15 julio 2009

En el tobogán creativo

No sé por dónde empezar.
Digamos que por una serie de cuestiones personales familiares un tanto complejas, no puedo escribir ni postear hace días. Y la última vez en que lo hice, en el anterior post, no estuve muy bien que digamos. Casi con severidad, el lector Ricardo Moura me tiró de las orejas diciendo que no estuve "a la altura". Creo que tiene razón. El post no está bien escrito y me fue imposible expresar de buen modo lo que quería expresar. Tampoco es que le voy a dar la razón en todo. No Ricardo. Acepto que me fui in poco al carajo y que catalogar a alguien por si recibe o no un papel en la calle es exagerado.
Ahora bien: tampoco me corras con el relativismo posmoderno de "quién sabe lo que le pasaba" en ese momento. O sea: estuve mal, lo escribí mal, pero no considero que seamos inocentes en nuestras actitudes ciudadanas "si nos pasa algo".
Como sea. Estoy absolutamente limado de la mente y no puedo escribir nada interesante.
Hubiera escrito sobre el cese de Apo en Continental, lamentando el levantamiento de su programa.
Hubiera escrito sobre las idas y vueltas del oficialismo y la oposición con el tema del diálogo.
Hubiera escrito sobre otras tantas cosas.
Pero no tengo un carajo de ganas ni, sobre todo, ideas que valgan la pena ser publicadas.

Debe ser la gripe porcina que tuve. O el burn out, que suena re cheto.
O que, después de un par de años de este blog, Mendieta está volviendo a su verdadera altura: pichicho.

11 comentarios:

Andrés el Viejo dijo...

Eso, Mendieta, declárese burn out, que queda muy bien.

santix dijo...

Yo prefiero pichicho de peón, que mastín de patrón.

Ricardo Moura dijo...

Por supuesto que somos responsables de nuestro comportamiento ciudadano, Mendieta. Pero a mí el que me jode, por ejemplo, es el que sí recibe el volante pero a los tres pasos lo arruga y tira AL SUELO.

En cuanto a “la circunstancia en que uno se encuentre”, quizá un ejemplo ayude: supongamos que uno está sin un mango, algún (o algunos) hdp le deben un montón de plata y no le pagan —es decir, no tiene guita para aprovechar NINGUNA oferta por más buena que pudiera ser—. Encima, está apurado, llega tarde. Y es de los que SÍ se molestan en buscar un cesto apropiado para tirar los papelitos. Supongamos que en ese momento una de esta chicas le extiende un volantito que de lejos se ve que es una oferta comercial, que, repito, en ese momento no le puede interesar… y entonces —entonces, es decir ése día, ése momento—, para no verse obligado a una cosa o a la otra (tirarlo al suelo o perder aún más tiempo buscando el cesto), dice amablemente “No, gracias”. ¿Es un “conchudo de mierda” o es, sencillamente, más honesto que quien recibe y tira al suelo? Al fin y al cabo, dudo que a estas chicas o chicos les paguen por volante entregado ¿no? ¿Cuál es el daño de no recibirlos, entonces? ¿Daño al ego? Daño sí es, creo, tirar el papelito al suelo, ¿no es verdad?

Otro día, en cambio, la misma persona, que al fin cobró y no está tan angustiada, malhumorada y apurada, puede recibir la oferta, leerla, y hasta quizá encontrar que sí es algo que le puede interesar —que puede pasar, doy fe—, y guardarla, o, caso que no, retenerla hasta encontrar un cesto apropiado para el caso (casi siempre a media cuadra).

¿M’esplico?

Bueno, pero no es para tanto Mendieta, no se preocupe, siga mejorándose de la gripe y escribiendo cuando le vuelvan las ganas, que de costumbre es un placer leerlo.

Un abrazo, y gracias por molestarse en contestar.

Ricardo Moura.

margaritas dijo...

A veces uno se siente un pichicho o un pollito mojado. Y hace falta un poquito de sol, una buena siesta, una mandarina y unos besos y se pasa... ya sabe mi numero tengo todo eso para usted

MOO dijo...

no se cual es la posta, pero el cometario de ricardo me idntifica. No tengo muho mas que agregar, solo que, a veces pasa: uno no tiene ni ganas ni de que hablar.
De todas maneras, aguante Mendieta,estamos ahí....

Martín LatinoameriKano dijo...

Lo aguantamos Mendieta, no tengo dudas de que vuelve recargado.

Amén de los problemas personales que mencionás, a mí me pasa también que estoy en un tobogán... creo que los tiempos que vinieron son poco interesantes.

¡Saludos!

Silvia Ca dijo...

Las personas que me rodean, me circundan , me pegan vueltas, toda gente de buenas intenciones y actitudes humanas andan asi: mendietizados. Me incluyo.
no estoy burn nose que. solo un poco decepcionada y agotada.
ya saldremos, muchachos locos!

mendieta: se curó de la gripoe chanchona?

Dr. Plarr dijo...

...yo no tengo la suerte de tener gente que me deba plata (más bien hay gente que tiene la mala suerte de que yo se las deba) pero, en fin...siempre agarro los volantes y -fíjense que notable- me los meto en el bolsillo (ni al suelo ni a buscar un tacho)...al llegar a casa los los ojeo y -casi siempre- los tiro a la basura, junto con los boletos de colectivo/subte, el celofán de los fasos, etc. No es tán difícil tener una mínima noción y conciencia de los otros que nos rodean, aunque en lo particular estemos atravesando un momento de merda...Y sí, hay contadísimas excepciones, como en casi todo...pero -si se vota- yo voy por: "si no agarrás el volantito sos un conchudo de mierda"...

Anónimo dijo...

mendieta...a ver si le sirve este refran...""No hay mal que dure 100 años, ni tonto que lo aguante".
besos

Paula Carri dijo...

Uy Mendieta, recién me entero q estuvo con la porcina (venía atrasada con el reader). Y bueno, cuídese, ya vendrán tiempos mejores. saludos :)

robert impeached dijo...

apa....
http://noterodeapie.blogspot.com/2009/07/ultimo-momento-l-canal-7-acaba-de.html