05 octubre 2011

Daltonismo generalizado

La detención del Pollo Sobrero termina siendo una pizza redonda de colorida paparruchada. Y dentro de ese total hay porciones que, ya cortadas, siguen siendo vergonzosas y preocupantes.
El modo de detenerlo, su incomunicación durante el fin de semana. La enorme distancia entre los dichos del juez el viernes y la resolución de ayer. El apresuramiento de algunos que, pareciera, prefirieron guiarse por los trascendidos antes que por los datos de un sumario que –no olvidar- era secreto. La labor de los investigadores policiales, que deben ser los mismos del chiste que detienen al chancho que grita “soy un zorro, soy un zorro”.
Otra vez más, la polarización en la tribuna. Si es mío lo banco, si no es nuestro es culpable. Y vale para los dos lados: para Sobrero y para Aníbal Fernández. La vida de verdad es más compleja que esa posición adolescente. (Y esto vale para oficialistas y para opositores) A ver si nos esforzamos un cachito en madurar, che.
La pretensión de algunos sectores de sacar ventaja de la situación: la CGT sacando un comunicado al menos confuso que, inevitablemente, iba a ser leído como un apriete al Gobierno. El Gobierno, o al menos sectores simpatizantes del mismo, entrando en una polémica con la CGT con los mismos modos y palabras que utilizan los sectores anti-populares, olvidando que –como al peronismo- muchas veces son criticados por sus aciertos más que por sus deméritos. Los periodistas militantes de los grandes medios, vanguardia de la oposición realmente inexistente, haciendo extraños malabarismos para pegarle el Gobierno, sin pegarle a Moyano, que salió a bancar a Sobrero, pero pegándole al sindicalismo, porque apoya al Gobierno, pero sin darle a Venegas, que también apoyó a Sobrero, pero Venegas es de Duhalde, pero también la CTA apoyó a Sobrero, pero la CTA apoya a CFK, pero entonces defendamos a la patronal ferroviaria, que es patronal, pero,  uy, son aliados del Gobierno, pero dándole duro a Aníbal, pero, pero, pero. Se marearon. Y se marearon porque las cosas no son blancas y negras. Y muchos se han vuelto monocromáticos y no ven los colores. ¿Alguien puede explicarme, sólo usando la lógica, el supuesto beneficio que pudiera obtener el gobierno nacional de todo este episodio?
Por último: la izquierda, que –como casi siempre- sigue tan daltónica como siempre. Entonces no puede comprender que en el movimiento nacional y popular hay matices, alas, fracciones, quilombos. Acostumbrados a resolver sus diferencias con rupturas, pretenden que los imitemos. Y no: no siempre se necesita romper para saldar las diferencias. Como no rompió Taiana, como no rompió el Evita, como no rompo yo.

Vamos. Ahora puteenmé tranquilos desde sus conciencias tan esclarecidas. Yo prefiero seguir caminando con mis dudas. Hasta luego. 

9 comentarios:

Anónimo dijo...

FIjate vos que telepata que hice el mismo comentario, homologando a Taiana y la insoportable levedad, del no romper. Sin daltonismo, aunque a veces vizca (cha), en la coincidencia, le saluda, la Mariana Rave(si,si, la de los dos dedos en V!)

un humilde argentino mas dijo...

si bien el post chorrea berretería progre, está bien transmitir un mensaje que insta a salir del blanco y negro purista.

ahora, una cosa es cierta. El gobierno tiene que cuidarse mucho de los sindicatos. no es acaso el objetivo de todo gobierno asegurar las condiciones para la reproduccion del capital de la forma menos cruenta posible?
el gobierno de cristina ha hecho mucho en este sentido, pero todavia le falta. hay que terminar de desarmar a los sindicatos, solo asi podemos ir en un camino de crecimiento para todos
fuerza cristina y abajo la lacra moyanista y trosca

saludos

Anónimo dijo...

Fue un chasco, una boludez de Anibal que se ve que le tiene bronca a este pibe.

celebro tu honestidad, al contrario de los idiotas que siguen hablando de opereta contra el gobierno.

Anónimo dijo...

Indoamericano, el quilombo del INADI, Sobrero... me cuesta creer que un animal politico como el cometa estos "errores".

Piotr Satanowsky dijo...

Perdónenme los prófanos, pero las declaraciones del JGM en el sentido que el juez "tiene semiplena prueba", no implican en modo alguno operacion del gobierno en un sentido u otro; simplemente es lo que dice el codigo de procedimiento penal, cuando prevé que para procesar a alguien por un delito se requiere, precisamente, semiplena prueba de la existencia del delito y de la autoría del mismo.
Dicho lo cual, cualquier jurista objetivo, ante una pregunta de porqué un juez detiene a alguien debería contestar lo que dijo Anibal, es decir, si el juez lo detuvo es porque tiene semiplena prueba de su participación;
A continuación, Sobrero presta declaracion indagatoria, que es considerada por los juristas como un acto de defensa del imputado. Resultado: el juez dispone la libertad del tipo.
A quienes se rasgan las vestiduras por los modos de la detención, por elhecho que fuera un sindcalista mas o menos conocido el detenido, les digo que cualquier hijo de vecino, imputado de un delito grave, sería detenido en la misma forma, indagado dentro de las 24 hs. y resuelta su situación en iguales plazos que en éste caso

Anónimo dijo...

Mirá, yo soy ferroaficionado, o sea, uno de esos locos que patean las vías cámara de fotos en mano para retratar las vías férreas del país. Y te diré que Sobrero tiene mucha razón en denunciar el apriete, porque el gobierno banca demasiado a TBA. Demasiado para el gusto de todos. Y te cuento que no es la mejor empresa ferroviaria, que digamos. Por algo nos tienen prohibido sacar esas fotos que te contaba, y por algo nuestra actividad (sacar fotos) a veces tiene tanta adrenalina. No es fácil para nada fotografiar el complejo ferroviario del Mercado Central por ejemplo, sin exponerte a tiros de policías pagados para evitar cualquier intromisión en asuntos "que no nos competen".
Pero como siempre algo se filtra, y con ayuda de Youtube los interesados en el tema podemos intercambiar info, acá te dejo un compilado que vengo haciendo, que muestra la realidad que el gobierno quiere tapar, por la razón que sea: http://goo.gl/c7cMW

Eduardo Castilla dijo...

Mendieta: su pregunta tiene respuesta. El gobierno viene enarbolando un discuso que condena la acción directa desde hace meses. Lo de la tendinitis de los trabajadores del subte fue parte de eso.
Acá lo que hubo fue un globo de ensayo para ver cuanto más se podía golpea y les salió el tipo por la culata. Y quién más lo iba a hacer si no era "Hannibal", el más lenguaraz y gurka de todo los muchachos K.
Ud puede seguir caminando con sus dudas y no rompe. Después, cuando las cosas se ponen feas, los que rompen son los muchachos de la derecha peronista. Ya pasó en los 70. Primero fue la guerrilla marxista y después los muchachos de la tendencia.

Anónimo dijo...

Complejo no es inescrutable. Un dirigente sindical es detenido por una causa muy poco probable (porque sin conocer a Sobrero no veo que lo que le endilgan sea compatible con las estrategias de su espacio). Un ministro que cada vez que pasa algo en el tren responsabiliza a ese espacio sindical (y a algunos improbables más) sale, durante el secreto de sumario, a decir que HAY (no que "debe haber") pruebas muy fuertes, bla, bla, bla. Un juez medio gagá, recién salido del hospital, que promete destapes irrefutables y se encuentra (¡al interrogar a los acusados!) con que la policía federal ferroviaria (ya en la mira por el caso Ferreyra) le ha presentado una albóndiga (esto siendo generosos con el juez). En el medio, se pueden catar dirigentes; los que de una salen a decir lo único que hay que decir si uno es dirigente sindical en un caso así: hay persecución, Sobrero es inocente (Moyano et al), y los que tendrían que pasarse a un club barrial: qué feo como lo detuvieron, pero espero que esa misma justicia que lo detuvo así de mal, se expida bien (Yasky). Hubiera jugado cualquier a cosa a que jamás me encontraría defendiendo a Moyano, pero lo único que creo es que un dirigente que merece atención de socios y dirigidos (y conteras) es el que sale cuando las papas queman a defender a un compañero y se banca las críticas (y las causas, incluso, como D'Elía cuando tomó la comisaría) y no el que espera que el juez con chochera y la policía ferroviaria le digan la verdad verdadera.
A. Fernández no quería irse al Congreso sin darse este gusto. Y Sobrero, a quien no sé por qué igualás con Fernández, recién liberado se ocupó muy bien de distinguir, en este caso, a Fernández (que prácticamente se mandó en cana solo) del gobierno en general. Bien Sobrero.
Cristina tiene al menos cuatro años más de gobierno, y aún hay mucha gente que vive muy mal. O el kirchnerismo aprende a convivir en los territorios con la izquierda, que ocupa espacios claramente vacantes e irrefutablemente castigados, o no van a cesar ni los papelones ni los crímenes cometidos por patotas de vanguardia o por la cana. Lo digo por la militancia, en este caso, no por los funcionarios; si se acusa a la izquierda de errar el enemigo, qué decir del peronismo-kirchnerismo de base, que cree que el enemigo es "la izquierda" y lo "prueba" leyendo las tapas y las reacciones de Clarín.

Beso, Moro.

Anónimo dijo...

Perdón si soné muy quisquillosa. Gracias por el post.

Moro