27 agosto 2008

A Dos Voces es un viaje


Miércoles, 22 horas. O sea, ahora. Pongo A Dos Voces. Está Daniel Scioli hablando del narcotráfico. Escucho la voz de Bonelli, las preguntas inquisidoras del Gato Silvestre mientras tipeo. Hablan de drogas, de “recuperar a los adictos”. No logro concentrarme.

Deben ser esas novelas y cuentos que leíste allá, hace tantos años. Esas tan sesentistas que quemaron la cabeza de toda una generación. O deben ser esas que leíste más atrás aún, en plena infancia. Esas de Verne o de Salgari. Pero, sea lo que sea, el paraíso te sabe a ruta, a camino vecinal. A partida. En ese paraíso es imprescindible ir manejando un tracción trasera, un Falcon, un Chevrolet 400. Sentir como doblás cruzado a fuerza de zapatear sobre el acelerador y ver por el espejo retrovisor la nube de polvo que vas levantando.

Oia, yo estaba escuchando el programa. “Es fundamental que veamos dónde están las oportunidades, nuestras oportunidades, junto a los empresarios”. “¿Hablaron de la inflación con Bachelet?” “Combatir la inflación se logra con inversión y...”

Tenés que evitar la Panamericana. De entrada, sin peajes, todo nuevo. La clave es tener un par de paradas programadas pero ni la más puta idea de cuál es el destino final. Algo así como pasar por Paraná a comer una boga con Lucas, después por Córdoba a tomar un vino con Primo Louis y después lo que venga. Ahí revisás las gomas y cargás pilas, pero después de eso nada de planificación. La ruta es todo.

Claro, me distraje porque está la propaganda.

La ventanilla baja, la música fuerte y el cigarrillo encendido. Es de noche, la brisa te trae una primavera que asoma, la Luna siempre está.

Ahora Bonelli habla del impuesto a las ganancias, el Gato de los aportes de los laboratorios a las campañas y de las denuncias de Ocaña. Me engancho, ahora sí me engancho. Uy, no. Un diputado de la Coalición Cívica.

Ya pasaste Córdoba y, porque sí, encaraste para el norte por la 9. En Santiago ves a Polycarpo que te invita unas empanadas y te hace escuchar unas chacareras. Algo hay en esa música, en esos rasguidos, que te lleva a otro tiempo. Después seguís, hay que seguir, hay algo allá. Esperando.

Diana Conti lo cruza mal a Sebastián Cinquerrui. Me concentro por un segundo y me pregunto: ¿estos pibes pasarían la prueba de la blancura con dos días de gobierno? Porque la verdad que es bastante sencillo ser honesto cuando no tenés otra oportunidad. Algún día voy a relatar la historia de ese amigo que me contó cuando le pusieron cien lucas arriba de la mesa, ahí, billete sobre billete, sólo por hacerse el boludo. Mi amigo estaba por ser padre y vivía en un monoambiente de prestado. Adivinen qué hizo mi amigo, que no está precisamente en la Coalición Cívica en estos días.

Está amaneciendo. El sol asoma entre los cerros. Tenés que cargar nafta y ahí hay un parador, perdido en medio de la nada. Atrás del surtidor asoma la puerta de un bar. Un café estaría muy bien. Entrás y te atiende ella. Lo primero que hace es regalarte una sonrisa.

El debate Conti-Cinquerri decididamente me aburre. Y hace como tres minutos que la dupla conductora debe estar pensando en las vacaciones o, al menos, en una escapadita al Caribe. Uy, ahí se despertó el Gato.

“Porque hay días sospechosos, raros, lejanos”. Es de rulos, de pelo largo, hija de su tierra. Vuelve a sonreírte cuando te alcanza la taza y el azucarero. Sencilla, como corresponde, como esperabas: jeans y remera blanca. El sol ya salió. Quizás te quedes acá un par de días. O de años. La ruta es el paraíso.

Creo que voy a cambiar de canal.

9 comentarios:

Néstor Sbariggi dijo...

Pero compañero cambie de canal! Yo me lo perdí porque me puse a escribir no se que pero también suelo sucumbir ante ese programoide.

Y siga con esa onda "on the road" que al final es lo que perdura y no lo que cuentan en la caja boba sobre la política.

Un abrazo compañero.

cehaj dijo...

muy buena

muy buena historia en Kursiva compañero

:)

Lucas Carrasco dijo...

TN pasa, Mendieta queda.

Anónimo dijo...

Que hizo el de los 100 mil pesos?

El Lurker

Ana C. dijo...

Qué bien que le sale a usted el a dos voces, Mendieta!

A mí también me pasa mucho eso de estar en dos lados al mismo tiempo.

Lic. Baleno dijo...

Tenia un conocido que fue concejal y un dia se encontro con que habia coima para que saliera un proyecto y coima para que no saliera.
Esos son problemas filosoficos de verdad.
Obviamente (o no es tan obvio?) el problema no era aceptar o no aceptar la coima sino que quien te cree despues que no cobraste? porque si te abstenes o te vas tambien favoreces a alguien.
A lo mejor habia diferencia de precio pero eso no llegamos a averiguarlo.

MP dijo...

Yo me aguanté el debate, sin embargo. Y noté una sutileza. No sé si es cosa de práctica o que uno va prestando más atención. En todos los programas políticos de TN, los "debates" siempre guardan la misma estructura en relación a la cantidad de invitados a discutir: dos a uno, tres a dos. Siempre el oficialismo en minoría y con el agregado del saldo de los conductores, quienes siempre tienen la repregunta para el oficialista de turno y JAMÁS para el opositor. Ayer, en A dos Voces, me llamó la atención la relación uno a uno. No sólo eso, sino que los contendientes eran la verborrágica Diana Conti, cuadro duro si los hay y un cuatro de copas que parecía recién salido de la UADE. Luego de la hjabitual y previsible denuncia oportunista del lilito de turno, mientras Diana empezaba a contestar, negando la acusación, se oyó fuera de cuadro la voz de Silvestre que dijo "hay elementos objetivos, diputada", o sea, ejecutando la línea política del canal, que es tomar partido por el opositor. Pero resulta que Diana salió TAN DE PUNTA, lo cruzó tan violentamente al lilito acusándolo de un delito de acción pública que los conductores callaron súbitamente y salvo para decir "ultimos treinta segundos a cada uno" no volvieron a abrir la boca ni para bostezar. Para cuando Diana terminó de cagarlo a palos, el lilito en cuestión, había descompuesto su pinta de garquita en ciernes y se lo veía bastante aterrado. Lo mismo que los conductores. Fue algo lindo de ver. Pequeños placeres que se da uno cada tanto.
Un saludo a todos.
MP

Martin Alfie dijo...

les dejo mi blog, espero que lo visiten, aprovecho su espacio para hacer propanda, muchas gracias

http://reflexionesdeunestudiante.blogspot.com/

Martin

Primo Louis dijo...

Ya tenemos el vino preparadito por acá y unos buenos salames de colonia caroya para recibirlo Mendieta!