25 octubre 2009

Trabajo práctico

Alguna vez me hicieron hacer este tipo de trabajo práctico y alguna vez lo encargué a los alumnos de Taller de Periodismo.
Es bastante fácil: la misma noticia, el mismo lugar, el mismo día (¡!). Y comparar el tratamiento noticioso en títulos, volantas, fotografías e ilustraciones y texto de las notas. O sea: desmontar el hecho de la neutralidad y la objetividad.
Hay noticia? Hay acontecimiento? Hay verdad?
Como siempre, como con todo, uno elige.

La Nación, por Juan Pablo Morales.
Clarín, por Gerardo Young.
Pagina 12, Laura Vales.
Critica, por
Perfil, por Edgardo Guantay (desde Jujuy. O sea: no enviaron a nadie).

Insisto: todos ellos viajaron juntos, fueron al barrio juntos (es notable como se repiten algunas observaciones de "color", entrevistaron a Milagro Sala juntos (es notable como se repiten frases calcadas de la dirigente social). Vean las diferencias.
Que lo disfruten (?).

10 comentarios:

Anónimo dijo...

la objetividad y la neutralidad...no existe, y ud lo demuestra muy bien en estas notas.
Hay que desocultar lo oculto, hay que expresar lo implicito, digo esto como respuesta a los "periodistas", que dicen ser objetivos.

sin dioses dijo...

La nota de Perfil es muy buena, pense que la iban a estigmatizar tal cuales Clarines o Naciones. No la habia leido.

Matias Gimenez dijo...

Con sólo los títulos alcanza. Buena nota.

Angeles Martin dijo...

Aún con el zoom malintencionado puesto en una descripción de su personalidad y su poder como si fuera una "comandanta" cuya ley es una especie de ley que se rige por la violencia, un prontuario de terror, el abuso de poder, su aspecto físico descuidado y otras cualidades negativas, es imposible que se pierda el primer plano de increíble potencia para cuidar a la gente y haber construído semejante comunidad.No necesita asesores costosos en cientos de miles de dólares, licitaciones truchas, trampas políticas para lograr lo que hace. Es una líder inteligente y madraza, porque sólo con una impresionante capacidad de resguardar a los suyos puede hacer lo que está haciendo empezando desde la nada, empezó en los 90s tiempo de exclusión, desempleo y destrucción del país. ¡BIEN MILAGRO! ERES TÚ Y TU FORTALEZA EMOCIONAL junto a los que confían.
De la prensa ¡y..bueno, ya sabemos!
Hay que cuidarla porque ya vemos adonde apunta el otro jujeño trajeado y desayunando con la más grande conspiradora y delirante antipueblo que pulula por BArrio Norte porteño.
Muy buen post!!

ñancuata dijo...

disparan contra milagros , como delincuentes puestos en evidencia, ni mas ni menos.con menos guita hace mas

Anónimo dijo...

a mí me pudrieron la mañana los diarios como casi todos los días. pero en mi búsqueda por torcer el destino de un domingo de mierda influenciada por el discurso único, conspirativo, temerario y terrorista, entre otras decenas de calificaciones posibles, encontré el vaso medio lleno.
aguante la organización popular.
multipliquemos panes, peces y milagros.
no le alcanzarán las páginas, los enviados especiales y las operaciones.
seguirán construyendo el acontecimiento, seguiremos rompiendo el cerco.
abrazo
normis

Nicolás Tereschuk (Escriba) dijo...

Aguante el parque acuático. Dedicado a los que quieren que los pobres coman arroz, fideos y mate cocido.
Abrazo

Luis Quijote dijo...

Reflexionen, porfa...
Los Medios (con los fines de la "patronal", tienen los equipos modificados.

En lugar de una lente, tienen un prisma que deforma la luz en los colores componentes.

"Todo es cuestión del cristal con que se mire".

"¡Se va a acabar, se va a acabar, esta costumbre de deformar!".

ram dijo...

Además de la manipulación, una cosa que noté es que nadie hizo periodismo con las cifras vertidas, esto es, no se "tradujeron" los datos numéricos.
Si el precio por vivienda son $ 82 mil y doña Milagro y su "ejército" hicieron 3.800, eso representan 311 millones. Si el precio, no desmentido, de las mismas viviendas hechas por empresas privadas a $ 115 mil c/u, da un valor de 437 millones.
Si el que paga es el estado, significa un ahorro de $ 125 millones en dinero o, la posibilidad de contruir otras 1.500 casas más. Un cómodo 40% más.
Desde que se inventaron, los numeritos sirven para informar y también dar sentido a las cosas - por ejemplo si se le ocurriera a alguien averiguar cuanto dinero y para cuantas casas gestionó el "asustado" senador morales (aclaro que no pregunto si eran casas para él; varias y diversas, según le dijeron y aún no contestó, el peregrinar mediático no le dará tiempo, pobrecito)
Saludos.

ram

La Do dijo...

Yo no pude pasar de las primeras cinco líneas de la nota de G. Young, casi vomito. ¿Hija de nadie?... Con esa sola frase, y el "coya orgullosa" consiguiente, ningún patrón terrateniente podría haber condensado mejor el despojo racista (aunque contradictorio, ¿cómo podría ser hija de nadie si se siente orgullosa de su origen?) que le quieren inflingir.