18 julio 2011

Santa Fe

´Por qué escribir de la elección de Santa FE? ¿Tengo algún derecho a opinar sobre un distrito que desconozco, que no habito? No es una respuesta sencilla. Porque, quizás, tirar aunque sea unas líneas sobre la provincia de Santa Fe, puedan ser leídas como una módica y humilde reivindicación de tanto centralismo porteño. O sea: el país entero hace un par de semanas que tiene que morfarse que los medios "teóricamente nacionales" (un paréntesis: hasta cuando va a durar esta mentira? No hay medios nacionales. Hay medios que se hacen desde Buenos Aires), decía, hace semanas que nuestro país debe soportar la cobertura de la elección porteña a Jefe de Gobierno (una figura a mitad de camino entre el intendente y el gobernador) como si fuese determinante para el futuro del país.
Entonces, tomenló como una desfachatada búsqueda de equilibrio que, desde aquí, opine un poquito de Santa Fe.
Ahora bien: no esperen de mí una análisis ni siquiera cercano a algo objetivo. Para hacerlo debiera, al menos, tener una novia santafesina o ir al Berlín a chupar todos los viernes. Pero no.
Así que me limitaré a decir que hace un rato estuve viendo, picadito, salteando, el debate de ayer entre Bonfatti, Rossi y Del Sel. Y -ya lo dije, pero reitero, cosa que nadie me acuse al pedo- poco puedo evaluar acerca de quién dijo verdades o quién mentiras. Si las obras que dice Bonfatti se hicieron. O sí las que hicieron se hicieron gracias al financiamiento de Nación, como dijo Rossi. Ni idea. Sobre eso, me apoyo en lo que dicen mis amigos de allá, en quienes deposito mi confianza y les resto la pasión. Calculo que eso hacen conmigo mis amigos cuando me preguntan de Buenos Aires o de mi pueblo. Y que esa fórmula, creer en los que creés y bajarles un cambio, debe estar bastante cerca de la realidad. El Chivo estuvo muy bien, Bonfatti cuidó el arco con hidalguía y Del Sel hizo lo que sabe: tratar de ser agradable a cierto público que lo miraba. O sea: no creo que mueva demasiado el amperímetro ese debate.

Igual yo quería decir otra cosa: es obvio que acá bancamos al Chivo Rossi. Si hasta fuimos a hacer campaña por él, cómo no lo vamos a bancar. Pero me gustaría decir un par de razones más allá de la camiseta del por qué lo apoyamos:
a) Es un emergente claro del proyecto nacional. En 2003 el Chivo era concejal en Rosario. O sea: al mismo tiempo, poco y nada y mucho. Y desde ahí se proyectó como un dirigente legislativo nacional de importancia. Es, podríamos decir, un kirchnerista puro. Aunque..
b) Así y todo, ha demostrado tener el temple y la decisión para no ser un "delegado" de ese poder nacional. Se plantó, cuando decidieron en su distrito, él y sus compañeros, plantarse, aún en contra de una supuesta decisión de la Rosada. Esa actitud,a mí, que soy medio rebeldón, me gusta y quiero valorarla. Y me gustaría que la valoraran sus comprovincianos, ahora que lo atacan por ese lado. El Chivo ha demostrado ser, al mismo tiempo, un factor constitutivo importante del kirchnerismo y, por otro lado, inmensamente más independiente del poder central que muchos que se llenan la boca con la facilidad de estar lejos de ese poder.
c) Es joven. Y eso lo hace peligroso para muchos. Porque tiene muchas elecciones por delante. Algunas las ganará, otras las perderá. Pero será un protagonista de la política en la próxima década.

La mala: es muy caracúlico. Aunque el rossismo disidente que fundáramos hace un año está teniendo algunos éxitos (lo vimos reír en la tele y hay una foto en donde sonríe), el tipo parece tener siempre un humor de mierda. Lo cual me lleva a una contradicción. Porque, debo aceptarlo, yo también tengo un humor de mierda, pero en mi rol de asesor de campaña debo insistir con la importancia de besar bebés, abrazar a las abuelas y palmear a los muchahcos en la espalda. Y no es hipocresía: el que va a un acto a apoyar a un político, espera esa retribución de su parte. Una foto, un abrazo, un reconocimiento.

Aunque, también es justo preguntarse: por qué carajo los santafesinos gustan tanto de ese tipo de personalidades? Reutemmann, Binner, Bonfatti y, aunque de otra forma, el propio Obeid, son bastante mala onda no? Me explican un cacho eso ya que estamos?

Como sea: vaya nuestro apoyo al Chivo para el próximo domingo. Y, sobre todo, a los compañeros de allá que lo bancan desde hace rato.

9 comentarios:

Flavia dijo...

Si el Chivo es visto como un delegado de Cristina es porque puso el cuerpo (literalmente) en la 125, ahí le agarraron mucha bronca y sobre eso agitan los que buscan el voto antikirchnerista (que es un núcleo bastante extendido).

Respecto a votar a caras de orto, en mi caso tal vez es identificación, la mala onda es mi estado natural.

PANCHO dijo...

OJALA LOS GLOBOS QUE LLEVO MACRI DESDE ACA NO LES HAGAN UN LAVADO DE CEREBRO Y TERMINEN VOTANDO A DELSEL ,PORQUE ENTONCES SI, BAJAMOS LA PERSIANA Y NOS VAMOS A LA MIERDA, POR LO PRONTO SUERTE Y EL DOMINGO TODOS CON ROSSI,NUNCA MENOS.

Grunkel Abramov dijo...

El carojetismo es general!
Vamos a tratar de explicarlo.

Un abrazo.

GISOFANIA dijo...

¿Por qué opinar sobre Santa Fe no siendo santafesino? Por la misma razón que se puede (y debe) opinar y reflexionar sobre Buenos Aires, o Tierra del Fuego o Salta o La Pampa o San Luis no siendo oriundo de esos lares: porque hay un solo proyecto colectivo, que es nacional y a todos nos involucra (a argentinos y latinoamericanos, tan grande y maravilloso es). Se empobrece el federalismo cuando se lo vive (o se lo difunde) como apartheid, como un aislamiento estéril. Y lo que empezó en el 2003 es la suma de voluntades que incluyen, que dilatan los beneficios para todos los ciudadanos de buena voluntad. Así lo entiende Rossi y los militantes y candidatos que cada día insisten en ese camino de verdad.

[la irresistibilidad del caraculismo para el electorado santafesino aún me sigue resultando una incógnita; y eso que soy nacida y vivo y supongo que moriré en esta tierra]
Saludos, compañero Mendieta

Pablo dijo...

Igual, Mendieta
creo que se armó kilombo porque la gente que bancó al Chivo desde el comienzo (los Evita) se "chivó"(?) porque le metieron desde Buenos Aires gente de La cámpora en la lista de candidatos "cagándose" en el laburo previo.
Encima el que entraría es un tal Marcos Cleri increíble que no lo conoce nadie-nadie (salvo por unos litros de pintura que se gastó en las elecciones anteriores)
El problema de La cámpora es que muchos vieron allí una autopissssta al funcionariado. De arriba no le respetaron el laburo al Edu Tonioli y otros que bancan los trapos hace tanto. Una pena.

Charlie Boyle dijo...

Fíjese que la lógica utilizada por el kirchnerismo tanto en Capital como acá son las mismas. Una gran oferta de candidatos k de donde sale uno ganancioso, nada descollante, simplemente gana por poco.
Esto lleva a que el candidato del conjunto K sea un candidato tapón, (aquel que le da para ganar una interna o una legislativa pero ni en pedo le da para ganar una ejecutiva). Además el desgaste de la interna lleva a que la campaña efectiva no se desarrolle en profundidad.
El PRO en cambio no tiene internas y pasa derecho a la final. Mientras desarrolla un populismo de derecha muy parecido al de Mendez timbriando casas, entrando a villas, haciendo asados, repartiendo choris, globos y cintas de colores que lo a acercan demasiado al peronismo. Todos tienen su cumbia santafesina que con el recorrer de los kilómetros de los carros propaladores se escucha gastada e inteligible. La de Del Sel, no es cumbia, es un ritmo salsero que es imposible dejarse de mover cuando uno la escucha, aparte se entiende clarito Del Sel, también se lo puede ver, no es la camioneta que Cacho prestó para la campaña, no, los de Del sel son una Estanciara toda amarilla y para deleite de Artemio un Torino todo tuneado de amarillo con los colores el PRO.
Lo que le quiero pintar son esas cositas que no salen en los diarios pero hacen a los resultados de las elecciones. No son datos aislados, hay mucha inteligencia puesta en función de una opción marketinera.
Acá ya ganó Del Sel con un Freyre (peronista)que sacó 64% en las internas, Ud me dirá , claro Venado es re gorila, puede que tenga razón, pero cómo me explica el voto partido. Yo ya hice mi duelo, no por el Chivo, yo voto al socialismo, sino por la política, le diría que hasta ya me pasó el asco venadense que es mas asqueroso que el porteño y le digo que también he pensado sobre la solución a este problema, creo que lo único que nos podría hacer zafar es establecer identidades políticas fuertes y eso se logra solo a través de partidos políiticos fuertes.
Antes los aparatos partidarios no daban alternativa a las opciones débiles, las apretaban o las cooptaban, ahora sin partidos cualquiera es candidato entonces, los proyectos colectivos se ven sistemáticamente taponados por este tipo de candidato que no la tiene lo suficientemente grande como para ganar pero que tampoco tan chiquita como para que pase vergüenza.

florencia dijo...

Rossi se bancó silbidos, puteadas, abucheos y otras yerbas por el tema de la 125, donde iba lo defenestraban. Asi que hay que bancarlo a muerte. Con respecto a su caraculismo, no le queda otra, es para no desentonar, desde obeid para acá, nuestros gobernadores tienen menos onda que un rulero!
Así y todo, el chivo garantiza una sonrisa mensual.

PD: Imperdible la cara de orto que le puso a Del Sel en el debate, cuando dijo "para los que están viendo ,no somos el trío midachi..."
Y eso que bonfatti ensayo una sonrisita...

Pablo dijo...

Florencia
y lo que destaca el Chivo respecto de todo EL PERONISMO SANTAFESINO INCLUIDOS MUCHOS QUE AHORA SON KIRCHNERISTAS

es su presencia en las marchas del 24

SIEMPRE, incluso en los 90, cuando a las marchas ibamos la izquierda, los organismos y alguna poca gente más.

lo que sea de cada quien...

florencia dijo...

Pablo: quiero aclarar que mis orígenes políticos no están en el peronismo, por lo tanto me disculpo de antemano si algun comentario mío puede resultar desagradable para los peronistas pura cepa.
Te doy la razón en lo que decís en cuanto a Rossi, creo que es un militante histórico y su trayectoria en la politica es ampliamente conocida por los rosarinos. Siento mucho respeto por la coherencia.
Lo dificil, para gente como yo, que somos muchos, y que nos identificamos con este proyecto, es comprender y aceptar la lógica del peronismo.
Entiendo que, por su originaria concepción movimientista, (no hace falta decir que Perón no era ningún tonto), el peronismo comprende un muy amplio espectro ideológico que va desde las derechas más arcaicas y liberales a izquierdas de diversos matices.
Pero eso incluye a tipos como Reuteman, Cavallero (que pasó de ser un histórico del PSP a ultra menemista, y luego ultra reutemista, los rosarinos recordamos sus habituales pasacalles chupamedias cada vez que Reuteman venía a Rosario), tipos como Rubeo, etc.
Lo que a veces me resulta incomprensible es cómo conviven en un mismo arco político, tipos como Tonioli, a quien respeto mucho, con Rubeo, o Cavallero (sólo por nombrar a los locales, ni qué decir si llegara a confirmarse la versión que dice que el ignoto riojano iría colgadito de una lista como senador).
Hago esta reflexión en relación a tus comentarios sobre Rossi, y el tema de la cámpora, porque ante este tipo de cosas, a veces me sale la expresión ¡es que el peronismo es así, tiene una extraña lógica de funcionamiento!
Supongo que por eso confluyeron allí tanto Cooke como la guardia de hierro, (entre tantos otros), como Evita, como Menem con sus privatizaciones e indultos y los kirchner, que se atrevieron a descolgar el cuadro de videla, derogar el indulto y estatizar las AFJP (esto no quiere decir que no falte mucho por hacer).
Esto implica la muy desagradable sensación de tragarnos varios sapos, y de tener que agachar la cabeza ante lo indefendible.
En fin, repito que esto es solo una reflexión y que mi intención no es herir los sentimientos de nadie, sino hacer un pequeño aporte a un debate que pueda ser enriquecedor.