10 septiembre 2011

Otra historia

Finalmente, mientras esperaba a @berlich para tomar un café en El Ateneo de San Miguel de Tucumán, me lo compré. Ya me habían chusmeado el contenido, pero, superando mi nueva neurosis -no quiero leer libros de coyuntura política- quería verlo con mis propios ojos.

Dice así:
"En setiembre, alentados por el éxito que obtuvo Barack Obama a través de su campaña paralela a través de la web 2.0, Jorge Coscia, secretario de Cultura, decidió profundizar la relación con los blogueros y citó a los veinte más populares del momento en su despacho: "Yo soy de la época del Winco, pero me gustaría saber de qué modo podemos interactuar".
Agustín Rossi, el jefe de los diputados oficialistas, fue quien cerró el acuerdo con ellos para que defendieran al gobierno. "Pero necesitamos información de primera mano", le pidieron. Rossi no se comprometió a nada, pero estaba sonriente.
Irreverencia, mística peronista y análisis de medios al servicio de la "kausa". Todo había empezado con el ya mítico Ramble Tamble, del sociólogo, consultor y encuestador Artemio López con sus 3000 seguidores en Facebook. Después vino Emo Peronista, de Matías Castañeda; Conurbanos, de Fabián Rodríguez; Mundo Perverso, de Diego Faur; Anarkoperonismo; Los caniches de Perón; Revolución Tinta Limón; Un día peronista; Deshonestidad Intelectual; Mide no Mide; Mendieta el Renegau, de Abelardo Vitale; República Unida de la Soja; El viejo Vizcacha; Arte política (sic); La barbarie; Finanzas Públicas; Desierto de Ideas; Burbujas con detergente; Dereck dice; Lomas Nuevo Lomas viejo; Verbo América; Movimiento Peronista Bloguero; Ideas Peronistas; Acquaforte; El blog del ingeniero; Nada es casual y Noticias del Sur"...

Esto cuenta Gabriel Pandolfo en su libro "Néstor, el Presidente Militante".
Bueno. Lástima que no es cierto. Que no fue así. Que es un refrito de distintas notas aparecidas, básicamente, en La Nación, Perfil y Noticias.
Hubiera estado bueno, ya que vamos a aparecer en un libro, que alguien (el autor?) se tomara el laburito de llamar a alguno, cualquiera, de los citados y entrevistarlo.
Porque ya que vamos a aparecer en una biografía, ¿mejor aparecer con la verdad, no?

Por cierto: alguien, ahora que los blogs políticos ya murieron, podría empujar el lápiz y escribir más o menos cómo fue todo. Porque estuvo lindo mientras duró.

PD: mamá, aparecí en un libro.

3 comentarios:

Faco dijo...

Convengamos que si escribe "kausa" no le podemos pedir mucho al buen hombre.

@tilio ® dijo...

¿Cuando se murieron que a mi no me avisaron nada?Parezco un cornudo, siempre me entero último de todo

Néstor Sbariggi dijo...

Y bueno, en todo libro acerca de este tema hay que dedicarle un párrafo a los blogueros, es inevitable. Lástima que hasta ahora todo es "corte y pegue".

Saludos