22 noviembre 2009

La TV mata

Muy buenas noches, que tal, como están ustedes. Hoy vamos a empezar esta emisión comentando el flamante ciclo televisivo Presidentes de Latinoamérica que está emitiendo Canal 7 y Canal Encuentro y que conduce el ex ministro de Educación de la Nación y actual Senador, Daniel Filmus.
Ví la entrevista a Lula y, además de congratularme una vez más con la figura del presidente brasileño, me sorprendió muy gratamente la calidad del ciclo. Digamos que, como con toda entrevista, dependés mucho del entrevistado (y empezar por Lula no debe ser algo casual en este sentido) pero también está la habilidad del entrevistador (y de su equipo de pre-producción) para sacarle jugo a la cosa. La diferencia entre un Jesús Quintero y un Charly Fernández, ponele. Así que bien por Filmus.

Leí por ahí que en algo parecido anda Alberto Fernández, solo que su futuro programa la idea es entrevistar a "presidentes del mundo".

Dicho todo esto. ¿Por qué hay algo que me hace ruido? ¿Qué me jode? Entonces leo este editorial de mi pollo editorialista, José Natanson (interruptus: en diez años la pelea de fondo de los editorialistas va a ser Pagni vs. Natanson. Cuando eso llegue recuerden que invertí acciones de José a dos mangos) y creo que me doy cuenta el por qué de mi malestar.

Nadie duda, y menos que menos Mendieta, la necesidad de dar batalla política y cultural en los medios masivos de comunicación. En especial, la tele.
Pero,  ¿es necesario que un Senador de la Nación, que -además- no viene de los "medios" y que, para colmo, pretende ser "el conductor" de la oposición "progresista" a Macri en la Ciudad de Buenos Aires, dedique gran parte de sus esfuerzos y tiempos a hacer un programa de tele? ¿No podía esperar a terminar su mandato para dedicarse a la tele?
Seguramente, muy atareado en la preproducción del elogiado ciclo de entrevistas, Filmus ha tenido poco tiempo para dejar bien sentada su posición de apoyo a la Ley de Medios de Servicios de Comunicación Audiovisual. Sospecho, digo, porque lo único que encontré fue esto.

Ahora sí, vamos a un corte y volvemos.

3 comentarios:

Ana C. dijo...

José Natanson es mi pollo!

Las pone juntas a Cristina y Lilita, vea.

Cosas dichas dijo...

Pere, pere un poco. Ud sabe qué es lo que le hace ruido, el tema es que hay demasiados que incitan a pensar que el bochinche propio de los ruidos es una acción encaminada a... el éxito (?)
El hecho de dar batalla en la disputa de sentidos y en especial en los medios es una obviedad, Ud lo sabe bien licenciado. Así no se haga nada, el sentido se disputa igual. Callar en el momento oportuno es una acción de batalla, ignorar o no reaccionar, también son acciones.
Cada vez que lo leo a Natanson, apuesto a él porque me recuerda a mis aburridos monólogos de viernes a la noche en algún barsucho del reducto estudiantil (esos antiguos café de otras épocas). Tal como el lo explicita en un diario (suele tener un poco más de fuerza esa acción que comentarlo para 10 o 15 colegas al borde del derrape entre alcohol y libros) hay una punta de estudio muy interesante y es que la apolítica entra en el juego de la política.
Desde las bitácoras se preguntaron con respuesta sesgada si entrar en el juego de la TV como lo hace D´Elía no era una metida de pata absoluta y el propio sesgo llevó a ignorar que el espectáculo estaba entrando en un juego que no le pertenecía.
Ahora, dónde quiere el ring? Está seguro que es en la TV? En qué TV? No será que primero tenemos que construir la TV y después dar la batalla? No será que construir la TV es gran parte de ganar la batalla?

Saludos

rinconete dijo...

Es cierto que fue extraña la participación casi inexistente de Filmus en el debate de la ley de medios. Era un tema a medida para él, peronista refinado que puede mostrar como trofeo la creación del canal Encuentro, una joya defendida incluso por aquellos que lo ven.