02 octubre 2009

En el bar: preparando un carnaval

El bar es como un organismo que cada día vive una vida entera. Nace a la mañana, cada mañana, y los que entran lo tratan con un cuidado casi maternal mientras piden café con leche y medialunas.Dejan las sillas acomodadas al irse, ponen TN para ver el estado del tiempo, no tiran las servilletas de papel al piso y nadie levanta demasiado la voz, no sea cosa de despertarlo.

A media mañana el bar está en plena adolescencia: los que están básicamente están al pedo, hablando cosas al pedo y, simplemente, esperando el paso de las agujas del reloj. Es cuando el Clarín ya está maltrecho y perdió sus suplementos por las distintas mesas.

Al mediodía le llega, al bar, su adultez productiva. Los mozos corren, el dueño fatiga la registradora como nunca y todos están apurados para que lleguen las albóndigas con puré que es el plato del día. La gente entra corriendo, grita el pedido desde sus mesas, morfan y el Gallego transpira como nunca. Todos corren sin preguntarse nunca el sentido de la maratón. Ahí a la tele hay que subirle el volumen.

Por la tarde el bar se enlentece y se llena de jubilados. Cortaditos que duran una hora, mesas remolonas al rayo del sol que se cuela entre los edificios de enfrente y momento de hacer balances, que ahora hay tiempo. El dueño  va preparando el pedido de mañana para los proveedores, el Gallego recuenta las propinas y se dan las primeras charlas con cierta profundidad intelectual. Defender con cuatro o con líbero y stoppers, ponele. Ahí hay un zapping entre TN y TyC.

En cambio la noche es otra cosa. El bar a la noche no tiene edad y sus habitués tampoco. El bar a la noche es el refugio para los que están fuera del tiempo y el espacio. Y si te lo sabés ganar, con respeto, persistencia y un toque de cinismo perdedor, podés ser parte de una sociedad con sutiles toques justicialistas: en esta tierra, lo mejor que tenemos somos los que estamos ahora acá.

En esa dimensión hay mezcla de melancolía, proyectos faraónicos y discusiones filosofales. A la noche, cuando la tele vuelve a estar en TN, en el bar está permitido que el amor ocupe la mejor mesa y se clave el mejor vino.

Era una noche de esas, todas diferentemente iguales, en que el Gallego pasaba el trapo por las mesas con más desgano que nunca mientras seguía relojeando -con mirada perdida y resignada- la tele que, para variar, estaba puesta en TN. En esa noche M. levantó la voz desde la mesa que daba a la ventana y dijo:

- Gallego, otra birra, que quiero decir algo.
- Servido. ¿Sobre qué nos iba a ilustrar el señor?
- No te hagás el canchero que me emperro. ¿Se dieron cuenta de que, desde hace un par de meses estamos más tristes de la habitual? ¿Y se pusieron a pensar por qué?
- “No quiero”, ladró el dueño, y un murmullo de aprobación sonó por las mesas.
- Yo tampoco quiero, contestó M., lo que yo quiero es que se nos pase. Por eso tengo una idea.

Ahí M. atrajo algo de atención y abrió una especie de desconfiada expectativa.

- Creo que tenemos que organizar un baile. Una fiesta. Música, bailongo, alegría. Dejar de mirar por un rato, apagar la tele y salir a ser protagonistas. Una especie de carnaval, como los de antes pero de ahora.Muchos cuerpos con muchas voces. Mezclarnos todos y ser uno.
- Vos estás en pedo, pibe.
- Puede ser, puede ser. Pero el viernes que viene a la nochecita puede ser un lindo día para sacudir las patas al ritmo popular. ¿La Plaza del Congreso estaría bien, no?

8 comentarios:

Primo Louis dijo...

Diviertase barato: hagase murguero aunque sea por un rato... y ley de medios para todos!

El Conurbano dijo...

¿líbero y stoppers?
yo no puedo creer que todavía exista gente que insista con eso.

Línea de 4, siempre.

Pablop dijo...

Para ponerle letra y música al post: http://www.youtube.com/watch?v=CKpg3v1UgvA

Anónimo dijo...

no venda los huevos antes que la gallina cante

raf dijo...

Che, probaron alguna vez con laburar?

Sirinivasa dijo...

Esta ya la viví Mendieta, no no no, nada de calentar patas ni qué ocho cuartos. Tempranito a la camucha, vemos unos dibujitos con la prole y al otro día, bien tarde, prendemos la radio a ver qué pasó. Y celu apagado, desde ya.

Che, y cuente a dónde está ese bar, arquetipo de bar, que la próxima vez que ande por la Babilonia lo voy a molestar al gayego.

Slds

PS: raf, laburar dijo? Si usté seguro sabe la cantidad de tipos que desarrollan gran parte de su actividad laboral en los bares!

Sebastián dijo...

Jornada de debate y formación a días del tratamiento en el senado de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual.



La Ley de medios y el impacto en la sociedad





El martes 06 de Octubre a las 18 hs en el Salón de Actos del Colegio Nacional ubicado en 1 y 49 de la ciudad de La Plata, se realizará una jornada de debate y formación bajo el titulo: Ley de medios y el impacto en la sociedad.


La misma está organizada por el Encuentro Nacional Popular Latinoamericano y tiene como objetivo central informar sobre los principales puntos del debate parlamentario y debatir sobre los escenarios y desafíos que se abrirían con la implementación de la nueva ley de medios.



En la jornada disertarán Néstor Piccone, Director de contenidos del Sistema Nacional de Medios; Walter Formento, Referente nacional Encuentro Nacional Popular y Latinoamericano; y Néstor Busso, Presidente de FARCO (Foro Argentino de Radios Comunitarias) ; todos integrantes de la Coalición por una radiodifusión democrática.



El espacio plantea a partir del trabajo en talleres debatir sobre los aspectos estructurales que componen esta nueva ley en la actual coyuntura: el rol de los Medios masivos y la formación de Opinión Política, la formación estructural y funcionamiento de los Monopolios y Oligopolios; la manipulación de la información (ocultamiento, invisibilización, deslegitimación) y los Medios Masivos de formación de opinión Política como estructura política.



Es prioridad de este encuentro debatir e informarse entre diversos sectores de la sociedad sobre la ley de medios que ya tiene media sanción en Diputados, como ejercicio que consolide el pluralismo y la democracia, cómo también un puntapié inicial para pensarnos como sociedad, esto es una de las prioridades del encuentro.

Martín (Latino) dijo...

¡Pero usté al final es el "barba" del cuento que escribí la otra vez! jaja.
Saludos.