22 diciembre 2009

Al final, el boludo era yo.

Renunció Posse.
Y yo que pensé que Mauricio no lo hacía por boludo.
Ahora bien: teniendo en cuenta que en la reunión donde se había decidido su incorporación al gobierno de la ciudad estaban, además de Macri, Rodriguez Larreta y Durán Barbas, podemos sospechar que son tres los boludos.
La rueda rodó.
Le debo un almuerzo a Mario W. Pago feliz.

3 comentarios:

Emilio dijo...

Esto me recuerda a un gran boludo:
http://uol.elargentino.com/nota-70685-Macri-quizas-saque-reditos-con-Posse-.html

Martín (Latino) dijo...

La designación de Posse, en mi opinión, es el colmo de la boludez. Es decir, fué una decisión pésima, habla de lo mal asesorado que está el tipo y de lo incapaz que es. No sé si es un boludo, pero a veces hay cosas que uno no debería hacer porque no nació para eso, Macri no nació para la política.

Anónimo dijo...

que ruede la rueda para que la polìtica aborte a un tipo q no nacio para ella.
abrazo navideño
normis