadura militar. A nivel discursivo, esta reforma se basaba en las supuestas virtudes del mercado como mecanismo asignador de recursos y fijador de precios, y condenaba la intervención estatal.

Si quien tiene una fábrica de productos A, observa que hay mayor demanda de productos B, hace los ajustes necesarios para agregarlos o cambia de rubro. Esto lo aseguro basado en mi propia experiencia, o ¿ustedes no harían lo mismo?

Si tienen una librería con poca venta y varios competidores cercanos, pero notan que en el barrio no hay ninguna carnicería... ¿Cuanto tiempo les llevaría cambiar de rubro?

Chiclana dijo...

Martín: solo la parte injustificable, ¿sabe que lo único que se conoce de los subsidios al transporte son porcentajes y montos globales?
y sobre los servicios tienen que ir sacandolos de a poco, no a lo picapiedra.
Si dejan de robar por dos años y tenés plata para los pibes pobres.