14 julio 2008

Poniéndome crítico con Kirchner

Según cuenta Horacio Verbitsky en una nota de hoy publicada en Página/12 “Kirchner dijo que lo que más lo alentaba era ver cómo la política volvía a los jóvenes. Se terminó la generación del miedo y la del discurso único neoliberal. Pero el trasvasamiento generacional fue una de las grandes mentiras que se usaron para encorsetar a una generación, por decirlo en forma suave, nos engañaron con esa palabra. Es importante que los jóvenes participen, que no esperen que los llamen, que discutan todo y que disputen. No es cuestión de edad sino de neuronas. Sean implacables con nuestras claudicaciones, que nadie los va a cercenar por ello. En la mesa de la discusión del poder no se pierde pureza. Por no entenderlo, le regalamos el poder a los sinvergüenzas”. Fue en la reunión que mantuvo con los miembros del Espacio Carta Abierta.

Algo bastante parecido había dicho Néstor el viernes, en un encuentro que el ex presidente mantuviera con dirigentes del radicalismo K, partidos de centroizquierda y movimientos sociales. Ahí lo escuché en vivo y en directo y, debo confesarlo, no me gustó. El eje del conflicto estuvo puesto en “el clima destituyente”, el “intento de golpe del fin de semana largo” y cosas por el estilo.

No estoy de acuerdo. Para mí, y diciéndolo cortito y al paso, el eje más profundo del actual conflicto es la lucha por la intervención o no del Estado en la economía nacional. En la posibilidad o no de que la política y los políticos puedan pulsear con el mercado, con la renta y sus “propietarios”. ¿Qué duda cabe que hay sectores sociales y políticos que verían con agrado una interrupción del orden institucional? Ninguna, pero son sectores ínfimos y minúsculos. No son así de minúsculos aquellos sectores que, con buenas artes, sencillamente quieren frenar el actual proceso político nacional. O lo que es lo mismo: ganar la batalla política, desgastar al gobierno y, luego, el año que viene, ganarle las elecciones. Y es natural que deseen eso. Si fuera opositor, haría eso. De hecho, siempre fui opositor y siempre hice eso: criticar, desgastar, persuadir, convencer, argumentar, contra las medidas que implementaban los oficialismos de turno. Y nunca me consideré un golpista. Así que en esa no me engancho, salvo que alguien sea capaz de demostrarme algún argumento de mayor peso que un discurso.

Ahora se preguntarán el por qué de la cita del comienzo del post. Bien, Mendieta hace rato que pasó el Sub-30 y está lejos de considerarse parte de la “juventud”. De hecho, ya se sentía incómodo como militante juvenil allá por los 25. Sin embargo, eso no quita que me aproveche de esa frase del Néstor para plantear fuertemente mis diferencias con el discurso oficialista de estos días. (Paréntesis: un amigo me planteó hoy que lo notaba a Néstor “mesiánico”. Aprovecho este medio para decirle que se equivoca. El par de años en que milité en el ARI me dan un master en mesianismo y puedo asegurar que Néstor podrá estar equivocado, pero está muy lejos de “mesianizarse”).

Y con la misma convicción con que escribo estas líneas críticas, manifiesto redondamente que mañana seré uno más entre los miles que estaremos en el Congreso. Porque es en las malas cuando hay que tener espíritu crítico y solidaridad militante. Así que ahí andaré, más que apoyando a una persona, poniendo un granito de arena a un movimiento que, como siempre, es más importante que los hombres.

Volvemos a apostar. Que somos optimistas de la voluntad, que tanto.

15 comentarios:

Mykhonsa dijo...

I like the pictures on your blog. Good job!

Lucas Carrasco dijo...

el comentario que me precede (myhonsa)es golpista!

En todo caso, y hablando en serio, hay una síntesis entre quienes apuestan al fracaso como salida del meollo que les significa la intervención estatal (la legitimidad de ésta). Los que apuestan al fracaso, buscan que el gobierno, en todo caso, llegue de rodillas a las elecciones dle año que viene.
El problema es quién paga esos costos económicos, culturales, sociales; m´ñas allá de lo estrictamente político.
Ahí se cuela el ansia antiinstitucional, con ela certado punto donde se sintetiza la oposición, que vos bien remarcás.
Saludos.

Yo también voy mañana. y casi por lo mismo.

pie de página dijo...

La discusión posible gira en torno a las “buenas artes”: allí donde se procura desde la oposición frenar al Gobierno, y desgastarlo, y después vencerlo en las siguientes elecciones. Ahora bien, ¿qué sucede cuando se pone en cuestión la legitimidad de las autoridades elegidas por la vía democrática? Allí mismo apuntó Carrió, inmediatamente después de su derrota en las urnas, cuando dijo: “legitimidad segmentada”, otorgando vía libre para todo tipo de oposición: dentro de las reglas del juego democrático, O NO, cosa que bien entendieron los “gauchócratas”.
Usted dice: “siempre fui opositor y siempre hice eso: criticar, desgastar, persuadir, convencer, argumentar, contra las medidas que implementaban los oficialismos de turno. Y nunca me consideré un golpista”. Claro, pero aquí es otro el juego y otra la vocación democrática de los jugadores de la oposición. ¿Hasta dónde se puede “limar”, adelgazar, desgastar, llevar a la irrisión la autoridad de un Gobierno sin voltearlo? ¿Qué otra cosa nombra el tan meneado “clima destituyente”? ¿Quién fija el límite entre la legítima oposición al oficialismo y la interrupción del orden institucional? ¿Quién para la movida, justo antes de la destitución?
Es cierto que se discute acerca del papel del Estado en la economía nacional, si debe intervenir o no, y cómo debe intervenir, y a quién beneficia su intervención. Y es cierto que fue una resolución específica acerca del cobro de derechos de exportación la que disparó este conflicto. Pero esa cuestión ya quedó subsumida en una discusión más amplia y grave acerca de la autoridad de “este” Gobierno para contradecir al “mercado” (es decir, a los grupos económicos concentrados), con esta medida o con cualquier otra. Y esta versión del debate es la que subleva al sistema de medios privados de comunicación.
Cuando Usted fue opositor (las más de las veces, supongo, a la par mía), ¿contó en su favor con este formidable y unánime y ensordecedor apoyo de los medios de comunicación privados? ¿Fue acompañado en su actividad opositora por una manobra desestabilizadora tan potente como la escalada de cortes de ruta y desabastecimiento planificado?
Para volver al punto, a la cuestión del “clima destituyente”, que Usted minimiza: ¿No sabemos, nosotros y los opositores, que los Kirchner no se van a conformar con el rol de boxeador atontado que espera el fin de la pelea (el mandato) para perder por puntos? ¿Y que, en consecuencia, sólo queda voltearlos? En fin, estaremos mañana en la Plaza del Congreso para apoyar al Gobierno y aventar los fantasmas.

Avallay dijo...

Coincido con Pie de página. Ni aun en los años mas abvorecibles de Menem, recuerdo el asco que me daban los supuestos opositores que lo criticaban y al lado le pegan el "este negro". Eso no lo hicimos, y hoy el dicurso de defensa de intereses económicos se mezcla con el racista y la implantación de que solo hay que obedecer las leyes que responden a mis intereses, y que le campo es toda la patria. Le destitución, en todo caso, es mas amplia que como la plantea Nestor: es lo que dice usted Mendieta y es en contra de la intervención del Estado. Como verá soy un amarillo que quedo bien contodos.
Nos vemos en la Plaza
Salutti

Primo Louis dijo...

Mendieta,
Me parece que si bien en algún momento hubo un clima enrarecido, desapareció. Sucedió lo mismo que con el reclamo de "queremos calidad institucional" del campo y el envío de las retenciones al congreso: la acción del otro actor la deshabilitó como discurso en la contienda.

Si la cuestión de fondo, que comparto y sumo: si no sale bien ésto, el embate va a ser todavía mayor y van a decir "el estado no puede intervenir, miren lo que pasó cuando Kirchner se metió con el campo"...
Saludos!

Politico Aficionado dijo...

Se lo extrañaba, Mendieta:

Me permito, no obstante, hacerle una observación, Ud dice: "Para mí, y diciéndolo cortito y al paso, el eje más profundo del actual conflicto es la lucha por la intervención o no del Estado en la economía nacional".

Me parece, y la diferencia no es trivial, que habría que aclarar que con lo que se quiere terminar es con la "intervención de este estado en la economía nacional...", o acaso el estado no intervino en la economía nacional con los Krieger Vasena, M de Hoz o Cavallos (por nombrar a unos pocos que la van de liberales).

Martín - Destructor de Mitos dijo...

"El eje más profundo del actual conflicto es la lucha por la intervención o no del Estado en la economía nacional."

Lamentablemente, esa lucha la tiene ganada el Estado hace mucho. Y así nos va.

Ni en los ´90s faltó intervención (más impuestos, un tipo de cambio fijo, monopolios para amigos, etc., etc.).

Saludos!

Anónimo dijo...

Tanto el post de Mendieta como el de Tavos transmiten un dejo de pesimismo y dudas respecto de este Gobierno.- Francamente, siento que no es el momento.- A mi ver, estos días son definitorios y me inclino más por cerrar filas que por la crítica, aunque sea justificada.- En medio de la tormenta nunca conviene distraer al capitán del barco.- Ya habrá tiempo más adelante cuando la borrasca haya pasado.- Lo que ahora está en juego en mucho más que las retenciones agropecuarias.- Se trata del modelo económico y del poder político.- Imaginen por un instante lo que vendría si el Senado no aprueba la Res. 125 y logran torcerle la mano al Gobierno K.- Es claro que no se ve en el horizonte un "golpe militar", pero no tengo dudas de que todos los lobos que están esperando desde hace mucho tiempo aprovecharían para saltarle al cuello a Cristina.- A los cortes de ruta de los ruralistas y a la campaña mediática de los monopolios informativos, se añadiría el empujón empresario incrementando los precios, el empujón de la derecha peronista y sus sindicatos Barrionuevistas desbocando reclamos salariales y seguramente los empujones que la embajada yanqui pueda propinar.- Cristina difícilmente llegue así al 2011 y si llega, será hecha girones dejando el campo orégano para que la derecha vuelva al Gobierno y nosotros a la oposición por otros 20 años más.- Este Gobierno tendrá muchos errores, pero es el mejor que he tenido en los últimos 30 años.- Nos vemos en el Congreso.- Saludos, Patoruzú.-

Cosas dichas dijo...

Sep, es así...lo que se cuestiona en este momento no es más que eso: un Estado que intervenga en el mercado, lo cual no es poco. Y digo, ese es un planteamiento netamente institucional que define la gestión en pos de una misión clara. Creo que es eso lo reunidos en Palermo no quieren y de alguna manera su manifestación en contra tiene un dejo destituyente.
Bien por Ud que puede estar en el Congreso

Abrazo

Charlie Boyle dijo...

Mendieta lo que siento es que existe una presión o un encorsetamiento a definir un apoyo total, binario a todo o nada.
Lo de Nerstor gritando "Alegria Alegria" fue deprimente, es mas creo que no dijo nada Su discurso se basó en eslogans emocionales que apelaban a no se que, es mas no dijo nada nuevo.
Lo único que sentí es que cada vez la hunde mas a Cristina que hoy es ta menos que dibujada..
Nosotros que militamos el mesianismo podemos intuirlo y coincido con Ud que no es mesianismo lo de Nestor en actin, es falso y se le nota. Parece perdido.
Por el otro lado veo que están Uds, mis amigos que confían en él, esperando planes, objetivos, participación pelearse, volcar los vasos de arriba de la mesa como dice Lucas y no hay vasos no hay mesa ni hay con quién pelearse.
Apague el televisor luego de verlo a Nestor al cuarteto no lo ví pero intuyo el discurso.
No se deje presionar, seamos tiempistas, no nos dejemos manejar la agenda por Nestor, Carrió, Leuco, Bonelli o Vervitky.
Exijamos la distribución del poder, que baje el poder, que haga peronismo en serio.
Si no hace eso va a durar poco, y lo van a acer a patadas en el culo Uds. mismos por impostor. Recuerde que es multimillonario y que encanuto 500 palos verdes del pueblo en Suiza. Lo que viene despues de eso no es creible
Un abrazo

Mendieta dijo...

mykhonsa o como sea: gracias, je.
lucas: que bueno coincidir.
pié de página/ avallay: mañana posteo algo bien distinto a esto. Se van a alegrar, me convencieron.
Primo: algo parecido a lo de avallay. Muté de ayer a hoy.
Martín: tiene razón. El estado siempre interviene. El así nos va de usted es diametralmente distinto del mío.
Paturuzú: otro que me reta. Tranca, ya me fanaticé.
Cosas dichas: con lo lindo que es Córdoba, quién le dijo que es bueno estar en Congreso?
Charlie: con mi post de mañana ud. se va a enojar. Y bue.
Saludos

Lic. Baleno dijo...

A mi me gusto que dijera que en el estado faltan cerebros porque es cierto.
Es un campo minado.
Y muchos de sus cuadros trabajan para destruirlo.
No de ahora, desde hace muchos años. Es gente que no quiere que el estado funcione bien, y es mucha y elige a sus sucesores y se perpetua.

Anónimo dijo...

El campo y sus grupos de tareas, están impidiendo la socialización de los recursos del estado popular.
Vamos por la distribución para el campo popular. Con Scioli y Kirchner y Moyano.
Simón G.

Anónimo dijo...

El campo y sus grupos de tareas, están impidiendo la socialización de los recursos del estado popular.
Vamos por la distribución para el campo popular. Con Scioli y Kirchner y Moyano.
Simón G.

Caribe dijo...

muy pino solanista la critica, esto me inspira un text.....ya van varios q critican a K desde ese texto de Verbitski