30 agosto 2008

Ojímetro, a ver si la onda blogger militante llega hasta acá

“¿Y la imparcialidad? “Es imposible ser imparcial –asegura–. Pero somos honestos. No mentimos”.

Ayer charlamos sobre este tipo de cosas en la reunión de la Comunidad de Artepolitica.

Ojo al piojo. Acá todavía somos pocos, pero pisando un terreno nuevo y fértil. Por hacerse. Así que la pregunta es sencilla: ¿cómo crecemos?

Quién te dice.

7 comentarios:

escriba dijo...

¿Leíste? "ocho empleados fijos y recibe 600 mil visitas diarias". Pero haberlo sabido antes ¡blogguear es crear empleo!!
Abrazo

Néstor Sbariggi dijo...

Mendieta: De a poco le encontraremos la respuesta. Mientras tanto la pasamos bien también. Suerte que le acerte a la autopista esta mañana y no terminé en Valentín Alsina o Aldo Bonzi.

Un abrazo.

Mendieta dijo...

escriba: cuándo nos cobrarán ganancias?
Néstor: ësta mañana??? Puta, lo que me perdí!!!!Pensar que me fui entusiasmado del encuentro!!!
Me cacho en dié. Me pierdo todas.

Tomás dijo...

Mendieta, buenísimo lo de anoche, que se repita más seguido si podemos todos!

Saludos

(Una nota al pie: el humor del debate lo puso la blogósfera de la mano de la triada Alejandro-Mendieta-Escriba)

Julián dijo...

Un gustazo Mendieta. Una lástima haberme perdido la cena

Faco dijo...

En ese caso estuve pensando toda la reunión. En ese y en el periodista brazuca despedido que se puso un blog y terminó siendo el medio más consultado.

En eso, y en cobrar el sueldo de cyberñoqui, claro (?). Dale que sale...

Contradicto de San Telmo dijo...

Un placer conocerlos, jauría. Un ensayo de respuesta a la pregunta de Mendieta, una confesión y una sugerencia, en ese orden:

- Podemos pensar N formas de engordar las faltriqueras, a mí me parece que la que empieza marcando la diferencia es la calidad. La calidad y la innovación en definir y ubicar el punto de vista.

- Shockeante lo de la reunión posterior. Shockeante en el mejor sentido: ver una cantidad de pibes que no superaban los 30 argumentando sobre política y coyuntura. Les confieso que me corrió un feliz chucho por la espalda. Pibes jóvenes pensando en cambiar algo. Imagínese. Nací a principios de los 70. Primaria con los milicos, secundaria con Alfonso, zafe colimbístico gracias al soldadito Carrasco y universidad con Nemen, el fin de la historia y toda esa sarasa. Ver lo del viernes fue como descubrir la rueda.
Los argumentos de los pibes, por supuesto, mayoritariamente iniciáticos...pero el feeling, el mío, irrepetible.

Mi generación vino vacía (motivos tuvo). Me corrió una sana envidia.

- Y la sugerencia. Se la planteé al Escriba y ladró: nos podremos ilusionar con una futura reunión con asado, tinto y naranjas de postre? Algo bien peronista, digo. Seguro que Artepolítica va a seguir como venía, pero al menos nuestros colmillos retozarán con algún tohuesi.