01 noviembre 2011

Jugar con fuego

La sospecha indica que el revoleo armado alrededor del temita "dólar" superpone dos densidades, que no por superpuestas son imposibles de diseccionar:
 a)Aquella que podemos condensar en una pregunta sencillita: ¿el valor del dólar está, efectivamente, retrasado? Aquí, convengamos, que de ser así, podemos enhebrar una serie de actores sociales que pueden  articular sus demandas múltiples y particulares detrás de la movida devaluatoria (¿les dije que hoy en Encuentro vi el programita de Lacló?): exportadores, bancos, grandes tenedores de tarasca en verdes en el exterior, etc. Digamos que se puede discutir el valor del dólar, si el peso está sobrevaluado y esas cosas que les gusta debatir a los economistas. Pero no deja de ser, la discusión, algo que tiene raíces concretas. Así que, bueno, aceptamos el bolonqui y nos disponemos a tratar de entender.
b) La otra, a la cual podemos nominar, elegantemente, "los recontra calientes con el resultado del domingo de elecciones" y que, aunque a veces son los mismos y a veces no con los factores económicos descritos superficialmente en el apartado anterior, tiene como único fin y objetivo que todo se vaya al carajo. Estos tienen como voceros a los mismos que hasta antes de ayer (o mejor dicho, hasta antes de las elecciones) estaban muy preocupados por el futuro institucional de la República. Los mismos, claro, que ayer (es decir, el día después de los comicios) dijeron que el triunfo de Cristina era producto de la "bonanza económica". No sé, ponele un Joaquín, un Bonelliz.
A estos les decimos: se equivocan. El kirchnerismo es impredecible. Y así como ayer te clavaron una reso que limita la compra de moneda extranjera a cualquiera que no deba un puto monotributo, mañana, puesto contra las cuerdas, te saca una especie de IAPI por decreto y andá a llorar a la Iglesia.
Son jodidos estos pibes cuando los quieren apretar. Así que no jodan y no digan que no les avisé.

4 comentarios:

@tilio ® dijo...

No Abe. No subestimes a estos turros. Esto tiene que ver con el pedido de audiencia de Obama. Es una demostración de fuerzas de los que nunca pulsean, a no ser que sea necesario.
Para apretarte, primero te ablandan.
En un futuro cercano vamos a saber quién realmente está de este lado.
Y va a haber sorpresas.
Creo que van a venir tiempos difíciles.
Un abrazo.

desvinchado dijo...

hay que fumarse a las cerealeras

Eduardo dijo...

Si. Pero el problema es creer que los miles de millones de dolares que se fugaron, corresponden a monotributistas con deuda en la AFIP.

Musgrave dijo...

Las dos densidades existen. El gran peligro es que si sólo nos concentramos en la 2da, vamos a reproducir la dinámica del caso indec y cuando sea estrictamente necesario mover el tipo de cambio tendremos el problema de aquellos que no querran dar el brazo a torcer a la corpo y ademas la reacción de la corpo mostrando todo como una victoria.