06 febrero 2012

El cántaro y las fuentes

Leemos y prestamos atención a las fuentes (para los vagos las resaltamos en rojo):


La tensión por el ajuste / Como anunciar medidas impopulares

El Gobierno redefine el discurso oficial

La Presidenta ordenó diseñar una nueva estrategia de comunicación para diluir el impacto de la "sintonía fina" en la población
Por Mariano Obarrio  | LA NACION

Para enfrentar el nuevo escenario, marcado por los ajustes en la economía, la eliminación de subsidios y la fijación de pautas salariales más acotadas, entre otras medidas, la presidenta Cristina Kirchner ordenó diseñar una nueva estrategia de comunicación. La intención es instalar la idea de que dirige realmente una "sintonía fina" del modelo y no un mero ajuste liberal como denunció el jefe de la CGT, Hugo Moyano.
El jueves último, Moyano puso el dedo en la llaga, al comparar la "sintonía fina" con los ajustes fiscales del ex presidente Carlos Menem. Eso es, justamente, lo que el Gobierno teme que se instale en la sociedad.
Según confiaron a LA NACION fuentes oficiales, el nuevo discurso consiste, por un lado, en distribuir las culpas del ajuste fuera del Gobierno: petroleras, como YPF, bancos, medios de prensa, sindicatos, los gerentes que cobran sueldos elevados, los ricos que pagan luz, gas y agua con subsidios, y próximamente, quizás, empresarios del transporte o de servicios públicos como la luz y el gas.
"La sintonía fina es un ajuste, pero no de la envergadura del de Menem. Necesita de culpables poderosos e identificables", confió un funcionario del Gobierno.
También se instalará que la disminución del poder adquisitivo pasará más por los sectores de mayores recursos que por los desprotegidos.
Para justificar los recortes, la Presidenta exige ideas y argumentos a sus ministros.
No obstante, una particularidad no ayuda al relato. Las medidas aplicadas para la "sintonía fina" son de fuerte contenido técnico en la microeconomía. Por su complejidad, no son fáciles de comunicar ni de entender para el gran público.
"Ello hace caer en ambivalencias, ambigüedades y contradicciones que hay que justificar. Incluso, tenemos problemas con los medios de prensa propios. Ahora Clarín puede titular que Moyano nos compara con Menem y dice la verdad. ¿Pero cómo lo publicamos en nuestros diarios?", confió a LA NACION otro alto funcionario que conoce la intimidad presidencial.

ELOGIOS Y CRÍTICAS

En diciembre, la Presidenta aplicó un discurso favorable a los empresarios para la inversión, pero ahora los ataca y los culpa por la falta de inversión y la suba de precios.
El objetivo del Gobierno es instalar la idea de que el ajuste no recaerá en los sectores vulnerables y que los enemigos son los sectores poderosos y sus "avivadas".
Un ejemplo de la estrategia oficial es YPF. "Ningún funcionario dice que hay voluntad política real de reestatizar la petrolera, pero esa versión se hace correr para presionar a la empresa, para que reinvierta sus utilidades, aumente la producción y se evite, así, el déficit comercial energético", reveló un funcionario de peso a LA NACION.
En esa línea de pensamiento, por ejemplo, la Argentina le debe miles de millones de dólares a la Venezuela de Hugo Chávez por el gas y el petróleo importado. ¿Podría ingresar la petrolera bolivariana Pdvsa en algún negocio energético en el país a cambio de esa deuda? Silencio oficial.
"El Gobierno pasó de tener un discurso de política global, lineal y simple a uno mucho más complejo, contradictorio, ambivalente, porque las medidas son muy puntuales y muy micro", señaló a LA NACION un allegado a la Presidencia, involucrado en el diseño de las políticas. Hay certeza de que el gran público no puede seguir fácilmente el hilo de los subsidios o beneficios impositivos que el Gobierno elimina o reduce.
"La sintonía fina es un giro a lo técnico, una intervención técnica del Estado en la microeconomía muy específica", explicó otro funcionario. El ejemplo más claro es la comisión interministerial que conformó Cristina Kirchner con los ministerios de Industria y Economía para mirar de cerca la productividad, los costos, los subsidios, la presión impositiva y la rentabilidad de las empresas. El objetivo oficial es tener un sustento técnico para fijar los aumentos de salarios en las próximas paritarias.
Uno de los temores que acechan al Gobierno es que el ajuste se aplica en el preciso momento de máxima tensión con la CGT y con su jefe, Hugo Moyano. Nadie sabe cómo saldrá el experimento. Pero lo asumen riesgoso.
Otro flanco que vislumbran en la Casa Rosada son las contradicciones. Por caso, se eliminan subsidios al combustible y al transporte, pero se subsidiaran las transmisiones televisivas del TC. Se anunció que el SUBE evitará los aumentos en la tarifa de transporte, pero en pocos meses se segmentarán los valores con fuertes subas. "Esa será la sintonía fina", se dijo.
De todos modos, en la Casa Rosada descuentan que el ajuste no tendrá la magnitud de los que aplicaron Menem o el ex presidente Fernando de la Rúa. Pero hay que justificarlo.
REPASAMOS:
1- "fuentes oficiales"
2- "un funcionario del gobierno"
3- "otro alto funcionario que conoce la intimidad presidencial"!!!!!
4- "un funcionario de peso"
5- "otro funcionario"
6- "se dijo". (esta me mata, "se dijo")
Maravilloso. Notón. Seis (6) fuentes diferentes. Muy serio todo. 
Capaz alguien tiene este Manual de Estilo de La Nación y me puede chusmear si dice algo acerca del "uso de las fuentes". 


re

4 comentarios:

gato d dijo...

Ponele que fuera cierto, que exista el funcionario K que se encuentra en la cabeza de Obarrio: Un tipo malo y perverso que se asume contradictorio, que sabe que va a hacer un ajuste que va a cagar a sus votantes. En ese caso además de ser un atorrante hijo de puta, el funcionario fruto de la fantasía obarrista ¡¡va y se lo cuenta todo justamente a él!!, a Obarrio, el paladín implacable que persigue a los malos kirchneristas? O sea además de alto garca es alto boludo el funcionario imaginario.

el del sur dijo...

Es lo más parecido a "le pasó a un amigo de un amigo", nada de eso, te pasó a vos y hacete cargo. No hay fuentes ni funcionario, hay construcción de un "relato" en la mente del "periodista" que escribe, en este caso. El funcionario es él o querría serlo (jeje!!!)
DFT
#ojotaynobuk

Anónimo dijo...

Excelente, Mendieta.

Politico Aficionado dijo...

No será el emplado del mes pero viene haciendo méritos.