28 mayo 2008

El error del monocultivo temático

Hace 75 días que el país casi que no habla de otra cosa: el conflicto “del campo”. Que las organizaciones patronales del campo no hablen de otra cosa está bien. Que los medios centralicen su agenda en esto es natural. Lo que es imperdonable es que el gobierno nacional no hable de otra cosa. Mejor dicho: que no haga otras cosas.

Demos por cierto la tesis oficial de que aflojar en este tironeo sentaría un mal precedente sobre la gobernabilidad (¿se acuerdan de este concepto?) y de su capacidad –legítima- de conducir los destinos del país. Que hacerlo sería perder capital político a futuro, margen de maniobras, poder en el mediano y largo plazo. Hecho. Lo notorio es que, de persistir en este inmovilismo, ese fantasma a futuro es el que se corporiza en el presente. Y el futuro llega hoy.

No todos los argentinos somos “el campo”. Hay otros sujetos sociales, económicos y políticos pastando por ahí. Es hora de interpelarlos. Con otra agenda de gobierno, con acciones, con propuestas. Un paquete de medidas contra la pobreza y la desigualdad, ponele: aumento de jubilaciones, rebaja del IVA para la canasta básica, un plan universal de ingresos para los pibes. Cosas así. Medidas que fundamenten -más allá de la retórica- el por qué este gobierno está en una encrucijada con un importante sector de la economía nacional.

Lo malo de estar mucho tiempo en una mala situación es que te terminás acostumbrando y aceptándolo como natural. ¿Qué tal si se mueve el tablero?

De los laberintos se sale saltando el alambrado.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Mendieta, acuerdo plenamente con el planteo. Igual, como diría mi abuelo, no les veo uñas de guitarreros a los amigos K.
Desde hace rato pienso que la única salida para el proceso, es fugar hacia adelante. Hay que dejarse de joder con los discursitos y poner la plata (si los van a acusar de populistas, que sea por una razón más noble que los brazaletes de la JP de los chicos de la Campora, no??!!!!!!!!)
Me parece que los amigos K están desde hace rato sin política hacia el afuera. Su táctica, absolutamente cerrada y a la defensiva, termina configurando un escenario más que complejo de cara, no solo al 2009, sino fundamentalmente para afrontar los supuestos objetivos centrales declamados (distribución de la riqueza, lucha contra la pobreza, etc,etc).
Me parece que el gobierno confunde firmeza con griterio y eso es grave.
El encierro en el PJ puede alcanzar, y está por verse, para zafar en las elecciones.
Lo que es seguro: para cambiar el país hacen falta muchas más manos tirando en una misma dirección y bancando las paradas dificiles (como la que estamos viviendo).
Como la vez?
Hidalgo

Diego F. dijo...

Totalmente de acuerdo Mendieta. Si bien cualquier medida grande que tome en este contexto será cuestionada por todos los actores del conflicto (que clara y obviamente exceden al campo al yuyo y las retenciones) es el momento para tomar la iniciativa. Algo así como los primeros años de Kirchner en los que marcando la agenda con ciertos temas se llevaba puesto a cualquier vestigio de oposición debido a la incuestionabilidad de las medidas adoptadas. El problema, creo ió, es que si toma alguna medida de magnitud considerable en pos del bienestar general, va a tener que abrir otro frente y hay que ver cuánto paño tienen para hacerlo en esta coyuntura.

Abrazo

Horacio dijo...

Muy bueno!

tutte cabrero dijo...

Estoy de acuerdo en que hay que hacer todo eso que planteas, pero en lo que no estoy de acuerdo es que eso hay que hacerlo por éste conflicto con el campo, eso seria muy parecido a que te fijen la agenda o, como medidas reactivas.
Esas medidas hay que tomarlas , sí pero con la agenda que el gobierno fije.
Lo que si hay que hacer ya es tener una política comunicacional que de la batalla en los medios. Hay que rebatir uno por uno todos los argumentos de los patrones del campo.
En este sentido me pareció muy piola lo de Persico en el programa de Mónica Gutiérrez en el que decía que, son muchas de las posiciones de los productores chicos que estamos dispuestos a acompañar y que en todo caso ellos eligieron mal a los aliados, nosotros somos aliados de ellos para muchas de sus reivindicaciones y no la SR.

Tux dijo...

De acuerdo con el planteo general y coincido que es algo que hay que hacer urgente, pero me parece que a este tema del campo no lo podemos dejar colgado (no adhiero a la idea de la "fuga" sea para adelante, para atrás o para arriba). Como tampoco podemos tapar con un dedo el problema importantísimo que significa para nuestra economía tener que afrontar los pagos de deuda externa este y los próximos años.

Cine Braille dijo...

Hace rato que los K apostaron a dos líneas de cuatro y a revolearla a la tribuna. A esta altura no me imagino qué los puede despabilar. Y no estamos ni a la mitad del primer tiempo...

Dos dijo...

Voy con usted Mendieta.
Entre achanchados (?) y confiados andan los K.
Esta combinación nunca es buena en esta tierras.
Abrazo

Anónimo dijo...

Estaría buenísimo, sí. Pero le pedís a este gobierno que sea lo que a vos te gustaría que fuese (y quizás a mí también y a varios más), en lugar de lo que efectivamente es: un armado conservador popular organizado, en su momento, con cierta astucia, pero que hoy por hoy parece haberse agotado.
De lo único que no se cansa es de dar argumentos para que le peguen, por izquierda y por derecha; habría que preguntarse qué pasaría con muchos apoyos que todavía tiene, más críticos, menos críticos, si no hubiera derogado los indultos, es decir, si la simpatía tuviera que decidirse básicamente por las políticas de desarrollo. ¿Estariamos pidiéndoles reforma tributaria, ingreso universal para la niñez y cosas así? Si no lo hicieron cuando tenían 70% de apoyo, ¿lo van a hacer ahora?
Es cierto que un grupito de energúmenos no puede decidir el derecho del estado a cobrar impuestos pero, cuando se habla de que este es un gobierno soberano recién asumido, ¿estamos seguros de que si hoy hubiera elecciones las ganarían?


Aníbal.

Anónimo dijo...

Estaría buenísimo, sí. Pero le pedís a este gobierno que sea lo que a vos te gustaría que fuese (y quizás a mí también y a varios más), en lugar de lo que efectivamente es: un armado conservador popular organizado, en su momento, con cierta astucia, pero que hoy por hoy parece haberse agotado.
De lo único que no se cansa es de dar argumentos para que le peguen, por izquierda y por derecha; habría que preguntarse qué pasaría con muchos apoyos que todavía tiene, más críticos, menos críticos, si no hubiera derogado los indultos, es decir, si la simpatía tuviera que decidirse básicamente por las políticas de desarrollo. ¿Estariamos pidiéndoles reforma tributaria, ingreso universal para la niñez y cosas así? Si no lo hicieron cuando tenían 70% de apoyo, ¿lo van a hacer ahora?
Es cierto que un grupito de energúmenos no puede decidir el derecho del estado a cobrar impuestos pero, cuando se habla de que este es un gobierno soberano recién asumido, ¿estamos seguros de que si hoy hubiera elecciones las ganarían?


Aníbal.

Primo Louis dijo...

Disculpe la infidelidad Mendieta, pero esta vez mi comentario sobre el tema (que sería exactamente el mismo) va en artepolitica en el post de Hal. Igual acordamos que con sacarlo de la agenda no alcanza, no?

eduardo dijo...

Sr las elecciones ..fueron en octubre.Si hoy no las ganan es anecdótico.Ese es un criterio destituyente,simpático para cierta izquierda minoritaria y monotemática y el cipayaje(qué antiguo)que invoca la caída de Collor de melo por esa vía.
Sería importante para todos una medida que nos despierte de la mera observación de la agenda que marca la patronal rural.
Con respecto a la negativa de negociar en el día 26 de mayo.Ha sido la decisión más sólida en este triste conflicto por plata y no por dignidad.

Lucas Carrasco dijo...

Totalmente de acuerdo. Y además, esas medidas se leerían con el campómetro, de modo que, se clarificaría para qué sirven las retenciones.

Cosas dichas dijo...

No cree que el desplante (como lo titula el Página) de esta semana y la ironía de De Angelis son un poco una estrategia para patear el tablero? Digo, puede que sea algo rebuscado pero me parece que puede leerse como una apuesta del gobierno para terminar de desarticular el NSA (diría Hal): no reconocerlo como interlocutor válido en el diálogo y sembrar cizaña a la hora de la poner a prueba la representación de las bases.

chelus dijo...

Vieron la nueva? En Telenoche hablan de los efectos psicológicos de la crisis del campo sobre la población . ¡¿Es que nadie va a pensar en nuestros hijos?!