20 febrero 2011

Lo que leí anoche

Antes de dormir, entre las sombras, cansado, murmurando, como un rezo.

Benefacción.


Piedad para los equivocados, para
los que apuraron el paso y los torpes
de lentitud. Para los que hablaron bajo tortura
o presión de cualquier tipo, para los que supieron
callar a tiempo o no pudieron mover
un dedo; perdón por los desaires con que me trata
la suerte; por titubeos y balbuceos. Perdón
por el campo que crece en estos espacios de la época
trabajosa, soberbia. Perdón
por dejarse acunar entre huesos
y tierras, sabihondos y suicidas, ardores
y ocasos, imaginaciones perdidas y penumbras.


Francisco Urondo.

4 comentarios:

cocodrilodundee dijo...

¡Qué sabio era Paco! ... desde la prosa atosiga de mensajes....
Abrz. Coco

Anónimo dijo...

Dijo Walsh de la muerte de Paco Urondo:

El traslado de Paco a Mendoza fue un error. Cuyo era una sangría permanente desde 1975, nunca se la pudo mantener en pie. El Paco duró pocas semanas… Fue temiendo lo que sucedió, Hubo un encuentro con un vehículo enemigo, una persecución, un tiroteo de los dos coches a la par. Iban Paco, Lucía con la nena y una compañera. Tenían una metra pero estaba en el baúl. No se pudieron despegar. Finalmente Paco frenó, buscó algo en su ropa y dijo "Disparen ustedes". Luego agregó: "Me tomé la pastilla (de cianuro) y ya me siento mal". La compañera recuerda que Lucía dijo "Pero papá, por qué hiciste eso". La compañera escapó entre las balas, días después llegó herida a Buenos Aires… A Paco le pegaron dos tiros en la cabeza aunque probablemente ya estaba muerto.

Me con conmueve eso de que iba con una "nena" enfierrado y escapando... por lo menos tuvo la dignidad de tomar la "pastillita".

Después se quejan de la "represión"....

(Alcides Acevedo)

oscarfquinteros dijo...

Esta dura la cosa don Mendieta....usted que dice..¿ iremos a aprender? pasó mucha agua bajo el puente y todavía seguimos buscando lo que ahi está y no lo vemos, que es la tolerancia,el equilibrio y la justa medida de las cosas, saberse acomodar a las circustancias en fin...yo tambien me quedaré meditando a Paco.
saludos.

M. Ángeles del Hoyo dijo...

Cuánta grandeza y humanidad! es que quienes son poseedores de un espíritu libre, son capaces de ser humanos, demasiado humanos. Muy bueno, saludos