04 marzo 2009

Boicot

¿Qué perversos mecanismos?, ¿qué pliegues allá en el fondo?, ¿Qué capa de la cebolla? ¿qué dolor no dolido, no sanado, no resuelto, no abordado?

¿Qué infancia olvidada ayer? ¿Qué adolescencia hoy? ¿Qué desamparo? ¿Qué culpa?

¿Por qué tropezar siempre con tus piedras?¿Por qué elegir patearlas? ¿Por qué ir a contramano cuando, al fin, llegás a la autopista? ¿Es que se puede ser tan idiota?

¿Por qué perderse? ¿Por qué esa compulsión a la pérdida, a la derrota? ¿Por qué teñir de nubes ese horizonte que es tu desvelo?

¿Por qué no aceptar, no aceptarse, simplemente, que tenés miedo, mucho miedo, a ser feliz?

¿Cuándo podrás perdonarte del mismo modo que te perdonan?

¿Dónde encontrar los cómo y redactar, como se debe, con las cinco W, esta cabeza in-formada?

5 comentarios:

Eya dijo...

porque cambiar es lo más dificil.

Charlie Boyle dijo...

Mire, ármese la pelopincho en la terraza, no la llena del todo, que lo cubra bién .
Metase adentro, mirando para abajo y haga blblblblblb.
Después se da vuelta u con el culito apoyado en el fondo y solo la nariz y la boca fuera del agua, se me queda allí una horita.
Dele que todavía es verano

El Canilla dijo...

La felicidad es un revolver ardiente, amigo. Y a veces cuesta agarrarlo.Porque es un instante intenso y eterno que quema.Pero te digo, che, que aquellos que se la pasan buscando las respuestas, tienden a "teñir de nubes sus horizontes".
Te digo , che.

Cosas dichas dijo...

(…) “Una y otra vez. Ya parezco un escribidor compulsivo. Cada vez que busco una respuesta sólo encuentro otra pregunta y recuerdo la premisa de la mirada atenta que aun no he perdido. Pero las palabras se escabullen una y otra vez en el horizonte neblinoso. ¿Acaso será que mis ojos han olvidado la nitidez? No puedo evitar el sutil interrogatorio. Una y otra vez.” (…)

espacios públicos dijo...

im-pe-ca-ble retórica literaria

:)