23 febrero 2011

I´m nervous



Yo estuve en este recital cuando tenía 15 años. El mito pueblerino dice que esa noche Polito se lanzó a hacer diving y le fue tan bien que lo tiraron de la ventana del primer piso del boliche, que estaba justo arriba del bowling. Yo creo que es verdad, y también creo que a Polo no le pasó nada porque de tan flaquito salió volando como un ángel y se posó arriba de un pino hasta la madrugada en que bajó y compró churros que nos llevó a la playa. Porque del recital me fui a dormir a la playa.

Esta canción que está arriba la tocaron aquella noche. Pero tampoco es que recuerdo tanto. O por lo menos no me acuerdo de  las cosas que me quisiera acordar. Recuerdo a Luca claro, y de la guitarra de Mollo y de un escenario que era muy chiquito para tanta banda. También me acuerdo de una rubia que bailaba en una punta, al lado de la escalera de entrada y yo pensé por primera vez en toda mi vida en el casamiento. Pero nunca me imaginé, en toda esa noche, que acababa de ver en vivo a la banda que pronto sería un mito y que iba a marcar para siempre el rock nacional y a toda la generación del ochenta. En esa época yo iba dejando de ser un deportista que quería ser profesional y viajar por el mundo con la raquetita, a los pocos meses iba a empezar a militar en un barrio y a armar el centro de estudiantes en la escuela con los pibes (malditos radicales de franja Morada!, por cierto, je).

No bebía. Aún. No me drogaba. Aún. Y tenía dos inmensas preocupaciones que ocupaban toda mi existencia: decidir que iba a ser de grande y cuál de cualquiera de todas las minas que me gustaban me iba a hacer debutar. Estaba seguro que en poco tiempo podría resolver esas cuestiones y pasar a otros temas de mayor importancia. Qué pedazo de boludo inocente que era. Tendría que haberme dado cuenta allí mismo que no hay temas individuales de mayor importancia que esos salvo enamorarte.

Recién venía caminando por la calle y pasé delante de la pensión derruída de Alsina donde murió Luca y me acordé de esta canción. Y de que estoy nervioso, ya tengo 40 años y sigo pensando y decidiendo qué carajo quiero ser cuando sea grande.

Sube y baja, hermano. Como una estrella fugaz.

2 comentarios:

Cané dijo...

venia viviendo mi corta vida, creyendo que la mejor Argentina habia sido dinamitada por m#nem. Hasta que deje de mirarme el ombligo y me di cuenta que las cosas iban para adelante, aunque mi chacarero padre, no cese de putear!

Que loco que hayas estado ahi!!
a mi todavia me faltaban 3 años para nacer!!

Ricardo Moura dijo...

¿Qué problema se hace, Mendieta, si está claro que "cuando sea grande" va a ser ESCRITOR? —deadeveras, es decir novelas, etc.

Lo que no sabe es DE QUÉ va a poder vivir entonces... Mejor vaya ahorrando o pensando en hacerse tan famoso como García Márquez...