29 noviembre 2008

El drama de leer blogs

Ayer me había levantado profundamente antikirchnerista. En el ascensor le dije a mi vecina: “así ya no se puede vivir, es una bar-ba-ri-dad, no sé dónde vamos a ir a parar”. Ella me miró con esa cara con la que me miran últimamente y me dijo: “¿A planta baja?”.

Claro, la entiendo. Es que no había captado mi flamante republicanismo cívico-opositor. Y tiene motivos, ya que nuestro último intercambio fue la noche en que la vi en el balcón maraqueando con las cacerolas, en el fragor del conflicto con el campo, y le pregunté cómo iba a hacer para subir la cosechadora hasta el quinto piso.

Pero bueno, la cosa es que había escuchado con suma atención el editorial de ese periodista de Radio Mitre del cual no puedo acordarme su nombre (no, Dady Brieva, no. Pagani tampoco. El que está antes, che. Ese.) Y digamos que me convenció: “el gobierno tiene que llamar a los mejores para elaborar sus políticas, porque está bien que hasta ahora tuvieron suerte, pero la suerte se acaba, no?, y ahí hay que convocar a los que saben”, decía. Yo miraba fijamente mi celular y hasta lo puse a cargar por las dudas, pero nada. Luego empecé a revisar autocríticamente todo el apoyo obsecuente que le había dedicado a este gobierno de mafiosos, ladrones y chantas improvisados mientras me duchaba. Al mismo tiempo seguía pispeando el celular -que ahora estaba al lado del cepillo de dientes- por si me llamaban de la Rosada o de Olivos. Pero tampoco sonó. Así que me hice opositor ahí nomás, que tanto. Que uno tiene sus convicciones y sus valores morales bien firmes.

Después de eso fue que bajé en el ascensor y hablé con mi vecina. Y más tarde subí al subte y me trencé en una acalorada charla con ocasionales vecinos de vagón acerca de lo intolerable que había sido estar anoche una hora sin aire acondicionado. Debuté con esta frase: “Y claro, aparte de que nos mienten con las obras que anuncia De Vido, encima les siguen dando luz gratis a los de las villas para que vean Direct TV”. Ahí me sonrieron cómplices y sentí que volvía a enamorarme de esta maravillosa ciudad.

Después entré a la oficina, hice un par de boludeces de esas que quizás ayudan algo a alguna gente y me dispuse a redactar la renuncia mientras pensaba: “está bien que soy un funcionario de cuarta línea, pero algún peronista debe dar el ejemplo”, como dice Pablo Unamuno en la 23 anunciando su pase a la Coalición Cívica de Carrió de la mano de Patricia Bullrich y Prat Gay.

Justo cuando la terminé y le puse el gancho, me dispuse a disfrutar del momento. Ahhh, que sensación de libertad y de orgullo cívico me embargó. Al fin iba a poder decir lo que de verdad no sabía que pienso pero que pugnaba por salir de mi inconciente. Lástima que con la censura tremenda que hay en los medios de comunicación pocos iban a enterarse de mi sacrificio republicano. Pero me di fuerzas pensando en lo que siempre dice Lilita: lo que importa es el camino. Ahí me puse a pensar que quería irme de vacaciones a Salta y Jujuy y que ruta me convenía más.

Como todavía era un poco temprano y quien debía recibirme la renuncia estaba inaugurando una de esas obras públicas que en realidad no se hacen pero sí se inauguran y la gente de esos barrios va y las usa y se atienden y llevan a los chicos al médico y los viejos van y sacan turno para operarse de cataratas o para que les den anteojos gratis o todas esas boludeces con las cuales los siguen teniendo cooptados dentro de la maquinaria electoral y espuria del partido gobernante, me puse a leer los diarios. Porque los pobres giles esos van a esos lugares que en realidad no existen pero de puro crédulos que son, nomás, van y hacen esas cosas y encima están contentos. Todo por unos dientes o unos anteojos. Nuestro país nunca va a salir adelante con tan bajas expectativas ciudadanas, pensé, mientras ojeaba La Nación.

La cuestión es que cuando terminé de leer toda la prensa escrita a punto de desaparecer culpa de Moyano decidí darme una vuelta por los blogs. Obvio que no podía leer los mismos que leía antes, cuando era un miserable simpatizante del oficialismo. Así que decidí rumbear para lados más pro. Y caí en esta nota de La Lectora Provisoria en donde Quintín empieza así: “Hoy al mediodía pasé por Artepolítica, un blog colectivo ultrakirchnerista (de hecho, una especie de blog de blogs K)”.

Apa. Upalalá. Eso sí que no. Con Artepolítica no jodan eh!. Que el único ultraoficialista, alcahuete y chupamedias de los Kirchner ahí soy yo (salvo cuando escribo cosas como ésta) No hablen mal de mis amigos ni de los más de 300 blogueros que, cuando quieren, postean lo que quieren y como quieren en La Comunidad.

Listo. Qué suerte. Hoy ya se me pasó la onda opositora. Vuelvo a la barbarie, ese magma difuso donde no se es -precisamente- ni opositores bobos ni oficialistas ídem.

20 comentarios:

patricio dijo...

me hiciste cagar de risa...saludos..

Tomás dijo...

¿Vió?, no es que seamos populistas, es que en el republicanismo hay un patovica muy grande.

Lic. Baleno dijo...

Para algunos cualquiera que no comente desaforado en los diarios es un ultrakirchnerista.

Rob Rufino dijo...

La duda Mendieta nos constituye tanto como el gorilismo (su veneno nos dice "donde no ir" cuando perdemos el rumbo).

Es nuestro karma.

Abrazo y felicitaciones por la chapa y pintura que le hizo al rancho.

Rob.

Mauri K dijo...

Che Mendieta..¿que hacemos con Quintin?¿donde lo dejamos?
¿para quien opera?.
¿Leiste lo q escribio sobre Favio en la inauguracion del Festival de Mar del Plata?.
No te lo recomiendo si estas de mal humor, podes llegar a romper el monitor.

cecita dijo...

“...encima les siguen dando luz gratis a los de las villas para que vean Direct TV”.

checheche! eh! ni en broma que me enojo! esta es una de esas cosas que hacen crecer mi gorila interior: cuando un kirchnerista se enoja porque tiene calor, cita a carrió.

(mis disculpas si mi comentario es muy desubicado, debo reconocer que aún no leí demasiado del blog, pero hay palabras que me dan incontenibles ganas de decir al menos algo)

Mendieta dijo...

Ay cecita, cecita. Que tal si sigue leyendo un poquito. Y vuelva si le gusta.

balvanera dijo...

Le felicito el coraje, Mendieta: haberse animado a pasar por La lectora provisoria. Hay que tener ánimo, y estómago, para bancarse algo así, al menos si uno (como es su caso) tiene algunas neuronas en funcionamiento y cierto sentido de la dignidad y del ridículo. Pero me doy cuenta de que quiso someterse a una prueba extrema para curarse del lilitismo que amenazaba embargarlo. A todos nos puede pasar, pero al menos ya sabemos que hay un remedio, aunque sea muy duro, francamente.

Dos dijo...

Le aceptaron la renuncia? Yo lo sigo en la gesta y nos ponemos un puesto de panchos en la Costa.

Fabiana o Gaviot dijo...

Ja, ja, ja, me reí mucho. Pero tengo una duda: ¿retiraste la carta de renuncia?...

Faco dijo...

Ay, Mendieta, esta patria bloguera nuestra. Al pedo discutir con alguien como Q, que admitió que su opinión de los posteos de AP, como el de "El Gobierno es todo" está basada exclusivamente en su lectura del título. Nos tapó el agua.

Viva el republicanismo (?)

Mendieta dijo...

Dos y Fabiana: ¿de qué renuncia hablan? ¿Tan locos?

guille dijo...

Se creyeron lo de la renuncia ,perro
picaro.
Saludos

Dos dijo...

Y si no renunció, renuncie Viejo !!
Que mejor plan que poner un puesto de pancho en la playa !!
Abrazo

Leguar dijo...

JAjajajaja

Clap clap clap !!!
muuuuuu buueeehhhh !!!!

Andrés el Viejo dijo...

Mendieta: también usted. Si se pone a leer a La Lectora u otros opositores, nunca va a dejar de ser oficialista. Pruebe de nuevo, pero en lugar de encender la computadora, vaya al cine.

Ezequiel Meler dijo...

Les da bronca la cantidad de visitantes de AP, no hay vuelta que darle.
Lo mejor es no contestar nada. Ya sé: hice lo contrario, pero lo mejor era eso.

Anónimo dijo...

Ojo, no es joda lo que le pasa a Quintin. Parece que el cine Iraní te mata mas neuronas que un migral. Pero para peor solo te deja las de ideas gorilas.

leandrog

Anónimo dijo...

Mendieta no le de bola a este... que haciéndose pasar por artista intelectual, sólo quiere hacer negocios con esa pseudoescuela poética de cine.

Además qué tiene que venir a opinar de Argentina este yankee de Quintín Tarantino!!!???

jjv

El Canilla dijo...

Loco, yo que vengo con artepolítica desde la barbarie, esperando que se imprima( tengo imprenta y tengo kiosko, negocio redondo)y usté me viene a decir que son pro-k. Así no hay posibilidad de negocio ! me lo afana De Vido !
Camine a cucha !