07 febrero 2008

A cooptar que se acaba el mundo


Me tienen podrido con la cooptación. Sí, podrido. Lo decimos sin vueltas y al solo efecto de hacer notar los artilugios del lenguaje. La cosa es así: si Kirchner “cierra”, "suma", "acuerda", "consensúa", con alguien –anteayer los movimientos sociales y los restos flotantes del Frepaso, ayer a sectores del ARI o del socialismo, anoche a Lavagna-, enseguida aparece el coro al grito de “Cooptación, cooptación!!”.

Ejemplito: "En cierta manera, a Kirchner se le supone el derecho y la legitimidad para cruzar fronteras políticas, cooptar opositores y profundizar su posición ya conocida de transversalismo, al tiempo que a Lavagna se le exigen posiciones de intemperancia y principismo acordes a quien pretende liderar posiciones de oposición", explicó la Consultora OPSM en una encuesta dada a conocer hoy y que no podemos linquear porque nos la choreamos por ahí.

Ese mismo coro veía con buenos ojos el acercamiento de Lilita con López Murphy anteayer y verán de igual modo el de la Coalición Cívica con el macrismo pasado mañana. “Porque la oposición debe unirse, fortalecerse, ofrecer una alternativa competitiva, poner un dique republicano" y sarasas así. ¿Y saben una cosa? Tienen razón. Así que muchachos de la oposición: ¿por qué no se cooptan un poquito entre todos ustedes así se pone más lindo?

Aclaración: no sólo Mendieta pierde aceleradamente lectores por la cuasi inactividad de posteo. Con artículos como éste, tan berretas, vamos camino de perder el poco prestigio que supimos conseguir. Y bue, es que este año me toca laburar más y opinar menos. Ya adelantamos en noviembre que el 2008 era para esto.

12 comentarios:

tute cabrero dijo...

1 todo de acuerdo mendieta

Primo Louis dijo...

la idea de cooptar además supone que el otro no tiene opción, le niega el lugar de sujeto. Lo atrapa entre falsas opciones para que haga lo que quiera... como si Lavagna fuera obligado, no?

Andrés el Viejo dijo...

Bueno, Mendieta, no sea intemperante. Si a la oposición no le da la cabeza para más, ¿qué le va a hacer?
Como dijo Halperín Donghi: "amo a Kirchner por sus enemigos".

Hal dijo...

¿Y por qué la oposición debería hacer algo distinto a lo que hace frente al reciente "cierre", "suma", "acuerdo" y/o "consenso" pergeñado por Kirchner?
Es muy razonable plantear el tema en términos de cooptación a fin de neutralizar los beneficios que K planea obtener de la movida.
Si se considera legítimo utilizar la centralidad del Estado para erosionar la estructuras dirigentes de la oposición y restarle competitividad al sistema, también se debería reconocer el derecho a denunciar la "cooptación" para evitar una transmutación de votos opositores en oficialistas.

Primo Louis dijo...

Si, Hal es cierto, asi es la politica. La diferencia para mi esta en la simpleza del mecanismo discursivo.

manolo dijo...

HAL
¿Qué tiene de malo la cooptación?
Como mecanismo de incorporación, es perfectamente valido y transparente.
La Dra. Carrio, coopto a Margarita de la UCR, a Patricia y Eugenia de la Alianza Macri- López Murphy.
Sobre el prejuicio de la centralidad del Estado, es ridículo, se hace desde el Oficialismo.
¿Qué seriedad puede tener una incorporación, si te avisan que acuerdan con vos, pero quedas afuera?

Si seguimos con esta tesitura se va a terminar como la SIP.
Afirma que había más Libertad de Prensa durante el Menemismo.
No quiero caer en la chicana fácil, pero lo dejan picando.
No se quejen de calentar la pava, y que el mate se lo toman otros. ;-P
Un abrazo

Hal dijo...

primo: lo importante es que el mecanismo discursivo sirva a los fines perseguidos, una mayor complejidad no es sinónimo de mayor efectividad. A mi modo de ver, las críticas dirigidas desde la CC al acuerdo entre Kirchner y Lavagna han sido muy útiles para presentar el hecho como una nueva borocoteada y alentar el malestar entre los votantes del Pálido.

Manolo: ¿quién hablo de maldad? Dije que si la "incorporación" es legítima, la crítica también lo es. Es más, este episodio sólo ha generado satisfacción en las filas de la Coalición y está claro que el discurso indignado no es otra cosa que una impostura para avanzar sobre ese electorado y aquellas estructuras que han quedado huérfanos.
Ahora, no es lo mismo intentar cooptar desde el Estado que desde el llano. Los recursos (y no me refiero sólo a los económicos) y la capacidad de maniobra del oficialismo son infinitamente mayores que los de sus opositores. De igual manera, una cooptación desde el Estado habla de una relación de subordinación, nunca de un acuerdo entre iguales. Carrió está obligada a una negociación constante con Margarita y a reconocerle significativos márgenes de autonomía. Lavagna, en cambio, queda bastante más acotado en sus posibilidades.
En cualquier caso, lo importante es establecer si la política sistemática de sacarle fichas a la oposición no deviene en una reducción alarmante de competitividad en el funcionamiento del orden democrático.

manolo dijo...

HAL
Tu respuesta sobre la autonomia y dependencia; virtual, territorial o fiscal; le da un giro importante.
¿Margarita es mas autonoma que los 8?, ¿porque ella tiene inserción territorial y los otros no?
¿Lo territorial equilibra lo mediático y virtual?
¿La dependencia fiscal, es igual en todos los casos?
Binner y Fabiana, ¿son más autónomos que Lavagna?
¿Han sido cooptados por K, a causa de su dependencia financiera?
¿Su manejo “prudente”, es traición, dependencia, o necesidad?
¿Es valido, en nombre de la Republica, romper todos los puentes, o estupidez?
¿La Oposición realmente existente, la CC, tiene el complejo de Chacho?
Miedo escénico a Administrar.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Tras leer el post, lo primero que hice fue acudir al diccionario.

Cooptar: Cubrir vacantes producidas en una sociedad o corporación mediante el voto de sus integrantes.

Justo arriba encontré una palabra que también aporta a este debate: "coopositor" (persona que con otra u otras concurre a una oposición).

A ver, respecto al primer término descripto, creo que lo que representa el mismo en el contexto político actual, sí tiene que ver con el cubrir vacantes pero no coincide en el método de elección. Al mismo tiempo, falta un detalle clave: que en la actualidad se lo relaciona con reclutar personas/dirigentes de otros espacios políticos. Por eso, yendo a la praxis kirchnerista, la definición de cooptación deja algunas aristas de lado de por sí importantes. Lo cual, en el ambiente político, periodístico e inclusive de la opinión pública no se nota ya que implícitamente, existe otra definición de "cooptación", que estemos de acuerdo o no, se ha institucionalizado como "cambiar voluntades de alguien que estaba del otro lado de la red a cambio de un poder político "relativo" y un poder ecónomico "concreto" (llámense sueldos por cargos, obra pública, etc.). Desde ese concepto no académico pero sí actualizado formo mi punto de vista sobre el cooptador y el cooptado.

Los casos que señala Mendieta en el post conjuntamente a los que marca Manolo aquí arriba corren el riesgo de confundir "cooptación" con "alianzas (no meramente electorales). E inclusive pueden terminar poniendo en duda una acción clave en la política, que es la "negociación" y a la cual creo que la mayoría de los que debatimos aquí debemos considerar como importante y positiva. Entonces, para no mezclar, lo mejor en estos casos es individualizar cada hecho dentro de un contexto histórico, obviamente.

Entonces, está mal que algunos ex aristas se hayan sumado al proyecto oficialista?? No por el hecho en sí mismo, pero sí cuando más de uno formó parte de investigaciones sobre el patrimonio de K, los fondos de campaña o tildó de neoliberal a su actual jefe, como Alberto Fernández.

Con los socialistas bonaerenses pasa lo mismo. Basta ver la opinión de Jorge Rivas en Octubre de 2005 y en Octubre de 2007 y de quiénes fue acompañado en la lista de diputados de Provincia (cargo que encima no asumió y esto va más allá del ataque que sufrió porque sigue siendo Vicejefe de Gabiente) como para dudar acerca de las razones de tamaño cambio de pensamiento en tan poco tiempo.

Lo de los radicales K también despierta sospechas. En especial de su Capitán, Cleto Cobos, quien pasó de apoyar al Bulldog en 2003 a ser vice de Cris.

Y lo de Lavagna, sin palabras. Una persona que sólo perdio su palidez y se horrorizó ante las Valijas, Skanska, cartelización, Indec e inflación, Superpoderes, etc, que termine sacándose fotos con él cuando tres millones de personas pensaron que era una alternativa a ese poder reinante no merece quizás el término "cooptado" en cualquiera de sus versiones, sino el de "comprado" (ni siquiera Vendido).

Cooptados también fueron los intendentes del conurbano que pertenecían a la tropa duhaldista, así como los senadores y diputados duhaldistas (excepto chiche, je) que fueron electos en 2005 también como una alternativa distinta a los Kirchner (Ej: Díaz Bancalari, "Cuto" Moreno).

Compañeros blogueros, eso no es negociar, eso no es construir en el disenso. Por eso de mi parte repudio todos estos ejemplos. Pero a no confundirse. También repudiaría todo lo que bien remarca Mendieta y tan sueltamente puedan llegar a pedir La Nación, Grondona, Julio Blanck, entre otros, que es una futura alianza entre la CC y PRO. Eso no es reestructurar el escenario político. Tampoco lo es lo de Lavagna y K. Porque Carrió, antes que Kirchner, solicitó la destitución de Nazareno como integrante de la Corte Suprema. El mismo juez que le salvó las papas del fuego a Maurice en una complicanda causa por contrabando. Entonces, una hipotética alianza entre esos dos líderes políticos no me daría más que asco. El mismo asco que me dio la tapa del domingo de Clarín. Está en nosotros formar nuestra propia opinión, con argumentos, o tirar al boleo al estilo analista de Clarín o LN, o peor aún, usar este último estilo según el personaje político en cuestión.

Un saludo a los coopositores, a los cooficialistas y a algún cooptado si anda por acá, je.

Seba.

PD: Manolo, comparar la llegada de Stolbizer o Bullrich a la CC con todos los acuerdos que marqué recién carece de argumentaciones. Tal vez Ud. las tenga y no las haya mencionado antes. En ese caso, estoy dispuesto a oirlas y analizar si se trata más de una negociación con cuestiones positivas de ambos lados o de una cooptación y todo lo que eso significa para el contexto actual.

Anónimo dijo...

Bien Mendieta lejos de bajar sigue sumando puntos en la regla de la medición, como dicen por ahí. Esta bien tratar este tema y la profundidad del mismo acompaña su post. Su prestigio está en alza.
Abrazo
Erik

Faco dijo...

A ver si entendí (y si no, es lo que pienso):

¿Quién es el culpable de un soborno, el sobornador o el sobornado? El debate sería largo, pero tiendo a creer que el sobornador sólo tiene dinero, una postura que no le otorga responsabilidad especial alguna. Mientras que el sobornado tiene algo por cuya preservación, a grosso modo, se le paga. Recibir un pago para hacer lo opuesto es negar su razón de ser.

Ignoren lo antedicho. El gobierno está en todo su derecho de buscar ampliar su espacio para mantener su armado. Es casi una de sus funciones. No veo nada de malo en que un ex-presidente, parte del actual gobierno, busque el apoyo de quien fuera su ministro.

El problema lo tendría el ex-ministro, si se hubiera presentado como una alternativa franca, verdadera, abierta y ferózmente opositora a dicho gobierno. Y no sé que esperaba el electorado de Lavagna, pero su discurso en términos de oposición era más bien tibio. ¿Para qué le "pagaron", los votantes? ¿Para que esté siempre al pie del cañón de excrementos, presto a dispararle al Gobierno, y ser una alternativa electoral con alguna posibilidad de ballotage? No, esos votaron a la genia de Lilita. ¿Votaron acaso por una alternativa más liberal, más "cívica", si cabe, al actual modelo de acumulación de capitales pero con "revalorización o respeto por las instituciones democráticas"? En definitiva, ¿votaron por un progresismo blanco o liberal que sostenga el 3 a 1? No lo sé, habría que preguntarles, pero parece que eso es lo que obtuvieron, y si vamos al caso, nada de eso es incompatible con el pacto. Dice hoy La Nación que Lavagna entregó un escrito a Kirchner antes del acuerdo, en el cual... ¿qué reclama?

1)"mejora institucional"
2)"reequilibrio de la influencia de los tres poderes"
3)federalización y 4)coparticipación y siguen las firmas.

Entonces, no jodamos, muchachos. No votaron a Ronald Reagan. Lavagna nunca fue una alternativa diametralmente opuesta al gobierno. A lo sumo fue lo que describí, un traje formal para que quede más lindo el 3 a 1 con soja. El pataleo que ahora presentan es tan irracional como si yo me quejara porque Pino Solanas, a quien voté, se fue a tomar un feca con Nestor para charlar de energía. Vamos.

Hal dijo...

Salvo a los radicales aliados de Lasaña, no veo a nadie pataleando por este acuerdo. Lo que existe es un discurso impugnador que busca capitalizar el descontento que esto puede generar entre los votantes del Pálido. O sea, no hay nada de irracional en las respuestas brindadas.
Y que Lasaña sea un tibio no implica que su prédica de campaña no tuviera argumentos muy fuertes contra el gobierno, desde denuncias por la carterización de la obra pública hasta críticas por el alineamiento con Hugo Chávez, pasando por la política de DDHH. No creo que estos datos fueran desconocidos para quienes acompañaron electoralmente al ex ministro.