20 marzo 2011

Blogoescuela técnica






Primer etapa, concluida. El palet original fue prolijamente desarmado casi integralmente y reducido al 75% para que entrara en su futuro hábitat.
Ahora ya no es un cuadrado sino un rectángulo.
Se aprovechó el desarme para reemplazar algunos tirantes y tablones que estaban quebrados.

Segunda etapa que ahora se aproxima: a) lijado b) con el aserrín producto del mismo, pastita con cola para rellenar algunas grietas.

Continuará.

5 comentarios:

Cané dijo...

Estoy siguiendo intrigado esta historia. Aguanten las bibliotecas sin ruedas!!

Saludos mendieta

oscarfquinteros dijo...

Mendieta, permitame un ladrido, ¿se podría armar un blog con el nombre de bricolage político?.

Resentido común dijo...

Che Mendieta, si sumás todos los gastos mas la cantidad de horas de laburo, ¿No te sale mas barato comprar una? :)
Ahora, si es para combatir la alienación y ver un producto terminado por tus propias manos, te doy la derecha! (Bah, o la izquierda)
También sigo intrigado esta historia!
Abrazos

Mendieta dijo...

Resentido: gastos hasta ahora: 50 mangos (serrucho y clavos). Las ruedas las tengo como expliqué en un post anterior. Las lijas también. Horas hombre: como usted dijo. dame la izquierda.
Abrazo

Resentido común dijo...

Si Mendieta, me acordaba de las ruedas de la Biblioteca y los libros móviles.
Aguante la desalienación, que no desalineación! (a ver si queda torcida, la mesa)
Abrazo, e izquierda.

PD: Si necesitás, creo que tengo tinta para teñir madera por ahí.