14 diciembre 2008

Domingo antes de leer los diarios

Me acosté muy tarde siguiendo la luna y me levanté muy roto. Me duele la garganta, tengo moretones en las piernas y en la cabeza un timbal. Así que todavía no leí los editoriales ni los diarios de hoy.

Antes de hacerlo y olvidarme de lo importante, digo: muy lindo todo el paquete de medidas reactivadoras impulsado por el gobierno. Que el crédito para los taxis, que la eliminación de la tablita, que la inyección para el turismo, que la rebaja de las retenciones, que los préstamos para pymes, que el plan de obras públicas que dicen que se viene, que financiar el consumo y así.

Sí, todo muy lindo. Eso sí, dos cosas: a) ni la más mínima idea de si va a ser efectivo para afrontar la recesión; b) es “políticamente” incompleto. O sea: inyectar guita en la clase media y alta me hace acordar a las flores que le regalaba a esa chica que una vez había salido conmigo y hasta la había pasado bien pero ya estaba enamorada de otro.

Así que: aumento de jubilaciones, universalización (cómo se les ocurra, eh) de asignaciones familiares o algo así, subir los montos de los planes sociales. Algo.

Guita, aparte de palabras de amor, a la chica que nos quiere bien y es fiel.

Eso.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Creo que hay que verlo como que Cristina quiere ayudar a la industria automotriz (que no rajen gente) y ayudar a la clase media (los que compran autos) es la forma.

La clase media en este case es el medio, no el fin.

El Lurker

manolo dijo...

Compañero de aullidos.
Ud sabra entender porque copio y pego este parrafo de Artepolitica.

"Ahora hablemos los Planes de asignación universal y de la propuesta de las tarjetas magnéticas para combatir el “clientelismo”.
Yo vivo en Haedo Norte limitando con Palomar, típico barrio de clase media, más cercano a Flores que a Liners, para quienes no conozcan la zona.
¿Cuántos almacenes o “chinos” tienen posnet para pasar la tarjeta?
Si no cerro, solo el DIA de Rosales, que es parte del grupo Carrefour.
Si en un Barrio suburbano de clase media tirando a alto tenes este problema imagínate en los barrios periféricos.
Pero seamos optimistas, no importa que la distancia promedio hasta el Hipermercado sea de 20 cuadras, y si el bondi no tarda ½ hora en pasar tengas 5 o 6 cuadras hasta la parada.
Solo hay que gastarse entre $3 y $4 por viaje; pero como las compañeras se la bancan y hay que cuidar el pesito, se patean las 40 cuadras por el barro.
¿Por qué se resisten entonces a la tarjeta?
Simple, este sistema liquida al boliviano o al paraguayo dueño del almacén del barrio.
Ese que le fía la leche, el pan, o la verdura; cuando no se consiguió la changa del día.
La solución es “posnetizar” al minorista, y se puede hacer inalámbrico, la tecnología existe.
Este mismo minorista puede utilizar su tarjeta comercial en el mayorista, y aquí es donde se pude aplicar automáticamente la acreditación del IVA, sin hacer rebajas que nunca llegan al consumidor.
Si este tema lo saben todos lo territoriales, ¿me podes explicar porque se hacen los boludos los progresistas?
No quiero pensar que están entongados con los bancos y los Carrefour, principales beneficiarios de la Morfacard.
El tema es que no conocen, ni quieren conocer la realidad barrial, prefieren los papers que se generan en Acción Social.
Con el frente anti K pasa algo parecido, con la diferencia que SUS asesores económicos conocen el tongo, por eso defienden esta medida.
Además, las compañeras saben que en cualquier momento le pueden cerrar el grifo a la tarjeta, o los Hiper deciden tener solo mercadería de 1ª marca, con el aumento de gasto que esto ocasiona.
Con el boliguayo fundido no tiene quien le fíe.
¿Qué hace, sale a saquear los hiper?

Un abrazo

Pata dijo...

y mejorar la comunicacion para que las medidas impacten electoralmente en la case media.

Estuvo bueno el recital eh. Que le parecio Pablito Lescano haciendo delirar a todo ese estadio clasemediero?

Brian dijo...

Suscribo Mendieta. En artepolítica y partesdeguerra dejé alguna reflexión sobre el tema. Es como seguir dándole pruebas de amor a la mina que se garcha al vecino.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

si mendieta y que gobiernen pal interior tambien, sino como mierda vamos a hacer pa comprar un auto con los sueldos que se pagan de la general paz pa afuera. con mi mujer ganamos 4 lucas entre los dos y con dos gurises, como hago pa pagar una cuota de 1000. loco qe se acuerden del restoi del pais puta carajo

margaritas dijo...

se ve que siguiendo a la luna se tropezo!
no hay mas historias bonitas en su blog?? ni siquiera una de vacaciones?

Eva Row dijo...

MENDIETA, MANOLO:

La solución es la instalación de FERIAS FRANCAS y Mercados Municipales, como hubo hasta hace no mucho tiempo, y que todavía sobrevie en algunos lugares de la Capital, resolviendo varios problemas: uno el abastacimiento, otro la cercanía a pie de la población, el control de los precios, el trabajo de los puesteros. Los Mercados Municipales pueden ser hoy Mercados del Estado Nacional, que lleguen a la zona central de las poblaciones pobres a no más de 20 cuadras de los límites de la zona. Los negocitos del boliviano y del chino tienen que tener prioridad para acceder al alquiler de un puesto en el Mercado, y hay que ofrecer entrega a domicilio mediante un camión de reparto con heladera. Esa es una solución que hace viable la comida y el abastecimiento de la gente pobre, los aleja de los Carreffoures, y puede hacer que una tarjeta funcione como medio de pago con un solo medio electrónico puesto en una sola caja de cobros en la puerta del Mercado. Si se quiere se puede. No hace falta mucha plata. El sistema ya estuvo, fue sencillo. Necesita un predio, techado, puestos sencillos y heladeras, eso sí: heladeras. Pero nada más. Luego un régimen de limpieza diario a manguerazo limpio sobre suelo adoquinado con desagües.
Las Ferias Francas se instalaban en las ciudades, sobre una calle interna de poca circulación, interrumpiendo la circulación de vehículos de 6 a 12 y 30 horas, todos los días menos domingos. Al cerrarse diariamente la Feria, a las 13 horas, se lavaba profundamente todo el lugar y se dejaba impecable hasta el otro dia recuperándose la circulación. Los precios de los artículos de la Feria eran regulados por el Estado, controlados y llegaban al público a precios mayoristas.