14 noviembre 2007

Nuevo Gabinete: tratando de hablar de otra cosa


Todavía estamos un poco alicaídos con nuestro paupérrimo desempeño en los vaticinios gabineteriles. Sólo nos consuela el hecho de ver cómo la infinidad de notas periodísticas que, a diestra y siniestra, fueron apareciendo en estos días sobre el tema no anduvieron mucho mejor que nosotros. Acertamos sólo 5 de 12, un 40%, o 4 sobre 10, así que aprobamos como gran parte de nuestras calificaciones universitarias. Cuatrerismo, bah.

Ahora se vienen días de análisis. Con esa propensión tan argentina de opinar una vez que la chapa está puesta y, al mismo tiempo, elucubrar una serie interminable de conspiraciones, operaciones de tal sobre cual, balances de quiénes ganaron terreno y quiénes perdieron. Etcétera. Algo casi tan interesante como los reportajes que les hacen a los jugadores en pleno túnel una vez terminados los partidos. Lindo para terminar el domingo, pero insuficiente para saber quién va a ganar el campeonato.

Mendieta se resiste a entrar en esa. Algunos de los nombrados le resultan simpáticos, otros no y otros desconocidos. Para empezar, y con la poquísima data que hay, le parece auspicioso la creación del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva (creo que se llama así). Por el momento evitaré la tentación de dar mi impresión sobre los designados, en especial de los nuevos que entran.

Pongo como excusa y mascarón de proa el siguiente textual de una de las últimas entrevistas que diera Silvia Bleichmar (Revista Caras y Caretas -Septiembre 2007): “La mezcla de cinismo e ingenuidad de nuestra ciudadanía es impactante. El argentino tiene algo de histérico, dispuesto a comprar cualquier ilusión que le vendan y al mismo tiempo profundamente avergonzado de su credulidad”. (Paréntesis: ¿Se referiría a los argentinos en general o a nosotros los porteños? Cierro).

Como Mendieta no se avergüenza de ser crédulo (y se resiste a asumirse como cínico a pesar de los consejos de su analista de medios) sólo va a opinar de los futuros ministros cuando asuman como tales y comiencen a ejecutar sus planes de gobierno (si es que los tuviesen). Primero, porque creo que hay que ir rescatando el “hacer” política (o “gestión”, u “oposición”) sobre el “opinar de”.

Somos un país sobre-opinado y sub-ejecutado. Y sub-pensado. Y sub-debatido. Y sub-planificado. Y sub-serio (ya me veo venir al ataque a unos cuantos tirándome por la supuesta contradicción entre mi crítica simpatía por el oficialismo y estas opiniones. Vengan, nomás).

Segundo, porque me importa mucho más discutir de proyectos que de nombres.
Y, tercero y principal, porque en la cancha se ven los pingos.

Autor de la foto aquí.

13 comentarios:

Lic. Baleno dijo...

Sobreopinado y subejecutado. Algo de eso hay.
Coincidio que hay cierta histeria. Un tipo que toma decisiones como Kirchner resulta irritante (autoritario) en capital, un tipo que consultara mucho cada vez que tiene que decidir algo nos pareceria un irresoluto.

Martín dijo...

Muy bueno el no-análisis, Mendieta.

Gerardo Fernández dijo...

lic.baleno: Muy bueno esto que vocé escribe:

"Un tipo que toma decisiones como Kirchner resulta irritante (autoritario)"

Este es uno de los motivos que me arriman al fogón de la Rosada.

Mendieta: Sus ladridos suenan como música en mis oídos.

Néstor Sbariggi dijo...

Muy buen análisis Mendieta. Uno trata de salir de la histeria general justamente analizando. Quizás no se pueda analizar a un gabinete que aún no gobierna pero si hay algo que me queda claro es que los Kirchner le han dicho al país y a la oposición principalmente empezando por una que ganaron las elecciones. El resto es pura cháchara.

Saludos

Musgrave dijo...

Mendieta, al ministro de CyT Lino B. lo escuché hace poco en el homenaje que le hicieron a Chudnovsky en el mecon. Me pareció super piola hace años que maneja la Agencia de CyT.

Anónimo dijo...

jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaj...muy bueno lo suyo....

Andrés dijo...

No hay que hacerse problema con las pifiadas. Sino mire la tapa del gran diario argentino de hoy, que habla de sorpresa en Economía para disimular que no la pegaron.

"Somos un país sobre-opinado y sub-ejecutado". Muy buena esa. Cien por ciento de acuerdo. Anoche lo escuchaba a Melconian hablando de los "problemas" que debe enfrentar Lousteau y pensaba lo mismo.

Saludos

Lucas Carrasco dijo...

Mendieta: esta vez noe stoy de acuerdo (me parece que lo que ud dice, siempre tan biene scrito, es sólo posible en tanto hay muchod e continuidad).
Imagínese que nombraban a Blejer en economía, Moreno en vez de De Vido, y, para bolacear, el Chueco Masón a Interior.
Ahí sí que íbamos a opinar, no?
Un abrazo.

Lucas Carrasco dijo...

Y otra cosa (me acosté tarde y estoy contrera):
¿sería lindo un país poco opinado?
¿No es medio, se lo digo nomás, elitista, decir que está sobre opinado y sub pensado?

Jeje, qué le digan elitista a Mendieta es el colmo!!!

Mendieta dijo...

A los que están de acuerdo, están de acuerdo.
Lucas: Si nombraban a Blejer sí. Con Mazzón,ganador de Mendoza, no me meto. No digo que sea lindo un país poco opinado,simplemente aspiro a opiniones más fundadas y menos atadas al inmediatismo mediático. Quizás lo correcto de mi parte hubiera sido "mejor opinado",pero eso sonaba a soberbio. Cosa que me han dicho algunas veces. Ahora..."elitista" es nuevo. Me gusta: el elitismo intelectual de un populista político. Lo voy a usar.
Abrazo, y me gusta que polemice.

Mendieta dijo...

Me olvidaba, anónimo: dónde están los chistes. Convide risas.

El Troll dijo...

Gerardo Fernandez...eso de "sus ladridos son música en mis oídos"suena bien, pero bien puto.

Mendieta dijo...

Uy, Gerardo! Nos descubrieron...