20 junio 2012

La Nación: dime de quién desconfiar

El título y la bajada son estas:


La discusión por Malvinas

Duro cruce entre Cameron y Cristina

El premier británico le pidió que respete el referéndum de los isleños, y la Presidenta le reclamó que cumpla las resoluciones de la ONU
Por Mariano Obarrio  | LA NACION

Y la nota (completa acá) empieza así: 

"Resultó por demás tensa para Cristina Kirchner la Cumbre del G-20 , que terminó ayer aquí. El primer ministro británico, David Cameron, le exigió en persona a la Presidenta que "respetara el referéndum" convocado la semana pasada por los habitantes de las islas Malvinas para pronunciarse sobre su estatus político. Luego declaró a la prensa internacional que eso servirá para "que muchos países que aceptaron la propaganda argentina le den una nueva mirada al tema".
Cristina Kirchner sólo ordenó informar a la prensa que ella le replicó a Cameron que es el Reino Unido el que "debe respetar las 40 resoluciones de las Naciones Unidas (ONU), que ordena que Gran Bretaña acepte iniciar el diálogo sobre la soberanía sobre las islas Malvinas". Y que le ofreció un sobre con copias de esas resoluciones -al que se referiría en el plenario-, pero Cameron se negó a recibirlo y se dio media vuelta y se retiró a su banca, cerrando así el inusual cruce personal por el tema Malvinas".
O sea, repasemos: 
- el primer ministro británico "le exigió en persona" a CFK.
- CFO "sólo ordenó informar a la prensa que ella replicó".
Uno hizo tal cosa, no se lo pone en duda, no se desconfía. La otra "ordenó informar a la prensa" que hizo. O sea: capaz ordenó informar eso, pero capaz en verdad hizo otra cosa. O sea: dudamos. Ponemos en cuestión. 
Nada. Eso. Un saludo a Obarrio, que viene remando para ganar medallas mitristas con un esfuerzo digno de mejores causas.