02 octubre 2011

Todo mal, todo Buenos Aires Negro

Hace un par de años, una noche que andaba para atrás, posteé esto y me fui a verlos al IMPA pero no llegué porque me perdí en el camino.

A Peche lo conocí militando. Y después ya no creía, como los seres sensibles, demasiado en nada.
Después, mucho después, nos reencontramos en la escuela donde su hijo y mi hija iban al Jardín. Peche limpiaba vidrios cuando andaba en la mala. Juntaba la guita de a monedas para editar los discos. Escupía de costado.

Que recontra puta Muerte de mierda. La odio.