04 septiembre 2013

Al que nunca sembró

AL QUE NUNCA SEMBRÓ


Al que nunca sembró

lo maldice la tierra.
El que nunca sembró
sera polvo, no tierra.
.......Mi mano no sembró.


Marina Tsvetaieva (1892-1941)

Esta semana. Pasó esta semana en los cajones que armamos para los almácigos. Los cajones fueron pedidos cordialmente al verdulero. Y con clavos brillantes se reforzaron las bases y se clausuraron las aberturas por donde no debía escaparse la tierra.

Después los rellanamos, sin olvidar la base de leca,  y sembramos seis hileras: lechuga, acelga, tomate, pimiento, apio y albahaca. Y desde ese día se riegan los cajones a la mañana y a la noche. 

Esta semana, decía, pasó. 

Primero asomaron las lechugas. Tienen dos hojitas muy tiernas y en muchos de los brotes todavía puede verse sobre el verde de una de ellas una parte de la semilla. Después, ayer, brotaron las acelgas. Estas tienen también dos hojas, pero alargadas y finitas. 

También parece asomar un tomate y varias albahacas minúsculas, que en vez de hojas parecen ser alitas verdes. Del apio y el pimiento no tenemos, todavía, noticias. 

Y ya preparamos el cantero para trasplantar todo eso de acá a un mes, más o menos. Del otro lado, el malvón está enorme, las calas bien, la azalea a punto de explotar y el pino sigue muerto. 

Cada uno conecta con la vida como puede. Hasta que seamos tierra. 


16 comentarios:

Alcides Acevedo dijo...

Excelente, la primera vez que hacés algo útil en la vida ¿viste qué distinto a ser empleado público?
La dignidad de producir algo con las propias manos, espero que eso te haga reflexionar... ¿o el cuento es una metáfora para decir que te pasás al Massismo?

Anónimo dijo...

Los empleados publicos tambien pueden sembrar Alcides. Usted tambien podria si sirviera para algo

Mendieta dijo...

Alcides: vos no sabés la pena que me das. En serio. Cada agresión tuya, cada boludez que me escribís, en vez de hacerme enojar, hace que crezca en mí un sentimiento de compasión hacia tu alma. Debés ser una persona muy infeliz y muy triste Alcides.

PD: sembramos desde que llenamos las bañeras de tierra para plantar ahí Alcides. Lo hicimos justo después de levantar el parquet para hacer asado y justo antes de comernos un bebé al horno. Abrazo.

Anónimo dijo...

Leer algunos comentarios me da alcidez

Anónimo dijo...

El ciclo de la vida...precioso.Andrea

Mariano T. dijo...

Es la hermosa sensacion de generar, ver crecer y manipular seres vivos.
Es la manera mas palpable y directa de producir.

Comandante Cansado dijo...

Mnedieta: por favor modere comentarios. No por usted, por los lectores. Gracias, abrazo.

Mariano Sueiro dijo...

El fin de semana con la petisa de 3 años, sacamos el (pequeño) morronsito que la planta como pudo dió en la maceta que lo plantamos (Tenemos un balcón mínimo). La carita de emoción que tenía me la guardo para el resto de mi vida!!

Anónimo dijo...

Tratando de terciar:

El problema no son los comentarios, los comentarios son expresiones (escritas o verbales) de nuestro pensamiento.

Y van dos reflexiones sobre esto ultimo.
1. Queremos moderar lo que pensamos ?
2. Alguien se pregunto, porque pensamos lo que pensamos ?
tan lejos de la realidad esta el que piensa como para ser censurado, aun en su pensamiento ?

El pais vive horas intensas y si quienes lo llevaron hasta aqui durante mas de una decada pretenden dedicarse a criar almacigos y hacer como si aqui no hubiera pasado nada, creo que pueden estar cometiendo un error, tambien.

Politico Aficionado dijo...

Nadie puede moderar lo que Ud piensa, estimado Anónimo. Pero tal vez sería bueno que se fuera a defecar a otro lado.

Anónimo dijo...

Quien deberia irse a "defecar a otro lado" ?

Yo ?

el Sr Alcides Acevedo ?

Ambos ?

me gustaria que lo aclarara.

jfc dijo...

Tenga cuidado que para 2015, el sonriente mascarita le va a decomisar los cultivos no certificados, parece, ahora anda diciendo que el "campo" tiene un pie sobre la cabeza, asi no se puede producir en paz, por ahí quiere firmar un tlc, quien le dice.

Anónimo dijo...

La autora del poema, leo, pasó muchos años exiliada, y de vuelta a Rusia en 1941 parte de su familia fue asesinada. Murió muy pobre y su obra completa aún no ha sido publicada. En el poema ella se presenta como "maldita", ya que nunca sembró; en ese gesto hay tal vez más potencia que en el reconocimiento positivo de méritos.

Daniel

Anónimo dijo...

La pampa argentina es muy rica en minerales.De todos modos, no debiéramos despreciar la posibilidad de aportarle alcides en cantidad para abonar nuestras llanuras cansadas, como alguna vez dijo el gran Leopoldo Marechal.Vamos con la albahaca a full.

Anónimo dijo...

gracias mendieta

Leila dijo...

"El que nunca sembró, el que nunca sembró, el que nunca sembró..." queda resonando en la oreja como un eco, como una advertencia.
El relato de la vida que nace de las manos en la tierra nos roba una sonrisa para no irnos con la advertencia solita, venga la esperanza.
Gracias Mendieta.
Leila