29 octubre 2007

La resaca de los lunes


Así como los domingos electorales nos parecen maravillosos, los lunes posteriores nos remiten tristemente a la infancia. Una mezcla de vacío y la sensación de que uno se olvidó de hacer los deberes durante el fin de semana y ya suena la campana y la Seño María Eugenia nos va a zampar un “insuficiente” por andar boludeando por ahí desde el viernes. O esa cosa que nos pasa el último día de vacaciones y uno sabe que a la mañana siguiente no va a ver el horizonte atrás del mar.
Siempre nos conmovieron los domingos de votación –esa alegría popular que describíamos ayer- y siempre nos bajonearon los lunes del después. Pensábamos que, en gran parte, se debía a que Mendieta casi nunca vota a los que ganan. Esta vez no tenemos esa excusa. Tuvimos varias alegrías en distantes provincias y desconocidos municipios. Y sin embargo… esa acidez en el estómago está ahí más fuerte que nunca.
Quizás se deba a constatar cómo, sistemáticamente, elección tras elección, gana terreno el desprecio por la política en la construcción de agenda pública. Quizás a los discursos post-electorales de TODOS los candidatos (vacío de contenidos propositivos algunos; despectivos con lo popular, el otro; y así). Quizás al ver cómo, otra vez más, los argentinos vamos en camino de tropezar con la misma piedra: la separación de las clases populares y las clases medias. Cuando eso pasa, siempre nos lleva puesto el mismo tren. Algo estamos haciendo mal.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Es cierto, hay gente que milita dinamitando puentes y cavando fosas.

Néstor Sbariggi dijo...

Mendieta: Si. Si hay algo que esta elección arroja es que hay un corte social en el voto. Como decía un comentario gorila en La Nación "civilización y barbarie" otra vez.

Ayer en la entrada de un colegio mientras esperaba que saliera mi hija de votar por primera vez una mujer me decía cuando pasaba un fiscal del FpV: "estos van a ganar con los negros que los votan otra vez" Será que de pinta no doy "peronista" pero hasta no hace mucho los que pensaban eso se cuidaban de decirlo. Eso es lo que me espanta.

Un abrazo compañero

Lucas Carrasco dijo...

Incluso puede ser más grave, dado que, por ejemplo, en tanto segmentación de ingresos, los obreros calificados están por encima de porfesionales liberales, o sea, la clase media. Pero es cierto que ese corte entre clases nos ha cosntado muy caro.

Norman dijo...

El lunes no hay resaca porque el domingo no hubo fiesta. Voto desde 1983 y nunca vi tanta apatía y desinterés, antes, durante y después. Las autoridades de mesa que me tocaron (Berazategui) eran poco más que analfabetos y la turba de fiscales eran eso: una turba.
Los discursos de todos los candidatos fueron una prolongación de la campaña: boludeces, slogans, naderías. Hoy, todo es como ayer, ¿cambió algo? ¿Creemos en algún "progreso"? No tenga dispepsia, Mendieta, deprímase nomás!!!

Mendieta dijo...

Anónimo: y si, hay gente.
Néstor: es que Ud. debe ser negro de alma.
Lucas: después de lo del PPR, Ud. dice lo que se le cante y yo aplaudo.
Norman: fiscales/turba/turbio...Rio Turbio, ganancia de pinguinos. Ya se me está pasando la depre.
Gracias a todos x ladrar acá

Mendieta dijo...

Anónimo: y si, hay gente.
Néstor: es que Ud. debe ser negro de alma.
Lucas: después de lo del PPR, Ud. dice lo que se le cante y yo aplaudo.
Norman: fiscales/turba/turbio...Rio Turbio, ganancia de pinguinos. Ya se me está pasando la depre.
Gracias a todos x ladrar acá

Lucas Carrasco dijo...

Epaaaaaaaa, lo de "diga lo que se le canta" es bueno a malo?
Jeje. Pero enr ealidad me estaba acordando de un post de hace varias semanas de Artemio, pero soy vago para buscarlo, en relación a esto de ingresos y percepción social de clase.
saludos.

manolo dijo...

Mendieta
La acidez es mala consejera, de unos mimos a la eulogia y va a ver como se siente mejor.
un abrazo