28 enero 2009

No estoy loco, no

Lo juro. En serio. De verdad.
Aparte es temprano y no chupé nada. De hecho, que buena idea, creo que voy a ir al almacén a comprar una birra. Sí, necesito una birra.
Primero fue una. La aplasté.
Al ratito otra. Y otra más. No digan nada, pero las aplasté también.
A los tres minutos, otra más. Y otra. Y otra. También les metí dedo gordo encima. Y sí: no soy de grinpís ni de la Fundación Vida Silvestre.
Ahí ya no me quedó otra y corrí de lugar la máquina. Y había cuatro más. Seguí con la matanza, un poco cebado ya, debo reconocer. ¿De dónde carajo salen, me podés decir?
Pensé que había concluído con ingrata tarea y me disponía a colgar un post que escribí para mañana en Artepolítica.
Y de repente, entre la tecla espaciadora y la B larga, ví como asomaba, tímida, asustada, otra más.
No se rían: tengo un hormiguero adentro de la notebook.
Lo juro. En serio. De verdad.

9 comentarios:

Ana C. dijo...

Eso le pasa por comer vigilantes mientras escribe.

Ana C. dijo...

O tortitas negras.

Mauri K dijo...

Que increible, la naturaleza hace brotar vida alli donde uno no sabe que puede pasar. A mi me crecio una planta de marihuana en la mesa de madera del comedor,hace como 2 años.
Me tente en dejar las cosas asi, hasta me imagine regando la mesa y ver como hacia para ir poniendole una lamapara y hasta le tire unos pocos nutrientes alrededor pero la planta no pudo. Su epopeya habra durando unos escasas 2 semanas.
En fin, la historia de la plantita no existio y yo me tuve que seguir proveyendo en el mercado negro.
O sea, no te preocupes Mendieta, no estas loco.
Saludos.

Alejandro S dijo...

Si no tomaste nada antes de ver las hormigas es un claro ejemplo de "delirium tremens", cuadro delirante que se produce por falta de alcohol, te hace ver insectos, y se cura ingiriendo algún sagrado líquido, yo prefiero el vino a la cerveza, por razones de gusto y de cantidad de alcohol. Así que mandate dos birras por lo menos y finalizadas las visiones.
Saludos

Mendieta dijo...

Ana: Que lindo volver a verla por acá. Eran pastelitos de membrillo.
MauriK: Usted es groso en serio. Convide.
Alejandro: Lo pensé. Lástima que ya me tomé la birra y los cadáveres siguen ahí. Existen!

Ana dijo...

Si sirve de consuelo... supe ver parte posterior de micro ondas habitada por colonia de cucarachas, al parecer despreocupadas totalmente por los efectos de las radiaciones. Muchas, gorditas, y furiosas con el técnico que osó molestarlas.

Juanedu dijo...

Me hizo acordar a mi viejo, Mendieta. Alguna vez, frente a una situación muy difícil, me dijo: es como la lucha dfel hombre contra la hormiga, gana siempre la hormiga.

Salu2 y gracias por el recuerdo del viejo.

Martín LatinoameriKano dijo...

Te creo.

A mi me hicieron un agujero en el piso de la habitación porque no se como cuerno "detectaron" un cacho de alfajor o algo así que quedó una vuelta. Les tiré veneno y a otra cosa.

Chiclana dijo...

El lugar preferido por las hormigas en mi casa era la lectora de CDs de la PC.
Sería el calor o alguna cosa, pero sacabas un hormiguero y a los meses venía otro.