18 febrero 2008

Llegar a donde el tren bala nunca va a llegar

Una de las cosas que andan obsesionando a Mendieta es la distancia abismal entre la realidad y las lecturas que hacemos de ella. Ya sé. No pretendo embarcarme en una discusión profunda, teórica, fundada. Filosófica. Esto es un blog. Que la realidad es una visión ideológica, que no hay objetivismo capaz de dar cuenta de ella, que el relativismo y que patatín y patatán ya lo sabemos todos.

Mi preocupación es mucho más pedestre, sencilla si quieren. Humana. Así que académicos, investigadores, becarios, especialistas, técnicos, consultores BID y otras yerbas, les pido un favor: no me bajen línea explicándome que esa distancia, entre realidad y lectura, es infranqueable.

Pero deténganse un minuto, y en vez de ponerse a pensar, estudiar, relevar, cuantificar, estratificar y planificar, pónganse a sentir.

Hoy, un poco tarde, leía ésta entrevista de Jorge Halperín a Lucas Rubinich, interesante hacia atrás y hacia adelante, pero permítanme resaltar sus últimos párrafos:

–Creo que el problema mayor es que la igualdad social no es prioridad para nadie. Estoy hablando del conjunto de la sociedad, las fuerzas políticas, los distintos actores políticos, los medios...

–Es muy oportuno hablar de eso porque el tema no está en “agenda”. Y yo diría algo de una manera muy contundente. Para reconstruir este cuadro de extremo deterioro que dejó la Argentina desde el ’75, ’76 en adelante, pero con fuerza en el ’90, hay que aplicar, en términos de salud y de educación, políticas de posguerra. No se puede salir si no se hacen políticas de posguerra. Hacer las cosas bien no alcanza.

–En otras palabras, asumir la catástrofe...

–Las políticas públicas no pueden seguir copiando tranquilamente los criterios de eficiencia promovidos por el Banco Mundial en la década del ’90, y decir “ayudamos un poquito más, somos más, somos más asistencialistas, somos menos asistencialistas”. No. Hay que aplicar una política postcatástrofe. Tiene que haber una inversión extraordinaria de dinero, de energía humana, de perfeccionamiento del personal, de movilización social, todo en enorme escala. Es la única manera de encontrar una solución”.

Me quedo con “Hay que aplicar una política postcatástrofe”. Entonces, ¿cómo y qué hacemos?

Juntar mucha guita, mucha en serio. Juntar muchos de esos programas y programitas dispersos por los Ministerios de Desarrollo Social, Educación, Salud y etcétera. Hacer uno solo. Grande. Faraónico. Monumental. Quinquenal. Acordar con las provincias y los municipios (intentar que también pongan guita, aunque va a ser medio difícil) y que pongan los recursos humanos de sus respectivas administraciones a laburar ahí. Y bajar al territorio con tremendo aparataje de inclusión social: médicos, maestros, trabajadores sociales, trabajadores comunitarios y Canal 7.

¿Por dónde empezaría? Empezaría por esos lugares del interior profundo en donde primero se fue el tren, después se fue el trabajo y después la dignidad. Hoy, a esos pueblos, no llega el Estado en ninguno de sus tres niveles (nacional, provincial o municipal). Y, también, por el segundo cordón del conurbano bonaerense.

Ahí está el núcleo duro de la exclusión social. Ahí tienen que estar, ahora, los que pensamos que el poder del Estado tiene como deber ineludible hacerse cargo de los que todavía no pueden poder.

O lo que es lo mismo: que el 14 bis no quita el hambre, ni educa, ni cura.

18 comentarios:

Musgrave dijo...

Si mal no recuerdo en tiempos de Duhalde, Lavagna intentó consolidar todos los programas BID y Banco Mundial en una sola caja para financiar el Jefes y Jefas. No juntó más de 3 mil millones. Cuanta plata podríamos juntar ahora?

Y si fondeamos ese PROGRAMÓN quinquenal con el 50% de las reservas del BCRA? Los 10 mil palos que le pagamos al FMI los recuperamos en un año. Esto no sería una mucho más redituable inversión?

tute cabrero dijo...

Mendieta, vos decís de bajar al territorio, con todo el aparataje, esta bien, con los médicos, con los trabajadores sociales,etc ¿y? ¿ese aparataje se queda ahí para siempre? ¿A toda esa gente se le da subsidio para siempre? Porque en algún momento habría que ir con todo el aparataje a otro lugar, y ¿entonces?, ese lugar que dejamos ¿como queda?
Lo que quiero decir es que el tema central, es dar laburo productivo permanente a la gente en esos lugares.Y entonces si, todo el aparataje.

Diego F. dijo...

Coincido con el enfoque sobre tomar las cosas como lo que son, una postcatástrofe. Creo que cualquier política que se aplique debería tomar en cuenta la experiencia histórica de la generación de 1880 que apuntó a los chicos, a la educación. Los resultados tardan pero cuando llegan son contundentes.

Claro que hay que ocuparse de los padres y todo el mundo, como dice Tute sobre el laburo productivo; pero lo central es actuar pensando en el largo plazo.
También hay experiencias que hay que estar dispuesto a escuchar, como por ejemplo la de los kibutz en Israel, los que inventaron la supersopa o la experiencia de los círculos bolivarianos. Son muchísimas las herramientas disponibles que, combinadas, podrían revertir este desastre. El tema es ¿existe la voluntad y el patriotismo de llevar a cabo un cambio de rumbo tan enorme?

Abrazo

Norman dijo...

Como idea de militante no está mal. pero como Ud. dice después hay que llevarla a la realidad.
Para su propuesta hacen falta dos cosas: una mísitica y gestión. ¿Ud. ve alguna de estas cualidades en nuestra dirigencia actual?
Siga participando.

Florencio F. Boglione dijo...

Estimado Mendieta, esta bien el enfoque sobre la catastrofe, ahora creo sinceramente que seguimos intentando, mas aun diria balbuceando propuestas que son paliativos sobre las consecuencias que produjo el reformateo del modelo socioeconomico apartir del 75, sino actuamos sobre las causas en serio, y de eso se trata la politica de discutir y intentar al menos cambiar condiciones adversas en este caso para la mayoria (como siempre), dediquemonos a hacer beneficiencia o organizar ongs para conseguir algun fondito para algun programita y calmar por un ratito nuestra conciencia progre, mire si estaremos mal politicamente que nos dedicamos a escribir blogs......Saludos Cordiales.

Magic dijo...

Bien dicen que el problema de América Latina no es la probreza sino la desigualdad. Mal hacen aquellos que notándolo, prefieren no cambiarlo.

tute cabrero dijo...

Sabes cual es mi sueño: mi sueño es que en los pueblitos mas recónditos de nuestra geografía se creen industrias que fabriquen halados de soja,en latas o en paquetitos, paquetes,pescado de soja o de maiz, flan de soja o de afalfa, si queres o que en otro pueblito de Catamarca, por ejemplo, se fabrique acero del pesado, pesado,, o que en la patagonia se fabriquen los mejores poulovers del mundo y en cada pueblito se radique una industria, pero no de esas que estan dos o tres años y se van, sino de esas que se quedan por cien o doscientos años, y que construyan viviendas para su personal, pero no viviendas transitorias sino para siempre , para criar hijos y nietos, verdaderos barrios, con todos los chiches, y que esas empresas paguen 2.000 pesos de salario básico y te descuenten el 1% por la vivienda.
Te aseguro que Buenos Aires queda despoblada.
Y las grandes ciudades Cordoba, Rosario etc. también.
Te aseguro que desaparecen las villas.
Te aseguro que desaparecen los cartoneros, no los linyeras que esos son necesarios.
Te aseguro que entonces, los que roban, son los que son chorros por elección de vida.
pero... es un sueño, sin embargo sabes que creo que quiza, sea posible, quiza con otro capitalismo, quiza, con socialismo, quiza...

Primo Louis dijo...

Mendieta, de acuerdo. Pero la pobreza de esas zonas va más allá de la económica y particularmente me refiero a recursos técnicos capacitados y dispuestos en la zona. Hay que reorganizar el sistema de salud y el educativo (y conseguir que los médicos y los maestros estén de acuerdo!). Todo necesita un rediseño, las instituciones de nuestro cuasi Estado de Bienestar estan implosionadas, hay que repensarlas completas.

Tute, para llegar al trabajo hay una serie de condiciones previas que no se cubren en muchisima gente. ¿Qué haces si vivis en una villa y te llueve y no tenes ropa para ir a laburar ni con quién dejar tus pibes? ni hablar de que no te choreen todo cuando saliste. El derrame por si sólo no soluciona las cosas, Mendieta tiene razón.

Mendieta dijo...

Ah, pero que lindo como saltaron...

Musgrave: digaselo a Néstor de mi parte. Es más, con 2500 palos nos damos por hechos para empezar.

Tutte: Obvio que la solución de fondo es el trabajo, pero algo de lo de Primo también es verdad. Hay sectores enteritos de 3 generaciones sin trabajo formal nunca in the putas life, tamos? Entonces: yo digo, vamos y generamos demanda social. O no queremos una sociedad movilizada? Y compro su sueño con las dos manos.

DiegoF: el huevo o la gallina? Cuánto está dispuesto a apostar a que si el tema fuera importante para, ponele, el 70% de los ciudadanos "urbanos" que salen por la radio habría dirigencia al frente de esto?

Norman: Mistica y Gestión. Que lindo, que lindo, que lindo que va a ser...

Florencio: Tiene razón, pero endemientras qué?. Y conmigo no cuente para ninguna ONG de esas preocupadas por los pobres con sede en la Av. Callao.

Magic: Y?

Primo: Eso digo, eso.
Saludos...

Sirinivasa dijo...

Mendieta: la verdad que lo suyo en conmovedor (de veras). Lo leo y me convenzo más aún (si es que eso puede ser) de que todas (todas-todas-todas) esas maestrías, grados, posgrados, especializaciones, menciones-en, "políticas públicas", "políticas sociales", etc. etc. todas esas cosas académicas son una pura verdadera y realísima paja para embellecer CV's. Sí, las cosas pueden y deben ser más sencillas.

Mística y gestión... si yo le contara alguna experiencia cercana...

Roberto dijo...

Primero lo primero: o también me sentí conmovido por esa frase tan fuerte y verdadera. Y a continuación viene la pregunta ¿por qué no se hace lo que hay que hacer si es tan obvio (y nos ufanamos de las reservas)?

La respuesta ya la dieron otros: porque no tiene sentido gastar (que no es invertir) en poner en condiciones de integrarse socialmente a quienes no podrán ser integrados porque no hay modelo de expansión productiva que demande esa fuerza de trabajo. ¿Entonces?

Entonces estamos donde estuvimos siempre: si nuestra potencia dominante (USA) se repliega en la protección del mercado interno para paliar la crisis que se incuba y nuestras potencias emergentes (China, India, etc) sobreviven a la retirada de la primera, tal vez encontremos nichos de complementariedad para crecer. Si no.....mmmhhhh.
Un abrazo.

Diego F. dijo...

Mendieta: es cierto lo que dice, pero tiene una trampa: para que esas personas exijan (como podría ser hoy por hoy "seguridad") medidas de esta índole hacen falta medios de comunicación que fogoneen el tema. Hay un informe de TEA si no me equivoco, donde analizan las noticias de los medios y el 81% eran referidas a "inseguridad". ¿qué va a estar pidiendo la gente, educación o seguridad?

Igual también permítame estimado pensar con malicia. Desde ese lugar uno podría suponer que los millones de pobres si se "emanciparan" dejando de serlo y teniendo una educación en serio dejarían de ser votos cautivos. Apoyando ese razonamiento está el hecho de que no se universalizan los planes sociales por ejemplo (más allá de que darle esa cantidad de dinero a una persona necesitada es un síntoma claro de que no es que se la pretende ayudar, sino mantenerla en ese estado).

Abrazo.

Mendieta dijo...

DiegoF: con respecto a la primer parte de su comentario, no puedo más que estar de acuerdo.
Ahora, con la segunda, para nada. Lo de los votos "cautivos" que Ud. dice livianamente es una, como decirlo elegantemente, semi pelotudez.
En todo caso, si efectivamente la gente humilde o excluída, fuera "cautivada" por algún tipo de dádiva política en especias (colchón, chapa,morfi o remedios) es una decisión más racional que estar "cautivo" de las prejuicios o las ideologías que imponen los medios y ciertos voceros que, para colmo, no te dan un carajo más que "pertenecer" a la gente "libre", "autónoma" y "bien".
Por otro lado, no tengo ningún tipo de dudas que es la educación quien emancipa a los pueblos. Pero usted probó estudiar con la panza vacía?
Y, por último: no entiendo por qué pretender que el Estado (el Estado maestro, no el partido X que coyunturalmente ocupa el PE) haga lo que tiene que hacer es "mantener" a los pobres en ese estado. A ver si soy claro: mientras nosotros debatimos comodamente acá si lo urgente o lo importante, hay pibes que no morfan bien, no ven un médico ni por la tele y cosas así. ¿Esperamos que les llegue el derrame?
Como se habrá dado cuenta, me calenté.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

No escuché en tiempos ha mejor definición para el tipo de políticas públicas que hay que implementar en este país como la de posguerra. Lo que vivió nuestro país y nuestro pueblo fue una verdadera catastrofe que ya han comentado mejor mis antecesores comentaristas. Concuerdo con Mendieta respecto a la visión de los "votos cautivos", es similar a lo de "clientelismo político". La organización política en los barrios, las redes de solidaridad que se construyen para dar respuesta a los problemas del territorio siempre son denostadas por los medios, que solamente reproducen alguna experiencia mafiosa y nunca las miles que atrav iesan las barriadas humildes de nuestro país. Y después la reproduce la bien pensante clase media que se horroriza de la política en el barrio que muchas veces les permite acceder al colchón, etc., pero ellos/nosotros utilizamos nuestras influencias/contactos/relaciones para acceder muchas veces a beneficios más espúrios. Saludos y un abrazo. Juana de Arco

Primo Louis dijo...

¿No hay salida si no hay incorporación al mundo del trabajo? es una discusión bien interesante. ¿y sino, que? ¿se quedan todos afuera?
André Gorz tiene un librito excelente sobre el tema "Miserias del presente, Riquezas de lo posible". El tipo discute si efectivamente hace falta tanto trabajo para producir riqueza y lo útil que podría ser un programa de ingreso universal, pero no básico, suficiente para vivir bien. Es altamente recomendable para esos dias cuando uno cree que no hay salida por ningun lado...

Diego F. dijo...

Mendieta: no se debería calentar, sólo estaba poniendo las cosas desde otra perspectiva y no estoy diciendo que sea necesariamente así.

No digo que la gente vota porque le regalan un colchón antes de las elecciones, ni que no sean libres ni nada similar. Pero creo coincidiremos en que los planes sociales repartidos a dedo son una herramienta que puede utilizarse como extorsión.

Ud dice "En todo caso, si efectivamente la gente humilde o excluída, fuera "cautivada" por algún tipo de dádiva política en especias (colchón, chapa,morfi o remedios) es una decisión más racional que estar "cautivo" de las prejuicios o las ideologías que imponen los medios y ciertos voceros que, para colmo, no te dan un carajo más que "pertenecer" a la gente "libre", "autónoma" y "bien"."

Estamos de acuerdo, nunca dije que no fuera racional. Si un tipo no tiene con qué alimentar a su familia, y el único ingreso que recibe es un plan que le da el intendente, sabiendo que es ese intendente el que lo reparte y si viene otro quizás se lo saca, es claro que la opción racional para él es elegir al que le da algo (más vale pájaro en mano.. y más cuando uno no tiene nada).

"Por otro lado, no tengo ningún tipo de dudas que es la educación quien emancipa a los pueblos. Pero usted probó estudiar con la panza vacía?"

Pero estimado, no me voy a victimizar comparándo mi infancia y parte de la adolescencia con una persona que nació en condiciones que lo llevan a comer de la basura; sólo le digo que sí se lo que es no tener otra cosa que polenta en la mesa. No siempre fui un pequebú. Ahora.. ¿cómo puede explicar el hecho de que a pesar de haber salido de la crisis, tener reservas récord, ser un país productor de alimentos para el mundo (etc), todavía haya muertos -literalmente- de hambre en el país? Yo no le encuentro un sentido. ¿Es posible que a esta altura se nos hayan cristalizado los pibitos que comen de nuestras basuras todos los putos días? ¿a nadie indigna? ¿qué hacen para sacar a esos pibes de la calle y ponerlos en escuelas?

"Y, por último: no entiendo por qué pretender que el Estado (el Estado maestro, no el partido X que coyunturalmente ocupa el PE) haga lo que tiene que hacer es "mantener" a los pobres en ese estado."

Me explico mejor: darle a una persona que necesita asistencia social un ingreso inferior a lo cuesta ser indigente, no me parece que ayude a reincorporarlo en la sociedad. A eso apuntaba lo que dije.

"A ver si soy claro: mientras nosotros debatimos comodamente acá si lo urgente o lo importante, hay pibes que no morfan bien, no ven un médico ni por la tele y cosas así. ¿Esperamos que les llegue el derrame?"

Coincido totalmente Mendieta, el tema es que siendo un problema tan serio y profundo, diría que estructural, no veo acciones por parte del gobierno que apunten a tomar el toro por las astas. Da la sensación de que esperan que todo se arregle por la inercia de la recuperación de los grandes grupos empresarios.

"Como se habrá dado cuenta, me calenté."

Lo noté, pero no es mi intención para nada hacerlo calentar. Quizás tanto escuchar disparates como que "la clase media liberará a los pobres" desde algún sector regordete de la oposición lo ponga a la defensiva, pero creame que no viene por ese lado. Espero se le haya pasado la calentura.

Abrazo

Anónimo dijo...

Mendieta
No sé si esta idea mía tenga exactamente que ver con lo que usted sensatamente escribió pero se la "regalo" igual...
Si hay algo que yo encuentro desolador en la política argentina es que es una especie de relato interminable de personas, personajes, dichos y entredichos pero; poco, muy poco es lo que se discute sobre Políticas (no es lo mismo elegir un rector que definir una política para la universidad aunque, entre nosotros es precisamente eso lo que se cree)
Si pensamos la idea de Políticas (de educación, de desarrollo, etc.) lo usual es hablar de personas/candidatos a algún cargo y nada del DISEÑO de esas políticas porque en buena medida una política es un diseño que se elabora a partir de la realidad y de como modificarla (si se quiere modificar) - Si un ministro "responde " a la UIA, para nosotros es casi una anécdota y se le presta muy poca atención, si eso es cierto, a qué es lo que quiere la UIA con un ministro en el bolsillo. Una cuestión importante, se pierde en la nebulosa y así......
Es obvio que la derecha económica no querrá que nadie "diseñe" nada si le afecta el 0,05% de sus intereses y justamente es en el campo "popular" o "progresista" donde más se nota la falta de diseño de políticas (llámelas consensos, programas, pautas mínimas, coincidencias básicas, lo que prefiera)
Probablemente los ideales sean parecidos pero mientras se siga discutiendo lo accesorio y las quintas patas que a cada gato se le puede buscar, el panorama no va a cambiar nada.
Se nota mucho en los blogs una tendencia a suponer que los procesos son instantáneos como la leche Nido - y no son, no pueden ser - y es penoso ver que gente que a lo mejor esstará de acuerdo en 9 de cada 10 cosas, se agarra de las mechas porque le gusta/no le gusta CFK (ponga el personaje que sea, siempre es lo mismo; para unos es Drácula, para los otros Caperucita).
Probablemente coincida con usted en pensar a la política como la única forma viable de solucionar los conflictos e injusticias y, seguramente, en que ese pensamiento debe ser matizado (en gris, ni blanco ni negro) y menos puede ser un pensamiento a las apuradas.
El pensamiento lineal, simplista y sesgado que viene de los medios no es casual; tiene un diseño para una política anti-política (y no es un juego de palabras) pero a la hora de debatir las cuestiones, se las debate con los elementos que surgen de los medios.... y así los debates son una poesía: "...setenta chicanas y ninguna flor..."
Probablemente usted sea peronista, yo no - pero si nos encontramos en una de nuestras rutas/pasillo, tal vez nos matemos igual y ya ve, mientras qu se habla de "fatalidad" o se cuestiona al inconcebible jaime; no se dice casi nada de cómo cambiar ésto, ni siquiera se pide que se discuta el tema en concreto - y son muchos temas, desde la destrucción del tren, los peajes, la falta de mantenimiento, las coimas ....hasta los omnibus de fibra de vidrio sin ningún refuerzo estructural volando a 130 km/h.
Todo suele ser más complejo que lo que aparenta, pero lo que suele importar es como "ganar" el debate, poco y nada una mirada a soluciones practicables de los problemas.
Lo bueno de sus comentarios es que invitan a pensar desde uno mismo (no desde la etiqueta que se puede o no llevar) y pensé en esto al leer el suyo. Disculpe si me fuí un poco.
Saludos.
Raúl

Jorge Y. de la G. dijo...

Amigo Mendieta:
Yo llegué más tarde que Ud. a la nota de Halperín a Rubinich, y también llego tarde a este post. Sólo un recuerdo mientras todos estos temas empiezan a girar por mi cabeza: una de las primeras decepciones que nos propinó la democracia recobrada en el '83 fue aquella vez que Alfonsín convocó a la Plaza denunciando una conspiración y terminó anunciando la "economía de guerra". Por eso me parece perfecto lo que dice Rubinich sobre la necesidad de "políticas de posguerra". Y su post, lo comparto plenamente.

Un abrazo.