02 julio 2009

¿Autopsia o diagnóstico?

En el post anterior me preguntaba desde dónde pensar la autocrítica por la derrota del kirchnerismo en provincia de Buenos Aires.

Ahora me pregunto desde dónde escribir esto que voy a escribir. ¿Desde el lugar de analista? ¿Desde el lugar de simpatizante del “proyecto”? ¿Desde el lugar de funcionario de cuarta línea? ¿Desde el rol de bloguero?

Y una pregunta más incómoda aún: ¿se puede escribir, de manera intelectualmente honesta, diferenciando estos roles? ¿O simplemente hay que aceptar y aceptarse que uno es todas esas cosas juntas y que, aunque incluso uno quisiera escindirlas, es fácticamente imposible?

Como sea. Mezclaremos todo: análisis, proyecciones, deseos y temores.

Empecemos por el principio, que en este caso es el final: el resultado.

No es lo mismo realizar un análisis sobre el resultado electoral que sobre las razones y motivos que condujeron a ese resultado. Algunos preferirán dedicar horas a un pormenorizado recuento de los votos por distrito, por secciones, por corte o por ausentismo. Es un trabajo necesario, pero estimo que secundario dadas las circunstancias. Hacer esto es hacer la autopsia del comicio, cuando en realidad considero más rico y útil ir a revisar las probables causas de la enfermedad que nos condujeron al horno.

(Paréntesis aclaratorio, antes de que me empiecen a putear: no doy por hecho que el proceso político que supo encarnar el kirchnerismo esté muerto ni agotado. No saco los pies del plato ni mucho menos. Pero no cuenten conmigo para echar culpas hacia fuera como toda explicación. ¿Está claro? Y otra cosa: todo lo que va a continuación son sospechas, hipótesis e intuiciones, puntas para pensar. Ni ahí me considero dueño de ninguna verdad revelada. Sigo.)

En primer lugar, considero que la oposición tuvo un acierto comunicacional clave a la hora de hacer campañas políticas en los tiempos que corren. Planteó la escena en el campo de lo simbólico, dando cuenta del desgaste de credibilidad del oficialismo en amplias franjas sociales. Las publicidades de De Narváez son más que ilustrativas en este aspecto. Apelaban a los mitos y los miedos que, con inteligencia y persistencia, fueron instalando –fundamentalmente a través de los medios- en el último año y medio. (Paradoja: no pensaban realmente en ganar, y por eso la cantinela del fraude. El objetivo de máxima era hacer una muy buena elección que permitiera seguir deslegitimando al gobierno con las denuncias de “no ganaron, nos afanaron”). Contra este campo de lo simbólico, el oficialismo tuvo como estrategia contraponer el campo de “lo hecho”, la “realidad”, la “verdad”: cloacas, escuelas, asfalto.

Bien. Primer problema: en tiempos de descreimiento en la política como “hacedora” de soluciones, siempre es más potente la apelación a lo simbólico, sobre todo si es montado el discurso en la descalificación del adversario. Esto es tan sencillo como los culebrones de barrio: basta acusar a algún vecino de “algo malo” para que éste tenga que salir, con mucho esfuerzo, a tratar de desmentirlo.

Insisto: los miedos, apelar a los miedos. El miedo es, hoy por hoy, “el” relato por excelencia en las sociedades neo-post-modernas. Miedo a la inseguridad, miedo al extraño, miedo a salir a la calle (lo público), miedo a los otros.

Y ojo: la campaña publicitaria de Kirchner-Scioli era muy buena, pero como primer etapa. Faltó un mayor hincapié en “hicimos esto, y ahora vamos a hacer esto”.

Me aburrí. Hasta acá me da el cuero post atragantamiento.
Pero hasta acá por ahora. Queda en el tintero: de cómo podría llegar a evolucionar el sistema político, la arena. De cómo lograr, o mejor dicho, quién logrará organizar la inmensa masa de pre-militantes hijos del kirchnerismo (y digo pre-militantes porque para ser militante debe existir una organización y eso por ahora brilla por su ausencia) y varias cosillas más.

12 comentarios:

Alejandro dijo...

Mendieta, usted que es un groso tal vez me ayude con algo que me anda rondando en la cabeza por estos días. Un poco sobre mi inquietud escribió Eva Row en un post llamado "La mirada gorila". Básicamente es esa especie de vergüenza que nos da como individuos a defender el "modelo o gestión K" -como sea- en la vida cotidiana, frente a amigos, compañeros u ocasionales interlocutores (taxistas, peluqueros, moso, vecinos, et, etc, etc). Me preocupa porque he sentido esa inhibición muchas veces, un temor de confrontar en vivo con gente que ha comprado la bajada de línea de los medios, temor a quedar en off side o como un idiota por más que sienta las convicciones más profundas para acompañar este proceso. Acercándose la elección -con esfuerzo y con la adrenalina inyectada frente al desparpajo del agravio mediático- me fui sacudiendo el temor y confrontando con cuanta gente me insinuara oponerse a los K. Una fue con un tachero que me mostró foto de Néstor en el diario y me dijo: está cada vez más loco este". Yo: por? Anoche lo escuché en un discurso y me pareció muy cuerdo! T: No, está sacado... nos va a prender fuego... Yo: escuchemé, señor, Kirchner se retiró de la presidencia on un70 % de imagen positiva, hoy, un año y medio después es el diablo. No le suena extraño??? Qué pasó en el medio, se pegó en la cabeza... lo poseyó un demonio???
En fin, te la hago corta. Lo que quería proponerte -no sólo para mí, que ya soy veterano boludo, sino para los pibes que quieren arrancar en la militancia- es que los militantes veteranos aporten su experiencia en el "convencimiento mano a mano" con la gente ¿se entiende? Sencillito. Una especie de manualcito del retruque para cuando estás en la fila del súper y una vieja tira mala onda o un florista (real, de Boedo) grita para que lo oigan hasta Pompeya que "este es el gobierno más corrupto de la historia". TAl vez te parezca una bolodez lo que te digo, pero tal vez ayude a deshinbibir a los que comparten las ideas y callan por temor a quedar como "anormales" cuando lo normal es creer a pie juntillas lo que dice Clarín.
Abrazo enorme, Mendieta y espero que muy pronto se organice otra reunión bloguera para restañar heridas y analizar en vivo y en directo como seguimos.

Facundo dijo...

Compañero mendieta, coincido totalmente en hubo errores en el qué se comunica, pero tambien errores en el cómo.

No le parece notable que al recorrer internet se veían publicidades de Pro, del acuerdo cítrico, hasta de Sabatella y de Gioja, pero nada, nada de Kirchner-Scioli?

Que quiere que le diga mendieta... para mí que se durmieron ahí los compañeros... Mucho blog de militancia, mucha charla política, que es muy buena, pero que lo ve la gente que está metida en esto...

Los demás, vieron solamente los anuncios que te invadían. A mí el día anterior a las elecciones me era imposible abrir Gmail sin ver una publicidad de De Narváez. Ellos penetraron en lagente, nosotros llegabamos a..nosotros mismos.

Realmente creo que con un poco de marketing, en especial marketing en internet (y yendo a gran cuñado, qué le va a hacer...), podríamos haber logrado sacarle 3% de los votos fáciles al colorado... Y con eso hubieramos ganado por 4%, y hoy sería otra la cantaleta.

Según Google, la palabra Kirchner tuvo más de un millón de búsquedas el mes pasado.
Y qué aparecía cuando buscaban eso?? noticias de Clarín, páginas basura, y propaganda del colorado... La web de la campaña? Tercera página... Así cómo vamos a ganar... Con todos los blogeros compañeros que tenemos, podríamos haberla puesto primera (las posiciones en google se dan por los links, así que básicamente si todos los blogueros linkeabamos a la web de kirchner-sicoli con la palabra Kirchner, iba a posicionarse en primer lugar).

Aún sin nuestra ayuda, podrían haber puesto un manguito en enlaces patrocinados (los resultados de la derecha) o en AdSense (las propagandas gráficas en otros sitios que distribuye google). Pero ni eso.

Les regalamos el único medio de comunicación que sigue siendo libre... Y nos dieron un paseo.

Insisto compañero, hay que aprender de estos muchachos, los votos por marketing no son muy leales, pero son votos en fin. Y con esos votos nos ganaron. Y con esos votos podríamos haber cambiado la historia.

un abrazo.

Verboamérica dijo...

Alejandro, el problema es que al kirchnerismo se lo ataca con argumentos de menos de 5 palabras y se lo defientes con papers de 5 páginas.

"El tren bala", "la cartera de Cristina", "el indec de Moreno", decía el tachero y con eso solo te anotaban un tanto. Y ahí tenías que despegar tantos conceptos y argumentos más largos que el viaje en tacho.

sebastián dijo...

Compañero Mendieta, si seguimos limitando la autocrítica a cuestiones comunicacionales, de imagen, de campaña, si seguimos girando en torno a Clarín, estamos en altos hornos. Va siendo hora de que clavemos un poco más hondo el escalpelo, y empecemos a reconocer la sarta de cagadas que hicimos, y peor, limitaciones esenciales que tenemos, o nos morfan en brochet. No solamente nos ganaron: perdimos. Y no por meras cuestiones de forma; y además, tenemos que empezar a entender que en política, como en todo lo demás, la forma es tan importante como el fondo.
Abrazo.

Anónimo dijo...

Perdón, mas interne?, Tinelli?, y dale que va sigue el carnaval.
A Tinelli no fue Scioli y no hablo Nestor? cual es la diferencia con los otros.
Y si en vez de tanta palabrería como burguesía, clase media, establisment, oligarquía agrogarca, escuchaban a la gente y digo gente no militantes chupa culo o arrastrados. Gente falto gente, empezó bien la cosa, pero se alejaron de la gente, y bue serán las luces de la capital. Es una pena, había esperanzas una vez mas dejamos pasar oportunidades, da tristeza mucha tristeza.
Mariano

Nestor dijo...

Mendieta: a ver si usted propone una debate un poco mas centrado y jugoso que el que se da en artepolitica, donde cunde , bueno no sé que cunde pero me suena mas arte que politica, por lo menos en esta vuelta.

Coincido con lo del MIEDO, la verdad. Lo asocio con algo que en algun otro lado escribi ya hace tiempo. ES que el Kirchnerismmo, por lo menos para muchos de nosotros - que seguramente estamos lejos de pertencer a un conjunto "amplisimo" - tuvo el acierto y generó la fascinación de enfrentar a los poderes facticos: el cuadro de Videla (las fuerzas armadas), Basseotto ( la Iglesia), lo de las convferencias de prensa (los periodistas) el FMI, los agro-concentraods, etc. Hasta ahi bien. El tema es que quizas no ofreció (ofrecimos) algo que supliera eso, que brindara el tipo de seguridades y ensoñaciones - no usoel termino en sentido peyorativo ni nergativo- que esos poderes facticos proveen a grandes mayorias (conciennte e inconcientemente). Eso por un lado. Pactemos tambien que los abordajes del miedo y la inseguridad, mas especificamente, que solemos hacer desde nuestras agrupaciones, sectores, ideologias y talantes, tambien es bastante deficitario. Deficit - y error- que en mi opinión consiste en ver el miedo como algo puramente "negativo". Olvidando lo que el miedo ofrece. Y el miedo ofrece una forma de "ciudadania", por decirlo de algun modo: la igualdad de las victimas, la comunidad de los amenazados, el "parlamento" del perjidicado, la apelacion a las autoridades y una visibildad - via TV y sus habladurias indirectas- que en general no ofrecemos desde otras propuesta mas progresistas o como quiera llamarlas. Esas dos cosas por un lado. NO se que implica pensar desde ahi , pero creo que ahi hay algo para pensar.

Sobre su segundpo punto, la organizacion de la "masa" kirchnerista generacion "nueva" , coincido con el topico y creo que es sin duda uno de los centrales a tomar. COn mas acento en el como que en el quien, por si acaso. Y, si vale, LOS comos y los quienes.

El planteo que hace Alejandro, sobre las interacciones cotidianas, las conversaciones militantes-convincentes, dadoras de senstido, constructoras de consenso, los modos los donde y los cuando mantenerlas - desde ahora y por estos dos años- me parece una mas que excelente pista para profundizar - ademas de que sin duda es otro de los deficits de este tiempo que pasó- EL "repertorio conversacional" (en temas, en retoricas, en contextos de interaccion), pongamos, de las lineas operativas del funcionariado actual- incluso de algunos de los mas lucidos y los mejor intencionados- es pobre, pobrisimo. No es una critica a otros, es un reconocmiento de un deficiyt del nosotros. Entiendo lo que dice Verboamerica, y comparto lo que plantea sobre las 5 palabras de argumentos de ataque, pero he visot menos monografias que las que hubiera querido, las que vi muchas eran peroratas y las 5 palabras que usaban o usabamos de nuestro lado tenian , por cada "cartera", "bala", "tren" (susantivos concretos) , como contrapartida, una serie de palabras esdrújulas (mas alla del acento, claro) que hasta a muchos los que querian sumar los dejaban, en el mejor de los casos, en bavia.
Hay que seguir, calificando conversaciones de diferente grado para continuar la construccion y la pelea y defender lo logrado.

Iñaki dijo...

Bueno, habla un bloggero NOKIRCHNERISTA. Olvídensé de la estrategia comunicacional via internete o cosas así. Eso pudo haber pesado algo, pero ayuda cuando hay otras cosas de base. Es importante discutir en el mano a mano, como dijo uno por ahi; yo mismo me encontraba con cierta vergüencita de escuchar ciertas cosas por las calles o en reuniones varias, y hasta me veía empujao a "defender" al gobierno (mas que defender al gobierno lo que hacia era discutir con el tipo/a que decia barbaridades) Como sea, hay que decirles las cosas en la jeta a la gene cuando se deja llevar por la ola destituyente y despotricadora. Eso es un síntoma que hemos empezado a reconocer con mayor claridad; pero muchachos, los quiero defendiendo la democracia y las instituciones de la misma manera cuando esta ola se lleve puesto a otro gobierno de turno con el q no comulguen demasiado eh? no se me zarpen en peronchos.
Yo no voté a los Kirchner, me caen mal; quiero decir, hay algo de irracional en mi no voto. Lo asumo. Pero como yo, hay mucha gente. No nos convencieron.y no fue un error "de Marketing" Yo me siento parte de eso que llaman "el modelo" y q creo que no es mas que una incierte y difusa voluntad de diferentes sectores medios y bajos de recuperar el espacio perdido en los últimos 35 años. Pero así no muchachos. Las formas muuuuuchas veces son el contenido. Y no se trata de estrategia comunicacional. Este es un país que votó 2 veces aMenem y que cada diez años se genera su propia ola destituyente. Hay gente que todavia está haciendo silenciosamente el proceso d haber sido civilmente cómplice del proceso, y/o de haber sido civicamente cómplice del menemato; no se puede atosigar a las personas con una campaña tan insoportablemente pendenciera, con un discurso y unos modales tan fanfarrones; con permanentes amenazas de "volvemos a lo peor" "volvemos a los 90". Es como empujar a un chico asustado. A De Narváez lo agrandó el propio Kirchnerismo, y creo tambien que esa cosa de no hay mas alternativa que nosotros, desoyendo o ninguneando las críticas legítimas, sin establecer alianzas con otros sectores y apoyándose unicamente en el poder y fortaleza que puede dar el aparato, es el peor de todos los errores. pero esto no es nuevo. Esto viene de antes. Esas fueron las estrategias del matrimonio desde el principio, esas fueron las alianzas que establecieron e intentaron. Cobos, Reuteman, Solá, hasta coquetearon con De Narváez en su momento......... Las organizaciones populares, civiles, los centros culturales..... ahi es donde fallaron. Probablemente sea sesgado mi punto de vista, pero creo que esos son los sectores que podían darle real y legítimo poder y apoyo "al Modelo". El modelo exede a los Kirchner. No tiene sentido el plebiscito inmolador que hicieron, diciendo si caemos nosotros, lo conseguido hasta acá se va con nosotros. por ahí va la cosa pa mi.
Saludos

Daniel Mojica dijo...

Compañero Medieta, comparto sus reflexiones y sólo agrego a su concepto de pre-militantes, que la organización tenemos que construirla nosotros, para pasar a ser militantes y desde ese espacio dar la pelea que consideremos que hay que dar.
La construcción siempre es desde abajo, para que sea representativa.
Un abrazo

Jose Barrita de BAndoneón dijo...

No es el momento
ni es lugar
Todos nos miran mal
muy mal

Para hacer nuestra escena
esa que trae problemas
cuando no sirve llorar
o no...
(Carlos Indio Solari. Porco Rex)

Querido Mendieta, vuelvo por estas horas dolorosas y de reflexión, con una duda que hace un largo rato usted planteó: ¿realmente existió eso que nosotros llamamos y SENTIMOS como kichnerismo?

Ahí hay un debate no saldado y que puede ayudar para rearmar el barquito a futuro.

Un abrazo

Galimatias dijo...

Se comunico mal, todos parecemos estar de acuerdo, Ok? Punto con eso, no da para seguir dando vueltas.
Pero Además, se hicieron cosas mal, y es ahí donde hay que focalizar.
En lo referido a lo simbólico se midió mal el impacto de la frase "volver a los '90". Una gran parte de la población NO percibe los '90 como lo peor de la historia y para ellos volver a los 90 sería una alegría, La formula de la felicidad es: Los '90 sin Menem. Justo lo que K decía que el Colo ofrecía.

paula dijo...

Con respecto a la frase "basta acusar a algún vecino de “algo malo” para que éste tenga que salir, con mucho esfuerzo, a tratar de desmentirlo."
Se lo acusó a De Narváez (no sin justa razón, por supuesto) de estar ligado a un narcotraficante, hasta pruebas había (los llamados salidos desde un celular suyo) y...no pasó nada...

gearoid dijo...

..."montado el discurso en la descalificación del adversario"... "apelar a los miedos" Todo eso también lo hizo el kirchnerismo y no le sirvió. Las reiteradas amenazas mediaticas de Kirchner tipo "yo o el caos, o la vuelta al 2001" y el sospechoso fogoneo judicial contra De Narvaez qué fueron? Solo sirvieron para poner el foco y polarizar mal con el coloradito. Dudo que ese tipo de campaña les haya servido a los otros. Acá no había un posible cuco que conjurar: Kirchner ya está en el gobierno, no hubo miedo a lo que pueda hacer, sino hartazgo y ofensa por como hace lo que ya hace. Coincido en que la campaña gráfica y televisiva K fue lejos la mejor. El problema creo, fueron los interpretes.